A finales de 2015 se creó el Sindicato Único de Trabajadores de las Energías Renovables (Suter), una organización que si bien por ahora nuclea a técnicos que realizan el mantenimiento de los molinos eólicos que generan energía eléctrica, pretende incluir también a los trabajadores de otras fuentes de energías renovables, como la solar fotovoltaica, la biomasa y la microgeneración (generación a pequeña escala de energía por particulares, empresas y comunidades, para satisfacer sus propias necesidades, a partir de fuentes como la solar fotovoltaica, microeólica, pequeñas centrales hidroeléctricas y biomasa). En diálogo con la diaria, Marcos Guerin, presidente de Suter, y Darwin Texeira, delegado de Seguridad del sindicato, ambos empleados de la firma danesa Vestas, contaron sobre su poco conocido trabajo, por qué se creó el sindicato y acerca de lo que quieren para el futuro de los trabajadores del rubro.

¿Cuándo se creó Suter y cuántos trabajadores hay en el rubro de las energías renovables?

Marcos Guerin: El sindicato se creó sobre finales de 2015 en Maldonado, con ayuda de AUTE [Agrupación de Funcionarios de la UTE]; ellos no dieron un poco de asesoramiento sobre lo que era entrar al mundo de lo sindical. Se labró el acta de la creación, se presentó en el MTSS [Ministerio de Trabajo y Seguridad Social] y quedamos regularizados, siendo más o menos unos diez. En nuestra empresa son 40 técnicos. El tema es la distribución geográfica de los parques [eólicos], en muchos departamentos tenés parques de diferentes tamaños. De repente, de 10 o 15 máquinas con tres técnicos, o de 40 máquinas con seis u ocho técnicos. Por eso, poder recorrer todo para hacer un relevamiento es complicado. Pero lo que hicimos fue un sondeo por los cursos. Nosotros, los técnicos de la eólica, para poder subir a la máquina tenemos que tener un curso que se llama GWO, un curso que implica capacitación para el trabajo en altura, primeros auxilios, espacio confinado, rescate en altura y otras cosas. Para poder hacer un relevamiento de la cantidad de técnicos que hay en Uruguay fuimos a donde se imparte el curso GWO y nos informaron que en las tres empresas más grandes hay entre 120 y 150 técnicos que hacen el curso. Sabemos que una de las empresas no hace el curso en ese lugar, entonces no la tenemos del todo clara, pero calculamos que hay entre 150 y 180 técnicos de eólica.

Darwin Texeira: Eso es sólo en la eólica, pero estamos hablando también de biomasa, fotovoltaica y microgeneración. Nuestra idea es empezar a captar toda esa gente. Habíamos calculado que hay entre 500 y 600 personas entre biomasa, fotovoltaica y microgeneración, y la idea es llegar a toda esa gente, que nos conozca, que somos sangre joven, nueva y con otra cabeza de sindicalismo. Aquellos que quieran vincularse nos pueden escribir al correo electrónico [email protected]

¿En qué consiste el trabajo que ustedes realizan?

Marcos Guerin: La gente va por la ruta y ve los molinos y se piensa que andan solos. La realidad es que nosotros vamos todos los días al parque y subimos todos los días arriba de una turbina o de varias. Trabajamos en equipos de dos personas, por cuestiones de seguridad. Hay que entender, para contextualizar, que los parques están en la mitad del campo de verdad, no hay nada; la única forma de llegar es en 4 x 4, que es la forma en que nosotros llegamos. Por eso nos dan capacitaciones en manejo de 4 x 4. Las máquinas tienen 120 metros de altura. En muchos lugares no hay ni siquiera cobertura de teléfono celular; por eso la importancia de los cursos, porque somos nosotros el sustento de nuestro compañero. En cualquier situación de emergencia los que estamos ahí para ayudarnos somos nosotros mismos. Después, adentro es un espacio confinado y es como el motor de un auto: tenés las palas (aspas), la multiplicadora, que vendría a ser como una caja de cambios.

Darwin Texeira: Nosotros hacemos el mantenimiento general de la máquina, menos el de las palas. El mantenimiento hidráulico, de alta tensión, todo lo que es engrase; todo ese mantenimiento engloba lo que es el servicio, que se hace una vez al año. Después estamos para las fallas; las máquinas fallan y, por lo general, vamos a hacer el trouble shooting [reparar productos o procesos fallidos en una máquina o un sistema] de a dos y a veces de a tres.

Marcos Guerin: Las máquinas tienen una torre que es de acero, que tiene diferentes tramos unidos por tornillos. El otro día estábamos haciendo un cambio de tramo y los tornillos pesaban 15 kilos. Los destornillamos con herramientas hidráulicas.

Otra cosa que la gente no sabe es que dentro de la torre hay un ascensor para subir hasta la turbina...

Marcos Guerin: Sí, se sube en ascensor y si no anda porque falló, por escalera.

Y cuándo están arriba, ¿cómo es el tema de la altura?

Marcos Guerin: Arriba es como un ómnibus o un contenedor [de tamaño]. Adentro hay escotillas para poder salir porque en el techo están los radiadores que enfrían la máquina y arriba de los radiadores están los sensores de viento. Tenés que salir en todo momento, tenés arneses de seguridad y tenés que ir anclándote en el techo y subir dos metros más adonde están esos sensores. Pero todo eso depende de las condiciones climáticas, no subís cuando está lloviendo. En la máquina hay entre diez y 15 grados más de temperatura que a la intemperie. En verano tenés 47 a 50 grados celsius tranquilamente, y todas esas son situaciones a las que estás expuesto. Para las tormentas eléctricas tenemos una aplicación especial en el teléfono que nos permite monitorearlas, y en la medida en que se acerquen poder evacuar lo antes posible, porque ahí adentro somos un pararrayos. Uruguay es uno de los países con mayores averías en máquinas por rayos en el continente.

¿Qué los llevó a sindicalizarse?

Marcos Guerin: En 2015 hubo muchos despidos de la nada, cambios de jefe que no conocían la operativa de acá, que estaban en otro país, y hubo despidos masivos de personas a las que no entendías cómo ni por qué las habían despedido, siendo que trabajaban bien, que eran excelentes compañeros. Un poco nos motivó eso, sumado a muchos cambios drásticos de condiciones, cosas que se nos pagaban y que se dejaron de pagar, todo arbitrario. Todos esos problemas nos llevaron a decir que teníamos que tener una espalda, y así se creó el sindicato, con asesoramiento de AUTE.

Darwin Texeira: Los supervisores iban rotando y traían gente de Europa. En la medida en que salía un supervisor uruguayo traían gente de Europa y querían hacer limpieza: ‘este sirve y este no sirve’. Además, no teníamos plan de carrera, no teníamos nada, no teníamos beneficios ni categorías. Hoy por hoy, tenemos categorías. Nos motivó eso de que no había nada, los despidos masivos, y ordenar la cancha.

Están por firmar el convenio colectivo.

Marcos Guerin: Sí, el segundo convenio. El primer convenio venció el 31 de octubre. Tuvimos seis rondas de negociación con la empresa y no se avanzó en absolutamente nada. Hay que ver que es una empresa multinacional, pero también multimillonaria. Hay que entender la eólica en el contexto actual, porque son las petroleras del futuro y de esa manera están participando en el mercado. El cambio en la matriz energética va a llevar a que todo lo que se mueva va a pasar de moverse con combustibles fósiles a moverse con electricidad. Para ilustrar el poder económico de estas empresas: en esas situaciones de despido, agarraban a un empleado que tenía un año de antigüedad y le pagaban tres despidos como si fuera un despido, por encima de lo que correspondía, sólo para mantener la imagen, que para ellos es muy importante. En la negociación volvió a surgir el tema de mantener el convenio que teníamos firmado, y nosotros sabíamos que había muchas cosas para corregir. Ellos nos ofrecían mantenerlo como estaba por cuatro años, a cambio de una plata. Pero es importante la unidad y la madurez que se ha logrado; se aguantó la tacada y la tentación, para poder construir algo mejor a futuro, pensando en un legado para otros trabajadores de otras empresas, porque sabemos que hay muchas empresas que están muy por debajo de lo que son nuestros beneficios actuales.

Darwin Texeira: La idea es construir un convenio de rama para todos los trabajadores de eólica, biomasa y fotovoltaica, y que estén en el grupo de los Consejos de Salarios que tienen que estar. Nosotros estamos en el grupo 19, que es el residual. Hay que llegar a un punto en que hay que ordenar la casa y decir ‘esto va acá y esto va allá’ y que todas las empresas se rijan por ese convenio.

¿Ustedes son básicamente electricistas?

Marcos Guerin: Hay mecánicos, electricistas, electromecánicos, hay técnicos en redes y telecomunicaciones. La máquina es como una computadora con partes mecánicas e hidráulicas, entonces hay diferentes perfiles entre los técnicos.

¿La seguridad laboral es un tema fundamental en este trabajo?

Darwin Texeira: Es lo primero, y había muchas falencias. Estamos trabajando para mejorarla. Había muchos lugares donde no había baño; eso se ha mejorado un montón: en 90% de los lugares hay baño ahora. O no tenías agua en el baño. Hoy por hoy, con la Comisión de Seguridad esas cosas viene mejorando. La seguridad tiene que ser lo primero por el modus operandi de este trabajo.

Marcos Guerin: Independientemente de que tengas acceso a todos los elementos de seguridad, hay un desgaste físico y psicológico porque estás sometido a un montón de estrés, pendiente de las situaciones de peligro y que estás en la mitad de la nada. El tema del desgaste físico surgió durante la negociación colectiva, en la que se planteó qué iba a pasar con nosotros cuando empezáramos a envejecer o cuando empezáramos a tener problemas con los años, problemas en la rodilla, en la columna, y lo que nos contestan es que no tienen nada previsto. Es una realidad que no están previstos lugares para colocar a la gente en la medida que envejece. Imaginate una persona con 50 o 55 años que pasó diez o 20 años a 120 metros de altura, no va a estar en las mejores condiciones para salir al mercado laboral. Eso es algo que también hay que contemplar a futuro. Hay que tratar de que se declare la insalubridad de este sector, que haya una jubilación anticipada. Esos son objetivos que tenemos planteados, y, sobre todo, que haya legislacion específica que regule al sector, porque no la hay.

¿Estas empresas son las propietarias de los parques eólicos?

Marcos Guerin: No, lo que hacen es venderte el parque eólico, pero te venden también el mantenimiento por 25 años o por el período que se firme. Ellos son fabricantes, no son los dueños del molino. El negocio de la electricidad lo hace el dueño.