La Policía Caminera (PC) comenzó a aplicar la ley de Tránsito y Seguridad Vial, aprobada en 2013 y reglamentada en abril de 2014: se empezó a fiscalizar a nivel nacional el uso de chalecos reflectores, del Sistema de Retención Infantil (SRI), y la tenencia del maletín de seguridad vial o primeros auxilios, entre otros. La ley estipula multas en Unidades Reajustables que van desde las 0,5 ($ 403,81) por no usar chaleco o bandas retrorreflectivas, hasta 15 ($ 12.114,3) por comercializar bicicletas sin elementos de seguridad. Según la PC, hasta ahora han sancionado a más de 300 personas, principalmente por el no uso de los chalecos. El responsable de Relaciones Públicas del organismo, Daniel Segovia, contó que hay entre 300 y 350 funcionarios trabajando especialmente en Paysandú, Salto, Canelones, Maldonado y Rocha, por ser donde hay más movimiento durante la Semana de Turismo.

La posta

Casi un año después de la reglamentación de la ley aún no se ha definido cómo efectivizar la pena en los ciclistas. Por ahora, si están en falta, PC les pide el documento y penan, pero de ahí a que el multado pague es otra cuestión, aunque el “antecedente” quedará. Según Segovia, “en breve” comenzarán a ingresar estos antecedentes al Sistema Único de Cobro de Ingresos Vehiculares (Sucive), y también están estudiando la posibilidad de pasarlos al Clearing de Informes. Desde la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev), Pablo Inthamoussu comentó que “desde siempre” ha habido “problemas con los ciclistas y los peatones”, porque “no respetan las normas”. Los ciclistas sí pueden ser multados por la Policía, porque ésta tiene la potestad de pedir el documento de identificación y así aplicar la pena, pero los inspectores de tránsito son civiles que no gozan de esa potestad. Inthamoussu entiende que este problema tiene raíz en la falta de “ejercicio de la autoridad” de los inspectores. Señaló que “en el interior del país la realidad es más compleja que en Montevideo”, “ahí todo el mundo se conoce y es difícil ejercer la autoridad”. Inthamoussu aseguró que la Unasev está trabajando para solucionar el problema: planifican crear una Policía Nacional de Tránsito. “La Ley Orgánica [Policial que se aprobó el 12 de febrero] estipulaba su creación”, “estamos manteniendo un diálogo fluido con el Ministerio del Interior para no tener que esperar a 2016”, apuntó. Tienen la idea de empezar reforzando la PC en todo el país para “hacer cumplir las normas”.

El cumplimiento de la ley en materia de tránsito y seguridad vial es otro aspecto que preocupa tanto a la PC como a la Unasev. Según los datos del organismo, en 2014 la cantidad de fallecidos por siniestros de tránsito bajó respecto de 2013 5,1%: hubo 538 muertos en un total de 23.422 siniestros, 1,5% menos. El total de lesionados fue de 30.745, lo que implica un aumento de 0,8%: un promedio de 84 heridos por día, 0,8% más que en 2013. Inthamoussu explicó que la meta de Uruguay es reducir a la mitad la cantidad de fallecidos antes de 2020; los números señalan que hay 15,6 muertos cada 100.000 habitantes. “Se ha avanzado bastante [en seguridad vial], pero el ritmo de la cantidad de fallecidos, que tiene una correlación directa con la cantidad de lesionados, puede ser menor de lo que es si se refuerzan los sistemas de autoridad”, afirmó. “Tenemos un muy buen marco normativo, hemos sido reconocidos internacionalmente por eso, pero hay que hacer cumplir las normas, ahí realmente habrá una baja importante”, sentenció.

La ley en detalle

La reglamentación de la ley Nº 19.061, norma 81/014, determina que los niños de 0 a 12 años -y los adolescentes hasta 18 años que midan menos de 1,50 metros- viajen en los asientos traseros de los autos y utilicen el SRI reglamentario, que reduce en 75% las lesiones en caso de que ocurra un siniestro, ya que evita el impacto del niño contra otros ocupantes y elementos del vehículo. Por esta falta, si el niño hasta 12 años va en el asiento delantero, la multa es de 3 UR ($ 2.422,86), y si va detrás pero sin el SRI, de 2 UR ($ 1.615,24). También prohíbe trasladar en birrodados a niños o adolescentes de cualquier edad que no alcancen los posapiés (la sanción es de 1 UR); según el texto, el Poder Ejecutivo reglamentará sistemas de posa pies alternativos.

En cuanto a los dispositivos y elementos de seguridad para ciclistas y motociclistas, todos deben usar un chaleco o campera reflectivo, o bandas reflectivas. Su incumplimiento cuesta 0,5 UR, si se tiene, pero algo le tapa parcial o totalmente de espaldas, el gravamen es igual. Además, los conductores de bicicletas deben usar un casco protector; si no lo hacen, pagan 1 UR. Tanto motos, cuadriciclos como bicicletas tienen que tener frenos delanteros y traseros (la multa para bicicletas es de 1 UR, para las motos de 2 UR), timbre o bocina en bicicletas (0,5 UR), espejos retrovisores y un sistema lumínico compuesto por un faro de luz blanca y un reflectante del mismo color ubicado conjuntamente con éste en la parte delantera, y un faro de luz roja y un reflectante del mismo color, colocados en la parte posterior, ambos visibles a una distancia prudencial en condiciones atmosféricas normales; su incumplimiento cuesta 0,5 UR. En referencia a las prohibiciones al circular, la ley impide utilizar celulares o cualquier otro medio de comunicación, excepto cuando no se tenga que utilizar las manos; la multa es de 3 UR. Además, no se permite transportar personas en la caja de los vehículos; la multa es de 4 UR. Obliga a los vehículos con cuatro ruedas o más a tener un maletín con elementos de primeros auxilios y seguridad vial; la pena es de 1 UR.

Respecto del uso del cinturón de seguridad, la ley obliga a utilizarlos en ómnibus en distancias “medianas y largas”, y en rutas nacionales, por ende obliga a las empresas a instalarlos. Por cada asiento la multa es de 2 UR. Además establece que la cantidad de pasajeros de pie será de uno por cada metro cuadrado, y la multa por el incumplimiento también es de 2 UR. Sobre los elementos de seguridad para los autos, dice que todos los 0 kilómetro tendrán que tener sistema de frenos ABS (un sistema antibloqueo de ruedas que varía la fuerza del frenado para evitar que los neumáticos pierdan adherencia con el suelo), apoyacabeza y cinturones de seguridad en todos sus asientos y airbags frontales como mínimo; se comenzarán a fiscalizar a partir de junio.