-La semana pasada se hicieron públicas frases suyas sobre Lucía Topolansky, una de las candidatas frenteamplistas a la IM. Concretamente dijo que no sabía si se bañaba. Usted aclaró que había sido un malentendido pero nunca especificó qué fue lo que había dicho.

-En las reuniones políticas lo que uno conversa debe mantenerse dentro de un recinto. Es como en el fútbol: lo que se habla en el vestuario queda en el vestuario. Según cómo uno manifieste las cosas es el alcance que tienen. Quien transmitió esta supuesta declaración no le dio el alcance que se le dio en la reunión a ese comentario. Yo no conozco a la senadora Topolansky, por consiguiente no la puedo calificar. No soy una persona que califique a otras personas ni mi campaña va a ser una campaña de clasificación personal; estoy en contra de eso y por consiguiente voy a decir que es un malentendido, que entiendo que el tema no construye nada.

-¿Qué opina sobre que su comentario haya salido “fuera del vestuario”?

-No está bueno porque genera desconfianza. Uno es nuevo en política y debe aprender que debe tener determinados cuidados al momento de expresarse.

-¿Qué opina sobre las propuestas de sus adversarios?

-Mi propuesta es diametralmente opuesta a la del Frente Amplio [FA], nosotros no vamos a aumentar los impuestos. Digo esto porque han expresado que van a reaforar Montevideo, y el reaforo trae como consecuencia el aumento en la contribución inmobiliaria y en el impuesto de puerta. Si aumentan, aumentan los impuestos nacionales de Primaria y de las transmisiones patrimoniales. Lo que no hace el FA es decir qué va a aumentar, sólo dicen que aumentará el reaforo, a la gente hay que decirle que van a aumentar los alquileres. La IM debe tener una mayor participación en la seguridad ciudadana de Montevideo, no cumpliendo el rol de la Policía, pero sí mejorando en toda la ciudad los picos de luz y teniendo un mejor mantenimiento de éstos. La dirección de arbolado debe realizar un mejor trabajo, podando en el momento adecuado y de la forma adecuada para mantener la luz de los picos y evitar que los árboles no podados sirvan de escondite a la gente. Esto, sumado a la creación de una Oficina de Monitoreo Municipal, va a ayudar a mejorar la seguridad en la ciudad.

-¿Qué sería la Oficina de Monitoreo Municipal?

-Se instalarían cámaras en la ciudad. Por otro lado, pretendemos mejorar el tránsito, el tema del transporte y el tránsito vehicular. Hay que establecer, en determinadas arterias, determinados horarios de una sola vía para descomprimir el tránsito, para un lado y para el otro. Entendemos que la obra del corredor Garzón, que se proyectó en 13 millones de dólares, costó 80 millones, y hay que tratar de buscar soluciones, porque el objetivo era bueno: traer la gente de La Paz y Las Piedras a trabajar mucho más rápido que antes, pero sucedió que terminan tardando más. Por otro lado, en el tema de la basura hay que modificar algunas cosas. Montevideo es una ciudad sucia, hay que aumentar el barrido y la frecuencia. La IM utilizó los contenedores naranjas y verdes, que eran una buena idea. El tema es que no se educó e informó a la gente.

-¿Su gobierno tendría iniciativas de la índole del Presupuesto Participativo?

-¿Por qué no? No todo lo que ha hecho este gobierno es malo ni todo está bien. Las cosas que están bien hechas hay que seguir trabajándolas, y las que están mal hechas, corregirlas. Lo que creo que hay que hacer es adaptarlas a las políticas que va a desarrollar la IM.

-¿Qué relación mantendrían con el gobierno nacional?

-Debe ser buena, debe haber un diálogo fluido, porque la IM es la intendencia mayor y hay un montón de áreas donde las tareas son complementarias. Hoy hablamos del tema de la seguridad, pero existen otras áreas en las que es necesario tener acuerdos con la Dirección de Deportes, por el tema de las plazas de deporte. Hay que tener acuerdos con el Ministerio de Salud Pública, con el Ministerio de Desarrollo Social. Hay un montón de temas en los que trabajan juntos, y sería muy malo tener una mala relación. Apuesto a un buen diálogo, así como con los trabajadores municipales. Creo que el tema de los grandes conflictos que se tuvieron durante estas administraciones fue fruto del incumplimiento de determinados convenios colectivos que se firmaron. Ergo, los trabajadores iniciaron juicios y los ganaron, y se tuvo que pagar con la plata de los contribuyentes. Hoy la IM no puede más seguir cobrando impuestos. Hoy la IM percibe 1.700.000 dólares diarios, unos 500 y pico anuales, y ya aumentarle al contribuyente es imposible.

-¿Pediría más dinero al gobierno nacional?

-No. Hay una mala gestión, no hay gestión. No es más que decir que el rumbo hay que cambiarlo. El tema de la relación con el gobierno y el aumento con las cuotas o participaciones es fruto de negociación y de los servicios que se prestan. También es cierto que la IM presta servicios en policlínicas que es necesario que permanezcan, pero es necesario también que el gobierno central aporte por medio del Fonasa por los servicios.

-¿Tienen alguna propuesta particular, sin ser la relacionada con la basura, para la preservación del medioambiente?

-Creo que el tema más importante que tiene la IM hoy por hoy es la basura. La basura es terrible. El gran tema es tomar medidas de forma urgente. Decir que no es tema prioritario porque “no ha muerto nadie” [parafraseando a Topolansky] no está bueno y creo que sí, que es prioritario para el Partido de la Concertación.