En agosto de 2020, cuándo Mariana Fernández era consejera de la Organización de Fútbol del Interior (OFI) y trabajaba como nexo entre esta y la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), Daniel Tiscordio renunció a su cargo de vicepresidente. Votada por amplia mayoría (ocho a dos) en el Congreso del Sur, ella y Graciela Cáceres se convirtieron en las primeras mujeres en integrar el Consejo Ejecutivo de OFI. “La Confederación del Sur me eligió como vicepresidenta pero luego se votó para correr los cargos y el secretario paso a la vicepresidencia, y otro de mis compañeros a la secretaria. Se manejo que yo fuera la vicepresidenta pero cuando vi todo el malestar que les ocasionaba tener una vicepresidenta mujer, y además yo ya estaba con lo del femenino entendí que la pelea la podía dar por otro lado”, explica Fernández.

Ahora, además, Fernández ocupa el cargo de presidenta del fútbol femenino en la AUF, desde que Valentina Prego solicitó una licencia, hace siete meses. “Ocupar espacios en órganos de decisión contribuye a disminuir la brecha de género”, afirmó Andrea Valiente, la asesora jurídica de OFI en ese entonces, celebrando la incorporación de estas mujeres a los cargos de poder cuando Fernández asumió el rol de vicepresidenta en OFI.

Pueblo futbolero, mujer de cancha

Fernández nació y creció en el Club Independiente de Flores, equipo en el que su padre era directivo. Dio sus primeros pasos cuando era bebé en canchas de fútbol, acompañando a su familia en su pasión por el equipo, y más tarde, siendo mujer, dio sus primeros pasos profesionales en la misma institución: en 2015 pasó a integrar la comisión directiva del club como presidenta, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar ese cargo en un club de fútbol uruguayo. Ese año Independiente salió campeón en las tres categorías.

“Me tiraron con ese fardo de ser nada más y nada menos que presidenta, y como soy una mujer a la que le gustan los desafíos, acepté. Me encanta que me digan que no voy a poder con algo para demostrar lo contrario”, expresó. La trinitaria, que sabe de conquistar espacios masculinizados, además de dirigente por la influencia familiar en el fútbol, trabajó toda su vida como canillita, actividad heredada de su suegro.

“El reglamento nunca indicó que no podían ser mujeres las mandatarias, sino que nos excluían y nosotras no levantábamos la voz”.

Con 48 años y el camino trillado, no sólo en lo personal, sino también aportando a la participación de otras mujeres, asegura que la mayoría de los uruguayos vivimos a través del deporte, y que ha sido bastante dura la tarea de ser una miembro mujer en un ámbito machista: “Si bien te encontrás con varones que te ayudan, y gracias a eso yo he podido aprender, formarme y crecer, hay otros que te ningunean y te hacen a un lado”, explicó.

La mandataria considera que, para una mujer que asume un cargo de poder, eso forma parte del desafío. “No hay que bajar los brazos por eso, hay que seguir luchando por los derechos de todas las mujeres a trabajar y desarrollarnos en este ámbito”. Estos primeros pasos “sirven para que a las que vengan detrás no se les haga tan gravoso como a las primeras, que son las que ingresan a la fuerza, por dictamen de que debe haber mujeres, cuando en realidad el reglamento nunca indicó que no podían ser mujeres las mandatarias, sino que nos excluían y nosotras no levantábamos la voz tampoco”, consideró.

Sobre su desempeño en el rol de vicepresidenta de OFI, en el que está desde hace casi cuatro años y que concluye en setiembre, cuando hayan nuevas elecciones, asegura que tiene la certeza de haber dado lo mejor que tenía para aportar: “Lo mejor para el fútbol del interior y el fútbol todo, he trabajado con muchas ganas en el puesto que me han designado”, aseguró.

Referente de otras soñadoras

En estos últimos meses como presidenta del fútbol femenino de la AUF, Fernández se encargó de la preparación del Sudamericano femenino Sub 17, que comenzó el martes.

Las horas previas se vivieron con mucha expectativa por todo lo que refiere a la organización de un evento de tal magnitud. En ese momento Garra fue al encuentro de Fernández en el estadio Charrúa, donde se está jugando el campeonato. “Las horas de preparativos son las más complicadas, porque además coincide que en Uruguay estamos en carnaval, con feriados, y la organización no logra entenderlo del todo. La parte de marketing demandó mucho tiempo de trabajo en el estadio, porque hubo que tapar todos los patrocinadores del rugby”, contó.

Mariana Fernández

Mariana Fernández

Foto: Ernesto Ryan

El día previo al lanzamiento de la competencia, Fernández participó en la reunión de coordinación con los protagonistas del juego para hacer la puesta a punto. El primer resultado de los hisopados realizados a las selecciones previo al comienzo del torneo “fue bastante bueno, salvo algunos casos puntuales, que fueron cinco, lo que arroja un buen número para selecciones que vienen con un promedio de 30 personas o más”, explicó.

Uruguay, el actual campeón Brasil, Colombia, Venezuela, Chile, Paraguay, Perú, Argentina, Ecuador y Bolivia se disputan los tres cupos que esta competencia otorga para el Mundial que se realizará en octubre en India.

“El reglamento nunca indicó que no podían ser mujeres las mandatarias, sino que nos excluían y nosotras no levantábamos la voz”.

Fernández explicó que el comité organizador local asignó hoteles para las ocho delegaciones; se alojaron de a dos en un mismo recinto y las dos restantes de forma individual, lo que se resolvió por los cabezas de serie. “Las demás comparten, pero a su vez se decidió que estuvieran en series diferentes para que no se genere nada con respecto a que unas van a estar jugando y las otras no; como son cinco, eso está bastante controlado”, aclaró.

Sobre las adolescentes que juegan en esta instancia, alegó que “son las chiquitas, las más cariñosas, las que debutan. Es una gran experiencia para todas, para muchas son sus primeros partidos internacionales y su primer Sudamericano, lo viven con mucha expectativa e intensidad”.

Uruguay, país de fútbol femenino

La presidenta del fútbol femenino considera que la organización de estas competencias en el país suma para el crecimiento de todo el fútbol femenino uruguayo: “Es una linda experiencia poder desarrollar un campeonato de esta dimensión, y los recibimos a todos con mucha alegría y expectativa”, contó.

Desde su experiencia en OFI, explicó que ver a las adolescentes que llegan es muy satisfactorio, y destacó que la capitana Antonella Mazziotto, jugadora de Defensor Sporting, es del interior. “En particular, en la selección sub 17 la capitana es del interior, es una chica que viajó mucho tiempo y hoy está en un cuadro de AUF. Es muy lindo que puedan llegar, y a mí, como mujer del interior, me gustaría verla crecer mucho más en el fútbol femenino uruguayo”.

Mazziotto fue la autora del segundo gol en el partido ante Perú con el que debutó Uruguay. El primero fue obra de Julieta Morales: las charrúas vencieron 2-0. “Yo creo que vamos a ir al Mundial, les tengo fe, las veo bien preparadas; están jugando en su casa, luchamos mucho para que puedan jugar acá, entrenaron durante dos años a conciencia, hay un grupo maravilloso y tenemos toda la expectativa. Lo otro es que lo disfruten, porque más allá del resultado, la experiencia que se va agarrando en este tipo de torneos, conocer a otra gente, jugar otras modalidades, enriquece mucho la carrera de las deportistas”, manifestó Fernández.

Lugar para todos

El ingreso al estadio Charrúa es gratuito durante toda la fase de grupos, y se flexibilizó el tema de las vacunas por las nuevas medidas sanitarias del gobierno. Está habilitada la tribuna Bolivia, que tiene capacidad para 3.500 personas y tuvo una alta concurrencia en el primer partido.

La presidenta explicó que por las edades de las futbolistas, suelen estar acompañadas por sus familias, amigos y compañeros del liceo: “Las quieren ver. Ojalá acompañe la gente del fútbol femenino todo, porque es un evento muy lindo de ver y es muy importante para nosotros”, agregó.

“Algunas jugadoras han venido con familia, pero también participa gente que ha emigrado y que vive en Uruguay, me han dicho que quieren ver a su selección; es muy lindo lo que se genera. Están todos invitados a concurrir, ojalá podamos llenar el estadio”, alentó Fernández.

Con el pie derecho

Uruguay comenzó el torneo con victoria 2-0 sobre Perú y hoy volverá a la cancha para enfrentarse a Ecuador. En la fecha del sábado, la celeste tendrá fecha libre y luego completará el grupo jugando con Chile y Colombia, el lunes y el miércoles, respectivamente. Todos los partidos de la selección local serán a las 18.30 en la fase de grupos. Los dos primeros de cada serie clasificarán al cuadrangular final, cuyos partidos se jugarán el domingo 13, el miércoles 16 y el sábado 19. Las tres primeras selecciones de esa fase final clasificarán para la Copa del Mundo a realizarse en India en octubre.

.