En el Poder Ejecutivo no quisieron dar lugar a mayores especulaciones. Tras la reunión realizada de mañana en la residencia de Suárez y Reyes, en la que participaron el presidente Tabaré Vázquez, el vicepresidente Raúl Sendic, Astori y Cosse, se resolvió realizar de tarde una conferencia de prensa en la Torre Ejecutiva. Al comenzar sus discursos, tanto Cosse como Astori hicieron hincapié en la importancia que le asignan a las empresas públicas. “Las empresas públicas han sido, son y serán un factor primordial en el desarrollo de la economía nacional y de los valores de nuestra sociedad, así como un componente importante de nuestra soberanía. ANCAP es una empresa de futuro, no sólo por su rol económico, sino también por el futuro de los hidrocarburos en Uruguay. Ésta es la oportunidad de hacer los cambios que la empresa necesita para resolver sus problemas”, sostuvo Cosse. Acto seguido, los representantes del Poder Ejecutivo anunciaron una serie de medidas para enfrentar las dificultades económicas y financieras de ANCAP.

Nada personal

La oposición no quedó conforme con las medidas anunciadas para ANCAP. El senador nacionalista Álvaro Delgado, miembro denunciante de la comisión investigadora, dijo a _Subrayado_ que esperaba “medidas más firmes del gobierno” y consideró que debería haberse removido a las autoridades del ente. Sostuvo que la capitalización de ANCAP representa “casi la mitad del presupuesto educativo para el año que viene” y “seis o siete veces el arreglo del [Hospital de] Clínicas, para tratar de arreglar una empresa que está fundida”. El senador nacionalista reclamó que las tarifas no sean utilizadas “para enmascarar situaciones de déficit” y sostuvo que hay que dar un timonazo a la gestión en ANCAP”. “El gobierno le puso cifra al fracaso de ANCAP. Lamentablemente es anónimo. Esperemos que asuman responsabilidades. No alertó en la campaña”, tuiteó el senador nacionalista Jorge Larrañaga. El senador colorado Pedro Bordaberry dijo a _Telenoche_ que las medidas anunciadas tienen “cosas buenas”, pero lamentó que el gobierno “no se animó a hacer lo que tenía que hacer”, en referencia a la remoción de las autoridades del ente. “Es difícil entender la intervención de la empresa sin remover a los directores. Huele a transa en la interna del Frente Amplio”, valoró. “Se tienen que animar a renovar el Directorio y poner gente nueva”, agregó.

En primer término, Astori confirmó que el gobierno procederá a capitalizar ANCAP por un monto cercano a los 580 millones de dólares, mediante la condonación de la deuda que el ente mantiene con el MEF por la cancelación anticipada de la deuda de ANCAP con la petrolera venezolana PDVSA. Además, el ministro anunció que se logró la aprobación de un préstamo de la Corporación Andina de Fomento al MEF por 250 millones de dólares, para mejorar la situación financiera de ANCAP. “Tenemos el consentimiento previo de la institución y nos queda sentarnos a definir los detalles de su operación en la práctica”, señaló Astori, y estimó que ambas medidas conseguirán mejorar la situación patrimonial y financiera del ente. Al mismo tiempo, se trabaja desde hace meses en el reperfilamiento de la deuda que ANCAP mantiene con bancos privados por un monto de 500 millones de dólares, que intenta desdolarizar, además de estirar los plazos de los vencimientos “tanto como sea posible”. También se analiza la utilización de nuevos productos financieros que permitan brindar cobertura contra las variaciones del tipo de cambio y del precio del crudo.

En segundo lugar, Cosse anunció que se está a punto de terminar un análisis de ajustes en los costos de distribución de la empresa que se espera que “impacte a la baja en los costos”. Tanto las actuales autoridades de ANCAP como el vicepresidente y ex titular del ente Raúl Sendic identificaron los costos de distribución como el principal factor que explica el déficit de la empresa. “Prontamente vamos a tener un nuevo modelo en las bonificaciones de distribución, tendientes a disminuir los costos de ANCAP y a mejorar la eficiencia en este sentido”, anunció la ministra. Astori acotó que “el talante de la búsqueda es reconocer que ahí hay un problema y que tenemos que solucionarlo”. “¿Cuál es la dirección de la solución? La reducción de esos costos y de su peso en los resultados de ANCAP”, añadió. Aunque no brindaron detalles, Astori dijo al término de la conferencia que el componente salarial se tomará en cuenta en la reducción de costos. Y aunque tanto Cosse como el ministro de Economía remarcaron que no está previsto un ajuste en la tarifa de los combustibles, ni a la baja ni al alza, Astori aclaró tras la conferencia que esto es así “por ahora”. Se informó que también se trabajará “muy fuertemente en el ajuste de los costos de operación y mantenimiento de la empresa, así como de los gastos de administración y ventas”, se iniciará un proceso “tendiente a detener el aumento de las mezclas de biocombustibles en los combustibles y a tender a los mínimos marcados por la ley”, y se realizará una “revisión exhaustiva de todas las empresas vinculadas al grupo ANCAP”.

En el área del pórtland, que registró fuertes pérdidas en los últimos años y fue uno de los temas de debate en la comisión investigadora parlamentaria que abordó el tema, se generó un equipo de trabajo con la participación de las facultades de Ingeniería y Ciencias Económicas, el MEF, el MIEM y ANCAP para “estudiar en plazos cortos la demanda, los proyectos de ingeniería y analizar las inversiones, la oportunidad y el negocio en este sentido”, explicó Cosse.

Acompañados

El Poder Ejecutivo resolvió conformar un equipo integrado por un representante del MEF, otro del MIEM y un tercero de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto que “interfasearán” -así lo explicó Cosse- directamente con ANCAP a todos los niveles, “a los efectos de ir generando las sugerencias de diversas medidas concretas tendientes a aumentar la eficiencia de la empresa y a resolver algunos temas”. Ese grupo, a su vez, será monitoreado en forma mensual directamente por Vázquez, Sendic, Cosse y Astori. “Esto no es una intervención, es apoyo y acompañamiento”, aseguró Cosse. Acotó que está “segura” de que “los ancapianos quieren resolver los problemas de su empresa, y que vamos a contar con el apoyo de una gran cantidad de trabajadores de ANCAP”. “No está prohibido ayudar a los entes autónomos, no hay ninguna disposición que lo establezca”, manifestó Astori, a quien se le consultó si esta medida no afecta la autonomía del ente.

Interrogado sobre las responsabilidades por la situación del ente, Astori dijo que ahora el gobierno tiene el objetivo de “mirar hacia adelante” y no de buscar responsables ni de preguntarse “por qué pasó esto”. “Por supuesto que hay que tenerlo en cuenta para definir los mejores caminos hacia el futuro, pero no en el tono de buscar responsables, sino en el tono de encontrar los errores que pudimos haber cometido y cómo podemos enmendarlos”, manifestó el ministro.