Uno de los temas tratados en el Consejo de Ministros de ayer fue la evolución de la matriz energética a partir del acuerdo energético multipartidario de 2008. La ministra de Industria, Carolina Cosse, afirmó la importancia del cambio hacia una mayor producción de energías renovables, adelantó detalles sobre el Plan de Eficiencia Energética y opinó que ANCAP “requiere medidas de reajuste de su economía”. Desde el directorio de la empresa estatal coincidieron con lo dicho y adelantaron que el balance de 2014 estará pronto para “fines de mayo”.

En 2005 las dos fuentes energéticas que lideraban el país eran el agua y el calor. El 87% de la energía eléctrica consumida entonces era de origen hidráulico y el 13% restante de origen térmico con combustible fósil. Si bien las fuentes no renovables aún lideran la matriz, la ministra confirmó una reducción de la dependencia de la hidraulicidad al cierre de 2014, cuando esta fuente ocupó 74% de la producción, y la térmica, 7%.

Tras el Consejo de Ministros de ayer, la ministra destacó el esfuerzo realizado por el país y la importancia de la matriz energética en el desarrollo de la economía, así como la autonomía que representa no depender tanto de cuestiones climáticas. Al mismo tiempo que la energía hidráulica y la térmica fueron perdiendo un pedazo de la torta, la biomasa y la eólica ganaron ese lugar, representando a fines del año pasado 13% y 6% del total de energía generada. Cosse afirmó que la eólica sigue creciendo en proporción: “En 2015 se observa que un tercio del consumo en varios días es de energía eólica, lo que permite estimar que los datos de este año cerrarán con cifras superiores a 6%”.

Actualmente, el tope de potencia instalada de energía eólica es de 500 megavatios (MW), pero a fines de 2015, con los permisos ya concedidos en autorizaciones de generación, se estima que la cantidad de potencia disponible aumentará a 1.500 MW. De acuerdo a los datos del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) para 2016 habrá 1.538 MW de energía hidráulica, 1.400 de origen térmico y 1.500 de eólica en potencia instalada.

Según adelantó la ministra, la meta de “energía evitada” a 2014 era de 1.690 kilotoneladas equivalentes de petróleo -que representa 45% de energía consumida durante 2012-, cifra que se replanteó como meta para los próximos diez años.

Tienen un plan

La ministra también informó que su cartera trabaja en un borrador “casi final” de lo que será el Plan de Eficiencia Energética para este año, cuyas principales iniciativas fueron expuestas en la primera Mesa de Energía organizada el 30 de abril, en la que participaron autoridades de la cartera, trabajadores nucleados en sindicatos del PIT-CNT, técnicos de UTE y ANCAP, generadores privados, y académicos de la Universidad de la República.

En breve se presentará el borrador final en el gabinete y, previa aceptación, se hará público para la sociedad civil. La ministra destacó que incluye tanto medidas sectoriales como generales, estímulos al sector privado, acciones del sector público, planes de etiquetado de edificios y concursos para promover la eficiencia energética, entre las acciones más importantes.

Cosse fue consultada por la prensa respecto de la situación de ANCAP, empresa que en su balance de 2013 presentó pérdidas por 169 millones de dólares, situación que estiman se agravará en su balance de 2014. La ministra fue concisa: dijo que la estatal requiere “medidas de reajuste de su economía” y aseguró que el directorio “viene trabajando” en esa línea de planificación, que se deberá “acompañar y continuar con cuidado”.

“ANCAP es una empresa muy importante para el desarrollo económico e industrial del país, y creo que hay que trabajar esas medidas de reajuste económico con cuidado, con atención, con profesionalidad”, dijo la ministra, y añadió que desde el gobierno “estaremos muy atentos”.

Juan Gómez, integrante del directorio de ANCAP, dijo a la diaria que coincide con lo apreciado por la ministra: “Hay que hacer ajustes de manera de hacer más eficiente la empresa”. Dijo que a corto plazo ya se han tomado “algunas medidas” para reducir gastos y que en un horizonte más largo se buscará el equilibrio entre “mantener el proyecto que tenemos, continuar el proceso de inversiones y al mismo tiempo mejorar la gestión de la empresa”. Según adelantó, el balance de 2014 estará pronto “a finales de mayo”, y se estima una situación deficitaria similar a la de 2013.