Según el Artículo 89 de la Ley N° 19.924, ley de presupuesto aprobada en diciembre de 2020: “La Organización Nacional de Deporte Infantil (ONDI) tendrá como cometido específico, desarrollar y profundizar la práctica de otros deportes que no sean fútbol infantil, por parte de niños y niñas de cero a trece años, en todo el territorio nacional, además de los que la reglamentación determine”.

Para conocer el origen, el estado actual y el plan de implementación del programa, Garra entrevistó a Eduardo Mosegui.

¿Se inspiraron en algún modelo de política pública deportiva de otro país para crear ONDI?

La idea era hacer algo diferente, pero realizable. El equipo técnico de Deportes que preparaba esa sección del programa de gobierno para la campaña de Luis [Lacalle Pou] para las elecciones de 2014 era muy exigente. Plantear una idea implicaba desarrollar un camino para desarrollarla, tenía que tener su sustento. Cuando se planteó ONDI hubo que explicar a través de dónde lo íbamos a impulsar. Hicimos un seguimiento, explicamos por qué y después fue a parar al plan de gobierno.

¿Lo mejoraron de cara a 2019?

Se perfeccionó. Inicialmente nos golpeaba muchísimo ver en los medios cómo los chiquilines que iban a jugar un torneo sudamericano de handball tenían que estar con unas latitas pidiendo plata para ir a jugar el torneo o para comprarse su indumentaria.

¿Eso se subsana con la creación de ONDI?

No. La idea originalmente era que hubiera una gran organización de deporte infantil en la cual ONFI ayudara y apoyara a los otros deportes económicamente, porque es muy fácil conseguir recursos económicos para el fútbol. Si logramos conseguir apoyo para el fútbol, el fútbol puede apoyar a las otras disciplinas. Entonces quisimos que ONFI fuera la gran herramienta para ayudar al crecimiento de todos los demás.

¿Cuál es el vínculo entre el programa ONDI y la organización?

La organización ONFI como órgano rector queda intacta con su legislación, su creación por ley y su presupuesto. Las autoridades de ONFI las designa el presidente en acuerdo con el secretario nacional del Deporte. Eso está todo muy bien, hay que mantenerlo y dejarlo como está.

Por otro lado, presentamos ONDI, que es un programa de la SND. ONDI se está apoyando institucionalmente en la fortaleza que tiene la ONFI como organización. El gran sostén de todo el programa son los 6.000 u 8.000 voluntarios que tiene ONFI en todas las directivas de los clubes de fútbol infantil. Son los que no dirigen, a veces ni hijos tienen jugando, y están al frente de esos clubes de baby fútbol, cuando falta para pagar la luz la ponen, son los que vienen primero a marcar la cancha de mañana, están arriba de los techos tratando de tapar las goteras en los vestuarios.

¿Se piensa en un futuro con dos elementos autónomos?

La idea es que crezca y que llegue un momento, dentro de tres, cinco o diez años, no sabemos cuándo, en que ONDI sea una organización tan fuerte como es ONFI y tengan sus vidas propias. Van a compartir la institucionalidad. Nosotros creemos que en las localidades del interior no necesitamos un club de fútbol infantil, otro de rugby y otro de handball; necesitamos que el club, en la misma institución, la misma comunidad deportiva y la misma comisión directiva, tenga un montón de disciplinas deportivas. Eso es lo que va a hacer que sea más fuerte, que genere más identidad y que tenga más gente comprometida para que crezca todo el deporte en sí.

¿Qué rol cumplirán el fútbol y los niños y niñas que actualmente lo practican en el desarrollo de ONDI?

El fútbol hará punta, pues somos un país 100% futbolero. Anualmente 8.000 chicos, de los que están jugando fútbol infantil, cumplen 13 años, no hay lugar en los equipos de fútbol para esa cantidad de jóvenes. Si generamos otras disciplinas y no los van a fichar, pueden ir a dedicarse a ellas.

Vamos a aminorar la frustración: hay gurises que son eternos “banquistas” en el fútbol infantil, que no son muy buenos y que no van a tener lugar en sus equipos. Como somos competitivos, en el fútbol infantil van a jugar al fútbol los que le peguen mejor a la pelota. Puede ser que ese chico que no tiene tantas condiciones para el fútbol termine siendo un tremendo jugador de básquetbol. El que comió banco el sábado termina siendo el goleador del partido de básquetbol el miércoles de noche en el gimnasio de esa localidad, representando al mismo club. Esa es la idea. Que los gurises vean en otros deportes una oportunidad más.

¿Qué presupuesto tiene asignado ONDI?

5.000.000 de pesos anuales, aunque es probable que la SND haga un esfuerzo y nos pueda destinar 5% o 10% más a futuro. El presupuesto ya se elevó a la Corporación Nacional para el Desarrollo de la SND, ahí está detallado lo que se va a destinar de horas docentes.

¿En qué se invertirán esos fondos?

El programa ONDI asegura a las instituciones deportivas que contratará docentes en común acuerdo con la comunidad (con el con el club o con la liga y con el director de Deportes de la intendencia o del municipio, según la localidad). El aporte económico cubrirá todas las horas docentes y los materiales.

¿Qué número de horas docentes y personal contratado?

Grosso modo, vamos a tener entre 60 y 70 docentes en este primer piloto, que abarca entre 1.500 y 2.000 niños participantes.

Además de estos nuevos docentes ¿se espera de los recursos humanos actuales que presten formación en distintos deportes, aunque hasta ahora lo hayan hecho sólo en fútbol?

Los recursos humanos para el piloto se buscaron mediante un llamado que ONFI realizó en cada una de las localidades. Este llamado probablemente tenga algún cuestionamiento técnico porque es bastante amplio.

Se pidió que fueran entrenadores titulados, profesores de educación física, estudiantes avanzados e idóneos, para que no nos termine pasando lo que generalmente pasa: levantamos tanto la vara que en algunos lugares es muy difícil encontrar personal. Yo no creo que sea sencillo encontrar en Ansina o en Caraguatá un profesor titulado de rugby.

Si levantamos mucho la vara, solamente podremos ejecutar este programa o en las ciudades capitales o en las áreas metropolitanas. Como esto es un programa que quiere llegar a donde no llegan las otras cosas, la idea era tratar de tener apertura.

Foto del artículo 'Entrevista a Eduardo Mosegui, presidente de la Organización Nacional de Fútbol Infantil'

Foto: Ernesto Ryan

¿El programa tiene un cronograma a seguir?

Nuestra intención es que no se vea como que este programa está compitiendo con el fútbol, que en algunos lugares a excepción del área metropolitana, ocupa solamente medio año. Después tenemos seis meses en que generalmente los chicos están desconectados del deporte.

En lugares como Montevideo, donde se juega al fútbol infantil 10 u 11 meses al año, vamos a tener que compartir espacios y tiempos. No queremos que se vea como una rivalidad entre el fútbol y las otras disciplinas, vamos a tratar de que sea compatible.

¿Pero cuentan con fechas o etapas concretas?

El piloto ya inició, los profesores ya están trabajando, coordinando, distribuyendo las horas e inscribiendo chicos.

A medida que vamos avanzando, vamos lanzando. En Flores, gracias a la intendencia, comenzó hace unos meses ya, porque estaban tan convencidos de lo que era ONDI, que no quisieron esperar a que el proyecto se votara en el Parlamento, en la ley de presupuesto. A ellos les convenció la idea y comenzaron a hacer algo similar apoyándose en los docentes de la intendencia.

En ese sentido tenemos un piloto del piloto. La gente de Flores lo tomó como un desafío departamental, hicieron un gran esfuerzo económico, contrataron a los docentes, dispusieron de los materiales, ya pusieron a los chicos del fútbol infantil de la liga trinitaria a hacer deportes en el Hogar Agrario, que tiene cancha de rugby y la infraestructura para todos los deportes.

¿En qué lugares se implementa el piloto?

Ismael Cortinas, Trinidad, Tacuarembó, San Gregorio de Polanco, Caraguatá, Tambores y Villa Ansina, Minas de Corrales, Vichadero, La Paloma de Durazno, Juanicó, Río Branco y Ciudad del Plata.

¿Hay coordinación con otras políticas públicas ya existentes?

El programa se va a tratar de llevar a todo el país, pero los recursos son limitados. Tratamos de, en este primer piloto, no ejecutar el programa en los lugares donde estaban trabajando ya las escuelas de iniciación deportiva de la SND, para no usar doblemente los recursos y tratar de abarcar la mayor cantidad de lugares en el país.

¿Se tiene pensada una estrategia para impulsar la participación de niñas en los nuevos deportes, o va a seguir la misma lógica del fútbol infantil?

ONFI tiene mejores guarismos que otras organizaciones en tema de género. El porcentaje ahí parece bajo, 10%, pero es muy alto respecto del resto. A excepción de AUF, por la obligatoriedad de que tengan femenino.

El fútbol de varones, muchas veces por la dirigencia de turno, no está convencido de que el fútbol femenino tiene que tener su oportunidad. En algunos lugares se apoya fuertemente y en otros no. Tenemos una idiosincrasia bastante especial, un país chiquito en el que cada departamento es un mundo.

Pero dejando de lado el fútbol, ¿se están implementando estrategias para estimular la participación de niñas en esta propuesta deportiva más diversa?

Como piloto que es, creemos que puede haber apertura. Hay niñas a las que no les gusta el fútbol, pero la familia es parte de un club, su hermano juega en esa institución y ahora ellas van a tener la posibilidad de jugar a otro deporte con los mismos colores que sus hermanos.

Tenemos todos los deportes como para que estén todos los niños. Más que ir al tema de género, queremos tratar de incorporar a los que están excluidos del sistema.

¿Tienen decidido qué deportes se incluirán en el programa?

Lo bueno que tiene ONDI es que no tiene un formato nacional o único, depende de la localidad, de lo que pueda aportar la comunidad; se calcula la necesidad y la posibilidad de cubrirla.

No hay deportes definidos, está diseñado para que todos los chicos puedan hacer varios deportes. Vamos a tratar de que salgan muchos deportes, pero tenemos limitaciones: por ejemplo, si no tenemos cancha de tenis en una localidad, no podemos desarrollar el tenis, tenemos que adaptarnos a lo que tengan. Si tienen cancha de básquetbol, vamos a ir por el básquet.

¿Y si la demanda local es de tenis?

Ese va a ser otro tema. Porque no tenemos presupuesto para destinar a infraestructura en el programa ONDI, ahí vamos a tener que buscar a nuestros socios estratégicos para convencer a las intendencias de que en ese lugar hay que desarrollar las cosas.

¿Quiénes y a qué nivel serían socios estratégicos, más allá de los gobiernos departamentales y los clubes deportivos?

Los socios estratégicos imprescindibles son los gobiernos locales, municipios e intendencias, sin ellos no podemos avanzar. Otros socios son las federaciones. Creemos que no hay una lista limitada de socios estratégicos, son todos los que quieran trabajar con nosotros y quieran desarrollar la actividad deportiva de cualquiera de las disciplinas o deportes.

¿Qué objetivos se plantean para 2025?

Nos gustaría entregar al final de nuestra gestión entre 60.000 y 70.000 chicos que hagan fútbol y unos 10.000 o 15.000 chicos haciendo otros deportes. Creemos que es algo muy ambicioso, pero no imposible, porque ya en este piloto estamos llegando a casi 2.000 chicos, así que creemos que de aquí a tres años y medio, a través de ONFI y de ONDI, vamos a estar llegando a unos 70.000 u 80.000 niños haciendo deportes.

¿Qué tan importante es el piloto?

Hay que ser muy serios en el piloto y hay que demostrar la eficacia y el compromiso de este proyecto. Al final vamos a poder demostrar a cuántos chicos llegamos, cuántas disciplinas hicimos y en qué lugares estuvimos. Si se decide que hay que aumentar el aporte económico a ONDI para 2022, será el producto de que nosotros hagamos bien las cosas ahora y estemos a la altura de lo que estamos comprometidos.