Bergara deja la economía del país, a su entender, a una tasa de crecimiento “muy saludable”. Si bien las cifras oficiales las publicará el Banco Central del Uruguay el 26 de marzo, adelantó que la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2014 será “superior al 3%”. “Es una cifra que en cualquier comparativo tanto global como regional luce como muy buena” valoró, comparando los guarismos locales con los de una región que “prácticamente se ha estancado”.

Consideró a la estructura interna -de exportaciones, consumo doméstico e inversiones- como “muy balanceada” y resaltó especialmente el caso de estas últimas, ya que la tasa de inversión actual se ubica en el entorno de 24% del PIB, lo que “nos permite ser optimistas de que el crecimiento, si bien a tasas menores, se va a seguir dando en el futuro próximo”, valoró.

“Las bases de crecimiento de la economía uruguaya son sólidas”, afirmó, aunque resaltó que las tasas de crecimiento mantenidas en la década previa “van a ser muy difíciles de sostener”. De hecho, agregó, “ya estamos asistiendo a un proceso de crecimiento menos acelerado pero muy saludable también”. El Uruguay de hoy “está llegando casi a la plena utilización de los factores productivos” por lo que su futuro “va a estar condicionado por cuánto nos desarrollemos en materia de productividad, competitividad y tecnología”, opinó.

Se viene el debate

Las cuentas públicas ocuparon un capítulo aparte de la conversación, ya que este año se dará la discusión por el presupuesto nacional para el próximo quinquenio. Para el ministro, la situación de las cuentas públicas es “sostenible y sustentable”, por lo que “el crecimiento con equidad que se dio en la última década va a continuar a la hora de la planificación y la propuesta presupuestal”.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, evaluó que el presupuesto adjudicado a la cartera había sido insuficiente en este quinquenio y evaluó que el próximo debate debería contemplar un monto adicional de 3.000 millones de dólares para llevar a cabo las políticas necesarias para erradicar la pobreza del país (ver la diaria del 23/02/2015), a lo que su par respondió que esas demandas “hay que integrarlas a la discusión presupuestal general”. “Hay una forma de discutir la Ley Presupuestal y no es ir viendo opiniones ministerio a ministerio, área a área. El gobierno tendrá primero que evaluar las capacidades y las restricciones y después fijar las prioridades”.

Bergara descartó un ajuste fiscal dado que, en las circunstancias actuales, el déficit “es sostenible”. Explicó que la variable que resume la sustentabilidad de las cuentas públicas es la deuda neta, y ésta “sigue cayendo” gracias a la “prudente estrategia” que se hizo en materia de reservas, que provocó un fortalecimiento patrimonial de varios puntos del producto. No obstante, agregó que “no está en los planes sostener déficits del 3% o 4% durante un período largo de tiempo”.

“Una muestra más”

El Ministerio de Economía y Finanzas reabrió el lunes, con un plazo de 35 años, el bono global en dólares con vencimiento a 2050 por 1.200 millones de dólares y a una tasa de interés de 5%, cuyas solicitudes superaron los 2.100 millones, según el MEF, por cuentas “de muy buena calidad”, principalmente estadounidenses (46%), europeas (40%), uruguayas (7%) y de otros países de Latinoamérica.

Para Bergara, los resultados de la emisión son “una muestra más” de que los inversores financieros internacionales “siguen visualizando al país de una excelente forma y con una muy buena perspectiva”, y agregó que “en cualquier comparativo a nivel internacional de países emergentes” éste se vislumbra como “un excelente resultado”.

Los objetivos buscados mediante esta maniobra fueron “obtener más liquidez y más financiamiento para financiar las políticas que se vienen a lo largo del año” explicó el ministro, quien agregó que “parte de la planificación fue concebir que las tasas de interés [internacionales] seguramente vayan a ir creciendo en el futuro”. “Para nosotros era muy saludable tener una emisión relativamente voluminosa como ésta, cuando todavía las condiciones financieras son realmente favorables”.

Justamente, la presidenta de la Reserva Federal (Fed, por su nombre en inglés) aseguró ayer durante su comparecencia ante el comité bancario del Senado estadounidense que cree “muy difícil” que las condiciones económicas provoquen una subida de los tipos de interés en, al menos, los dos próximos meses. Sin embargo, Bergara, como próximo presidente del Banco Central, se mostró abierto a “ir viendo a lo largo del año […] si es importante tener alguna otra alteración”. “Tener un buen prefinanciamiento -que es el que tiene Uruguay- es parte de una estrategia sana, de una buena administración de las finanzas públicas y de la deuda en general”.

Mugen, Sancho

El ministro saliente también se refirió a la “alerta” hecha por la Asociación Rural del Uruguay respecto del “rezago en competitividad” que atraviesa el país. A su entender, “reclamar una devaluación tiene una visión un poquito fuera de lo que es la lógica de la política económica, porque ésta no maneja como herramienta el tipo de cambio”. “El tipo de cambio es resultado del juego de oferta y demanda del mercado, aunque obviamente el gobierno interviene cuando lo entiende conveniente, principalmente para evitar caídas injustificadas, no para que éste se fortalezca”.

Según dijo, “el dólar está y se va a estar comportando siguiendo las tendencias a nivel internacional”. “Nosotros pensamos que en Uruguay la tendencia tiene que ser a acompañar las variables en el terreno global: en su momento el debilitamiento y ahora el fortalecimiento”, agregó, notando que “ no son procesos lineales”, por lo que el gobierno intenta “minimizar las volatilidades, que siempre son dañinas”.

“Creo que el dólar siempre tiene protagonismo, para algunos agentes más que para otros”, afirmó y observó que “los factores de competitividad son múltiples”. “En Uruguay se han desarrollado políticas públicas que nos permiten seguir creciendo, tanto en materia de producción como de exportaciones -que en volumen físico siguen creciendo-, lo que pasa es que a veces se confunde la palabra desaceleración con caída, y no es lo mismo. Desaceleración es seguir creciendo a una tasa menor, eso pasa con la economía, con la producción, con las exportaciones, con los ingresos y con los salarios”, sostuvo. Bergara reiteró que la salud de la economía es “buena” porque “mantiene capacidades competitivas en muchas áreas”, y que “se mantiene y se va a mantener la flexibilidad cambiaria” ya que es lo que “nos ha permitido navegar con más capacidades en momentos de turbulencia, como en 2009, 2011 y 2013.