Nuevas tecnologías

Varios de los entrevistados coincidieron en señalar la caída de la actividad de las inmobiliarias Ximena Acosta, directora de Turismo de la Intendencia de Canelones, expresó que algunas empresas del rubro “ya venían teniendo dificultades con Mercado Libre y otras modalidades de alquiler por internet”, y comentó que es un punto a trabajar entre el Ministerio de Turismo (MT) y la comuna, para ver “de qué manera se puede fiscalizar” e incentivar el alquiler formal. Juan Martínez, presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay, expresó algo similar. Dijo que el promedio general de ocupación por medio de inmobiliarias fue similar al de la temporada anterior, mientras que aumentó el número de turistas, lo que “indica que el sistema informal viene captando más”. Se refirió a alquileres en forma directa o digital. Anunció que el 4 y el 5 de abril se realizará en Montevideo un evento con el apoyo de la Organización Mundial de Turismo (OMT) “para tratar ese tema a nivel de Uruguay y del continente”, porque “todo el sistema de comercio electrónico viene creciendo y tenemos que buscar la manera de que no sea un ámbito fuera de todo control”. Liliam Kechichián reconoció el problema. Dijo que la informalidad siempre existió, pero que “ahora se suman esas nuevas aplicaciones que en el mundo están creciendo de una manera vertiginosa y que en Uruguay ya tienen en su registro más de 3.000 casas en Punta del Este, cerca de 2.000 en Montevideo y varias en otros puntos del país, que también son una competencia para el sector inmobiliario”. La ministra también anunció el seminario que se hará en abril con la OMT. “Yo creo que hay que empezar a debatir sobre esos temas. Es indudable que hoy están impactando aquí y en el mundo entero. Airbnb es hoy espónsor de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, es decir, tiene una presencia y un cariz muy fuerte y parece bastante difícil negarlos. Habrá que ver cómo podemos incorporarlos con algunas normas y reglas que tiene Uruguay”, opinó. Dijo que los representantes de Airbnb, que se presenta como un “mercado comunitario para publicar, descubrir y reservar” viviendas, tuvieron una reunión con las autoridades del MT para formalizarse, en la que quedaron en presentar una propuesta, pero que todavía no lo han hecho. “Tratamos de trasladar que estaban en un continente como América Latina, que había hecho un esfuerzo muy grande por formalizar su economía, a sus trabajadores, que no era lo mismo que en otros lugares donde ellos han aterrizado. Parecieron comprenderlo”, dijo Kechichián, pero el MT aguarda todavía la propuesta.

Desde diciembre al 6 de enero los brasileños celebran las Festas de Réveillon, cuando gustan salir de vacaciones. Los que estaban llegando a Uruguay en los últimos años eran muchos y gastaban a lo grande; ésos fueron los que faltaron este fin de año, producto de la devaluación del real y la crisis económica que el país norteño debió enfrentar en 2015. La devaluación de la moneda brasileña fue un atractivo para muchos argentinos. El diario El Pueblo de Salto publicó ayer una nota titulada: “Avalancha de turistas argentinos que llegaron hasta Salto Grande con destino a Brasil generó largas filas”, que detalla el trabajo de los funcionarios de la Dirección Nacional de Migración el sábado de mañana. Pero muchos otros argentinos, más que en las últimas temporadas, retornaron a vacacionar en Uruguay. El viernes el Ministerio de Turismo (MT) presentó las cifras de 2015 y dio las buenas señales respecto de la temporada que está en curso (ver recuadro), con base en los datos de los primeros diez días de enero.

La ministra Liliam Kechichián informó ayer a la diaria que, si bien no tienen todavía los datos de la primera quincena, sabía que “entre viernes y sábado hubo una salida muy importante de gente, pero una entrada también muy importante, especialmente entre el viernes de noche y el sábado de mañana, así que suponemos que esta segunda quincena nuevamente tiene una presencia importante de argentinos”. Consultada con relación a la proporción de argentinos que podían estar en tránsito hacia Brasil, comentó que ese procesamiento de la información, que lo hará Migraciones, todavía no está listo. De todos modos, dijo que, a partir del monitoreo del tráfico en la terminal de ómnibus de Tres Cruces, desde el viernes hasta ayer ingresaron a Uruguay “5.000 argentinos más que en el mismo período del año pasado”.

Movimiento hacia el este

Ximena Acosta, directora de Turismo de la Intendencia de Canelones (IC), contó a la diaria que esta semana harán la evaluación de la primera quincena de enero. De todos modos, adelantó que el balance es positivo y que es visible la mayor presencia de argentinos, fundamentalmente de Rosario y Córdoba, que es donde la IC focaliza sus promociones, pero, al igual que ocurrió en las últimas temporadas, llegan sin reserva y buscando estadías más cortas. Acosta informó que la Costa de Oro ha tenido hasta ahora entre 95% y 100% de ocupación los fines de semana, y entre semana un promedio de 60%. Destacó que complejos turísticos como los de Guazuvirá y Jaureguiberry tienen una ocupación de 100% hasta la primera quincena de febrero.

Como particularidad, Acosta señaló: “Estamos notando que la gente se está centrando más hacia el este”. Comentó que la IC tiene a Atlántida como capital turística, porque allí “está centralizada toda la infraestructura y la movida nocturna”, pero que hay otros balnearios que han mantenido lo agreste y han incrementado mucho el nivel de ocupación, como Cuchilla Alta, dijo. Mencionó que la ocupación hotelera de inmobiliarias como las de Costa Azul, Cuchilla Alta y Parque del Plata tienen una ocupación promedio de 70%, pero que en Atlántida ese porcentaje es menor. Indicó allí otra tendencia creciente, puesto que esos balnearios no se caracterizan por la oferta hotelera, sino por tener casas de alquiler y algunas cabañas, lo que refuerza la caída del trabajo de las inmobiliarias (ver recuadro).

En opinión de Acosta, el sector gastronómico “ha trabajado bien”. Hay turistas de Atlántida, por ejemplo, que se han quejado por las colas en los supermercados y en quioscos, debido a la saturación de los servicios, o a una falta de previsión ante una temporada que terminó siendo mejor de lo que se pensaba. Acosta reconoció la falencia; dijo por ejemplo que ayer había colas de personas para comer en un restaurante en Parque del Plata y en Atlántida, y que se han abierto nuevos emprendimientos gastronómicos que también están trabajando bien. En ese sentido, comentó que las playas de Canelones son elegidas muchas veces por turistas uruguayos para pasar el día o un fin de semana, y que eso incrementa la demanda de servicios esos días.

Acosta mencionó también que entre los turistas hay brasileños y paraguayos; a estos últimos “no los veíamos otros años”, dijo, y apuntó que es un público que “gasta más”.

Caminando por Gorlero

“Es tradicional que a fin de año haya un movimiento bueno, pero no fue excelente porque el público de Brasil nos pegó un faltazo, no grande, pero no ha venido la cantidad que lo ha hecho otros años”, manifestó en diálogo con la diaria Andrew Beare, presidente de la Liga de Punta del Este. Calificó a la primera quincena como “muy buena” y dijo que, en promedio, el sector hotelero tuvo una ocupación de entre 70% y 75%. “Hubo más argentinos que en otras épocas. Vinieron en forma más distendida, para gastar más: uno lo ve en la calle, hay mucha gente en los shopping, en los supermercados, las casas están ocupadas”, describió, y destacó también la presencia de paraguayos.

El alcalde de Punta del Este, Andrés Jafif, manifestó una impresión similar. Dijo que “regresó el argentino, con mucho más optimismo”, y que, si bien vinieron menos brasileños, se nota el público paraguayo y se mantuvo la presencia constante que los uruguayos han tenido en las últimas tres temporadas. “Vemos que se volvió a gorlerear”, resumió Jafif, en referencia al paseo de turistas (y a su compra) en la avenida Gorlero.

Por su parte Juan Martínez, presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay, comentó que “fue una quincena medio atípica, porque empezó un poquito tarde”, debido a que los brasileños no llegaron el 26; dijo que el arribo de turistas se produjo el 30 o 31 de diciembre, pero ese fin de semana largo propició que “muchos uruguayos se volcaran a la costa”. Todo eso permitió “un arranque muy alto, con buena ocupación hotelera y en el sector gastronómico, pero sin llegar a 100%”, proporción que se ha alcanzado otros años en el alojamiento y en el alquiler de autos, ejemplificó.

Centrado en el rubro gastronómico, Martínez comentó que “se habla de 20% de aumento respecto de la temporada pasada”. Este verano el gobierno uruguayo no cambió la hora oficial, respondiendo a la demanda del sector gastronómico, que alegaba la pérdida de un turno al atardecer. Ese beneficio fue señalado por muchos de los entrevistados.

Si bien Martínez también señaló la reactivación del comercio en general, dijo que el argentino “no es el mismo que venía históricamente”. Beare señaló algo parecido, lo que parece sentirse más en esta segunda quincena que comienza. Comentó que al momento de alquilar casas los argentinos “llegan pidiendo 30% a 35% menos que la primera quincena”, cuando en otras épocas ese valor “era 10%, 15%”. Beare indicó que muchos argentinos optaron por ir a Brasil y que el que llega en esta segunda quincena a Punta del Este “es más bien un público de familia y no le gusta viajar en auto a lugares tan alejados”, pero que, aun así, al momento de alquilar plantean que están “camino a Brasil” y que si les hacen precio, arreglan. Eso es algo a lo que acceden los ofertantes “antes de perder la quincena”, dijo Beare.

En cuanto a la hotelería, comentó que “trabajaron bien los hoteles de tres y cuatro estrellas”, mientras que los de cinco estrellas tuvieron su buen momento del 26 al 7 de enero, y hasta ahí. Agregó que los hoteles de una y dos estrellas no han tenido tan buena ocupación, porque allí llegan generalmente los jóvenes, que han optado por ir a Rocha o por alojarse en hostels, que tienen una propuesta adecuada para la formación de grupos y el intercambio.

Entre los factores que benefician este buen arranque de la temporada, los entrevistados señalaron el buen precio del dólar y el levantamiento del cepo cambiario en Argentina. De acuerdo a lo que refirieron, los precios no parecieron tan disparatados como otros años. Kechichián señaló que, si bien “hay opiniones diversas, en general se habla de una buena conducta, fundamentalmente en el este, que es donde tuvimos más dificultades”, dijo en referencia a Punta del Este y Rocha.

“No vamos a completar todas las casas alquiladas, pero vamos a pasar la raya en marzo con un verano como el del año pasado y quizá incluso un poquito mejor, porque Carnaval cae a principios de febrero”, vaticinó Beare, que también ve un buen panorama hacia adelante: “Con las medidas que están tomando el Estado argentino y el uruguayo, adecuándose a la forma regional de trabajar y hacer comercio, creo que el verano de 2017 va a ser mejor que éste”, dijo.

En cuanto al turista extrarregional, Beare señaló que va fundamentalmente a Manantiales, José Ignacio y Garzón, puesto que gusta de estar en “un lugar tranquilo, no urbano; prefiere un lugar más de elite y se siente seguro donde hay muchas fiestas y reuniones ya organizadas desde su país de origen, algo que ocurre en las chacras marítimas”. Beare opinó que la construcción del puente sobre la laguna Garzón fue “un gran logro” y que “va a tener su auge”. Adelantó que se desarrollarán emprendimientos inmobiliarios de personas que prefieren los entornos más exóticos, y que “se van a ir formando pequeños balnearios sobre esa costa, que en un futuro va a ser competencia de Manantiales, de José Ignacio”, algo que catalogó como “muy bienvenido”.

Donde nace el sol de la patria

Desde la Dirección de Turismo de la Intendencia de Rocha, Ana Claudia Caram sostuvo que, aunque aún no tienen datos exactos, la estadística cualitativa que están llevando “está siendo muy buena”. La estrella de la costa rochense sigue siendo Cabo Polonio; es el destino más elegido por los turistas para visitar por el día. Los primeros días de enero se llegó a una cifra récord: entraron entre 2.000 y 2.300 personas por día. Ahora están entrando entre 1.000 y 1.500. Al Polonio le sigue el recorrido por el monte de ombúes, los palmares de Castillos, las lagunas Negra y de Rocha. No se quedan atrás las visitas al fortín de San Miguel y a la fortaleza de Santa Teresa. Caram destacó que el Chuy es otro de los destinos elegidos por el día. El paseo de compras no falla.

En ese sentido, la directora de Turismo aseguró que, a pesar de que el departamento recibe turistas los fines de semana de diciembre, este año la ocupación total, que generalmente se visualiza después del 5 de enero, llegó el 31 de diciembre, cuando se registró 100% de ocupación.

Las camas registradas en hotelería son 6.000, pero ese número no incluye los hostels ni las casas en alquiler que escapan a los controles. Al respecto Caram reconoció una debilidad en el sistema de fiscalización, y aseguró que se está trabajando para solucionarlo. “Este año hicimos un plan piloto de relevamiento de datos más profundo” en La Paloma, La Pedrera, Punta del Diablo y Barra del Chuy, con el propósito de “tener números exactos”, que todavía no están sistematizados. Hasta el momento identificaron a unos 400 operadores turísticos.

Respecto del tipo de público, aseguró que hubo un incremento “importante” de turistas argentinos, sobre todo en la segunda quincena. Igualmente, 60% de los turistas que visitan Rocha son uruguayos. Este año se recibió a más gente que años anteriores; sin embargo, Caram afirmó que no hubo ningún tipo de problemas con los servicios, como los que se registraron años anteriores en Punta del Diablo y Santa Teresa.

Las alternativas turísticas a la propuesta de sol y playa que actualmente se ofrecen en Rocha, como los paseos, son el producto de pensar qué hacer en los días que llueve o no está lindo para hacer playa, comentó Caram. Allí está la clave para seguir desarrollando el sector los próximos años, con el objetivo de “desestacionalizar” el turismo. “Ha habido más actividades que nunca”, aseguró. Señaló que desde la Intendencia se hizo mucho énfasis en el deporte, por eso hay zumba y fútbol, por ejemplo, en las playas. Aseguró que los privados se dieron cuenta de la necesidad de presentar una oferta más variada y han organizado muchas actividades. En ese sentido, dijo que la Organización de Gestión de Destino Turístico Rocha, formada por públicos y privados, marcó un año bisagra. “En conjunto, durante el año se toman decisiones para ofertas de baja temporada”, explicó. Por ejemplo, una vez al mes en La Pedrera se toca jazz en diferentes boliches o restaurantes. “Se ofrece un paquete all inclusive”, afirmó. También señaló como uno de los logros más importantes el hecho de que se cuenta con centros culturales en todas las localidades, así como con playas accesibles.