Anoche, el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, propuso al presidente y al secretario general del PIT-CNT, Fernando Pereira y Marcelo Abdala, firmar un acta de entendimiento por la que “simultáneamente se levante la medida de esencialidad y se levanten los paros de la enseñanza, y continúen las negociaciones”, según explicó a la diaria. Pereira dijo que la propuesta se evaluará hoy en la Mesa Representativa de la central, aunque adelantó que significa un “avance” respecto del enfrentamiento entre el Poder Ejecutivo y el movimiento sindical, ya que “era muy difícil negociar con un decreto de esencialidad arriba de la mesa”. También admitió que en las conversaciones que los dirigentes sindicales mantuvieron con el presidente Tabaré Vázquez “quedó explícito que el gobierno, en los márgenes que tiene, expresó la voluntad de mejorar en algo la propuesta, pero para eso tiene que haber un ámbito, y no lo hay con la esencialidad”.

A pesar de esta posibilidad de acuerdo, las medidas de los sindicatos educativos se mantendrán hoy (ver "Hacha y tiza"), al tiempo que la esencialidad continúa vigente.

Ayer, luego del acto de celebración del aniversario de la Declaratoria de la Independencia en Florida, Vázquez sugirió un camino para contemplar las necesidades de los docentes: “Hay recursos y fondos, por ejemplo en el Inefop [Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional], por varios millones de dólares, que no se utilizan. [...] Tomemos los recursos de los trabajadores y del Estado y veamos de destinarlos para mejorar algunas circunstancias en la educación”. El Inefop es un organismo de dirección tripartito que se dedica, entre otras cosas, a administrar el Fondo de Reconversión Laboral (FRL), que actualmente cuenta en sus arcas con cerca de 90 millones de dólares, fruto del aporte de trabajadores, empresarios y del Estado. El dinero se vuelca en brindar capacitación a trabajadores, desocupados y emprendedores.

“La idea de utilizar los fondos del Inefop es algo que se está conversando con el PIT-CNT y las cámaras empresariales”, reconoció Murro a la diaria, aunque no quiso dar más detalles. El ministro de Trabajo dijo que además de esta alternativa “hay otras posibilidades”.

El actual director general del Inefop, Eduardo Pereyra, dijo no estar al tanto de la propuesta de Vázquez. Según sostuvo, el FRL ha crecido por el bajo desempleo y del alto nivel de actividad. Este fondo se utiliza de forma “contracíclica”, explicó Pereyra, por lo que se espera que sus inversiones aumenten en los próximos años. Desde el Poder Ejecutivo se sostuvo que el fondo no ha hecho una ejecución eficiente de sus recursos porque carece de mayorías en el directorio.

Pereyra explicó que es posible destinar recursos de este fondo a otros rubros. Desde el equipo económico aseguraron que se necesitará una ley específica, y que la solución funcionaría para una partida concreta y no para gastos permanentes. La única propuesta concreta del Poder Ejecutivo con respecto al Inefop fue presentada hace 15 días en el directorio e implica la posibilidad de que el gobierno vuelque su porción del FRL a capacitaciones impartidas por UTU, la Universidad Tecnológica y el Consejo de Capacitación Profesional.

Cara a cara

Vázquez expresó ayer su enojo con la “intolerancia” de los docentes. Cuando llegó al acto se escuchaban los cantos de un grupo de docentes que se manifestaban en contra del decreto de esencialidad. Vázquez se acercó y preguntó varias veces: “¿Podemos hablar?”. Como respuesta recibió varios gritos: “dictadores”, “estamos decepcionados con la ministra, Tabaré”, “¡te votamos!”. Vázquez insistió hasta que, en un momento, se dirigió a uno de los manifestantes: “No seas malo, tenés lo que no tuviste nunca. Si no me dejan hablar...”, le dijo, y se fue. “¿Dónde está la intolerancia? En el gobierno no está”, dijo luego a la prensa. Vázquez consideró que el decreto que estableció la esencialidad de la enseñanza es “absolutamente necesario” y defendió el “derecho de los alumnos” a concurrir a clase. Reprochó que los dirigentes hayan firmado el viernes el acuerdo y luego “fueron para atrás”. Cuando se retiraba, hizo un pedido a los docentes: “En los tiempos clásicos, para bailar teníamos que ser dos”.