La senadora emepepista Lucía Topolansky entiende que si bien la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) “tiene derecho a hacer todo informe que quiera”, en el que cuestiona las condiciones y tratos en el Sistema de Responsabilidad Penal Adolescente (Sirpa) “se equivoca”. “Me gustaría que los miembros de la INDDHH se instalaran en convivencia 15 o 20 días, para que puedan ver chiquilines que están muy nerviosos, porque en el momento de la abstinencia de alguna droga se vuelven agresivos. En ese forcejeo es claro que puede haber algún problema”, indicó, y agregó que quiere que puedan ver la "realidad cotidiana" de los centros.

Destacó que se ha conseguido hacer avances, por ejemplo en lo que respecta a las fugas. “Hace más de un año que no se escapa nadie”, dijo. También hay trabajos de mejora en la infraestructura, pero “con el dinero que podemos”. Sería más fácil “si tuviésemos cinco veces más dinero y no estuviesen todos los impedimentos de la licitación pública”. En cuanto a recursos humanos, dijo, “se han hecho llamados, sobre todo a psicólogos, asistentes sociales y educadores”, pero quienes los ganan “trabajan un par de meses y no resisten”. Es que los centros del Sirpa atienden “un público difícil". "Son dificultades reales. Pero la mitad de los chiquilines están estudiando o trabajando. De esos que trabajan o estudian sólo dos reincidieron”, agregó.

La senadora, que ayer cerró el acto de presentación de la lista 609 en Florida, cree que “la INDDHH tendría que tener una mirada de otro tipo”.

Santa aparición, y reiteración

Topolansky sostuvo que la salida a la cancha de la Iglesia Católica, que opinó en contra de la baja de la edad de imputabilidad penal, “ha servido muchísimo”. “La Iglesia es una referencia para muchísima gente”, y los obispos se han manejado “con argumentos muy sensatos". "Es de sentido común salvar y no castigar”, comentó.

La senadora se mostró satisfecha con el anuncio del precandidato Tabaré Vázquez sobre que Danilo Astori sea ministro de Economía y Finanzas en un eventual tercer gobierno frenteamplista. “Es bueno para que los uruguayos recuerden que en 2005, cuando el Frente Amplio [FA] empezó a gobernar, Uruguay había pasado la peor crisis de su historia, y en 2002 arrodillaron a este país”. En aquel momento, “32% de la población estaba en la pobreza”, dijo, y subrayó que “Danilo Astori acomodó la economía” y “demostró alta calidad en la conducción”. “Si bien ahora el panorama que recibiría es completamente distinto, él ya demostró que con las más verdes la peleó muy bien”.

Topolansky habló para más de un centenar de frenteamplistas que, en la sede central del FA de Florida, participaron en la presentación de la lista 609 a las elecciones internas. La plancha del Movimiento de Participación Popular estará encabezada en Florida por el actual diputado Carlos Rodríguez. La senadora llamó a los militantes a “convencer cada uno” a un votante de la oposición para “ganar en primera vuelta y con mayoría parlamentaria” e ir después “por las 19 intendencias”.