Desde las 21.15 de este lunes, en la cancha de Biguá, Nacional y el equipo de Villa Biarritz se enfrentarán en una serie al mejor de cinco partidos para definir al nuevo campeón de la Liga Uruguaya.

Biguá tiene en gran estado de forma a Santiago Vidal, conductor del equipo, que junto a Victor Rudd y Donald Sims conforman un trío implacable en el aspecto ofensivo. Están muy bien acompañados por jugadores identificados con el club, como Iván Loriente y Martín Rojas. La conducción técnica del argentino Hernán Laginestra es una de las grandes explicaciones para que el pato esté en esta instancia.

Leonardo Zylbersztein, entrenador de Nacional.

Leonardo Zylbersztein, entrenador de Nacional.

Foto: Ernesto Ryan

Nacional tiene un panorama más complicado en la conformación de su plantel. No contará con Marcel Souberbielle, por una grave lesión de rodilla, ni con Santiago Moglia, que sufrió una fractura de muñeca. Por su parte, ya había recuperado en el último partido de la serie frente a Urunday a Charles Mitchell y Esteban Batista, quienes cursaron covid-19. Es de esperar que vuelva a ser de la partida Devon Collier, quien también dio positivo algunos días después que sus dos compañeros.

Con Dominique Morrison como su gran líder anotador y los grandes aportes de Carlos Cabezas y Manuel Romero, Nacional ha tenido en ellos un trío estable al que luego sumarle los aportes de actores importantes que han ido y venido de la enfermería. Incluso el propio Cabezas ha tenido molestias en su espalda.

La continuidad de las finales está planificada para que sea el próximo miércoles a las 21.15 con el segundo partido, el viernes el tercer encuentro, el sábado un eventual cuarto partido y el lunes 21 el quinto y definitivo.