El Partido Nacional (PN) gobierna 12 intendencias. Las elecciones departamentales se celebrarán el 10 de mayo, y aunque aún no se han proclamado oficialmente a todos los candidatos, ya se conocen los nombres de los posibles gobernantes en tres departamentos que necesitan liderazgos fuertes para que el PN continúe en el gobierno y no gane más territorio el Frente Amplio. La ley establece que los intendentes no pueden ser elegidos por más de dos períodos consecutivos; ésa es una de las razones por las que en Soriano, Río Negro y Colonia se buscaron nuevos candidatos, y se encontraron.

En Soriano se presentará el actual intendente, Agustín Bascou, quien accedió al cargo tras la renuncia de Guillermo Besozzi, que fue electo diputado en las últimas elecciones nacionales. Bascou cuenta con el apoyo de Alianza Nacional (AN) y parte del herrerismo. Por otro lado está el ex intendente Gustavo Lapaz: dentro del PN pero por fuera de los sectores políticos, según él “independiente”, sin respaldo alguno excepto “el del pueblo”. “No me gusta deberle favores a nadie. Por eso mi estrategia fue dejar que todos los demás se unieran por un lado”, así quedaba “otro fuera del entorno político”, indicó.

Besozzi aseguró que Bascou contaba con las condiciones necesarias para ser intendente y que todo su apoyo estaba puesto en él. Bascou piensa que la administración de Besozzi fue excelente y por eso entiende que su caballito de batalla durante la campaña electoral debe ser “defender la gestión y seguir proyectándola”. Explicó que “seguir haciendo lo que venía haciendo la administración anterior” es “mejorar, fundamentalmente, la caminería rural, las calles en la ciudad y de los pueblos en el interior”, “mejorar la limpieza y el alambrado público”, que son “la columna vertebral” de la ciudad. Bascou agregó que “seguirá en el camino de ayudar a la gente que quiere tener un techo propio”, en referencia a que “la de Soriano es la intendencia que más tierra ha dado a las cooperativas” para construir viviendas con planes sociales. También tiene como cometido “potenciar lo que se ha hecho en cultura, deporte y turismo” para “posicionar al departamento donde tiene que estar”.

Los ejes del programa de Lapaz son tres: realizar una auditoría a la intendencia de los últimos dos períodos de gobierno; el reordenamiento financiero -“hay muchas deudas, hay comercios que en 2014 no le vendieron a la intendencia porque se estaba atrasando en los pagos”, afirmó-; y mejorar la caminería rural y las calles. A su vez, dijo que estaba elaborando un “programa participativo”, que sería específico para cada localidad. Refiriéndose a la candidatura de Bascou, dijo: “No tenemos casi fondos para [hacer una buena] campaña, si hacemos una caravana, es de a pie. Ésta es la lucha de la gente contra el poder económico”.

Después del Tufi

En Río Negro hay dos candidatos para sustituir a Omar Lafluf: Pablo Delgrosso, que cuenta con el apoyo directo del intendente, y Hugo Hornos, que también está respaldado por Lafluf, pero más por el diputado Daniel Mañana; ambos candidatos pertenecen a AN. Delgrosso contó a la diaria que se presentarán con diferentes programas pero que tendrán “temas en común” que se “irán coordinando”. Su abecé es trabajar para mejorar “las calles, la iluminación, la recolección de residuos, la limpieza y el tránsito”. Agregó que “se trabajará fuerte en temas que no son de competencia específica departamental, pero que no pueden estar ajenos a la intendencia, porque es la primera puerta que el vecino tiene para golpear: el trabajo, la vivienda, la salud y la educación”.

Pesos pesados

El 3 de febrero se proclamarán los candidatos del PN de Colonia, pero ya se conocen sus nombres. Walter Zimmer no se puede postular por tercera vez, por eso apoya candidatura del secretario general de la intendencia, Pablo Manitto. A su vez, también de AN, se presentará el senador y ex intendente Carlos Moreira, y desde el herrerismo el diputado Ricardo Planchón.

Moreira contó que “cada cual presentará su propuesta programática”, pero “todos pelearán por el supremo objetivo” de retener el gobierno departamental. Su programa tendrá como eje “el cumplimiento cabal de los objetivos de la intendencia: tener la red vial en buen estado, la caminería rural, la higiene, el alumbrado público”, “si eso no se hace bien tienes una gestión fracasada, y hoy no está nada bien”, señaló. También se enfocará en apoyar “el desarrollo productivo, a los emprendedores, a los sectores productivos privados”, cuestión que considera “fundamental”, así como “tener un estrecho contacto con la sociedad civil, con los trabajadores y los sindicatos”. Moreira está seguro de que tendrá “una buena gestión”: “Me tocó vivir la crisis de 2002 y mantuve la economía en buen estado”.