El plan de vacunación que comienza el lunes abarca a los policías, los bomberos, los docentes, los trabajadores del INAU y los militares. Ante las críticas por haber incluido a la totalidad de los efectivos de las Fuerzas Armadas entre los grupos prioritarios, el ministro de Defensa Nacional, Javier García, dijo que esta medida era “imprescindible”, y que de hecho “ya dio sus primeros frutos”. “Nuestros servicios de inteligencia constataron que el gobierno de Brasil abandonó su plan de invadir Uruguay debido a que en poco más de un mes todos los militares uruguayos van a estar vacunados y a salvo del coronavirus. Y no lo digo yo, está en las grabaciones que logramos interceptar”.

Fuentes del gobierno de Jair Bolsonaro confirmaron los dichos de García. “La llamada Operación Charrúa consistía en una invasión a Uruguay que tenía como objetivo cercar a la Argentina marxista de Alberto Fernández, y también hacer del Uruguay un país mejor, porque claramente les iría mejor siendo un estado de Brasil. Pero cuando nos enteramos de que dentro de algunas semanas todos los efectivos uruguayos van a estar vacunados contra el coronavirus, cancelamos los planes. Por más que tengamos superioridad numérica, sería suicida enfrentar a un ejército de soldados inmunizados”.

Las fuentes agregaron que, de hecho, Brasil está considerando la posibilidad de entregarle el estado de Rio Grande do Sul a Uruguay, ya que “con todos los soldados vacunados, si nos invaden se quedan con todo nuestro país”.