Saltar a contenido

Javier Rodríguez Weber

Un mal libro de historia económica que sin embargo merece ser leído

Reedición de "Historia económica del Uruguay", de Ramón Díaz
La profesión del historiador es inevitablemente, y algunos dirían por su propia naturaleza, política e ideológica, aunque lo que un historiador dice o puede no decir depende estrictamente de reglas y convenciones que requieren pruebas y argumentos. Y sin embargo, convive con un discurso aparentemente similar acerca del pasado en el cual estas reglas y convenciones no se aplican; y donde se aplican por el contrario solamente las convenciones de la pasión, de la retórica, del cálculo político y de la parcialidad. Eric Hobsbawm.