Después de que el Banco Mundial difundiera la semana pasada un informe en el que decía que el Plan Ceibal era una política “totalmente ineficaz” para mejorar los aprendizajes, ayer autoridades del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP) y del Plan Ceibal presentaron los resultados de un estudio que evaluó el impacto de la Plataforma Adaptativa de Matemática (PAM), una de las herramientas del plan, que está disponible desde 2013. El estudio, elaborado por el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve), concluye que los estudiantes que utilizan la PAM obtienen mejores aprendizajes en matemática de forma “sistemáticamente superior” frente a los estudiantes que no la usan. Además, señala que la relación es “positiva y significativa” cuando el uso de la plataforma es a nivel grupal y no individual, y los resultados indican que el impacto de la plataforma es mayor entre los niños de niveles socioeconómicos más bajos.

La PAM es una plataforma online con 100.000 actividades de matemática, y el hecho de que sea adaptativa significa que “un niño empieza a hacer un ejercicio y cuando lo resuelve tiene luego un ejercicio más difícil, y así sucesivamente, y si se tranca la plataforma lo ayuda en donde está trancado”, explicó Miguel Brechner, presidente del Plan Ceibal. Al final del día, añadió Brechner, la PAM “le informa al docente qué es lo que ha hecho cada uno de los alumnos, dónde se trancó, qué dificultades tienen”. Además, la plataforma tiene libros y está animada por un dibujo.

La PAM está disponible desde 2013 y con el paso de los años ha aumentado la cantidad de niños que la usan: en 2013 eran 19% de los estudiantes de primaria, en 2014 33%, en 2015 44% y en 2016 la usaron 49% de los escolares de tercero a sexto. También aumentó el promedio de actividades anuales que hacen los niños en la plataforma: en 2013 hacían en promedio 22 actividades y el año pasado la cifra aumentó a 92.

El estudio compara los resultados de una prueba realizada en 2013 a los estudiantes que estaban en tercer año (la correspondiente al Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo –TERCE–) con una prueba realizada a fines de 2016, cuando la mayoría de estos niños estaban en sexto año. El estudio abarca a 2.143 alumnos de 237 escuelas públicas y privadas (la PAM también puede ser usada en las escuelas privadas). Para aislar el efecto de la PAM y no comparar datos que puedan estar sesgados, el estudio “controla” o “condiciona” variables como el puntaje inicial obtenido en 2013, el nivel socioeconómico, el sexo, la región del país, el tipo de escuela y la ganancia en aprendizajes en lectura.

Según explica el informe, que se puede descargar de la página del Plan Ceibal, todas las estimaciones se hacen con los “valores estandarizados de los puntajes de las pruebas”, y la ganancia en matemática, es decir, la mejora de los aprendizajes, está expresada en desvíos estándar. “Para tener una referencia de magnitud, la ganancia media en matemática de los alumnos de la muestra, en los tres años de escolaridad, fue de aproximadamente 2,6 desvío estándar", explica el estudio.

La conclusión del informe señala que “el uso de la PAM tiene un efecto positivo en la ganancia de aprendizajes. El efecto estimado es de aproximadamente 0,20 desvíos estándar en la ganancia en los aprendizajes en matemática”. Cecilia Hughes, jefa de Evaluación y Monitoreo del Plan Ceibal, explicó en la presentación que el mejor desempeño en los resultados es “sistemáticamente superior” para los usuarios de la PAM en todos los casos; entre quienes tienen puntajes altos y entre quienes tienen puntajes bajos (es decir, entre quienes les fue peor en las pruebas, les fue mejor a quienes usaron la PAM, y también entre quienes les fue mejor en las pruebas, les fue mejor a los que usaron la PAM).

La mejoría también es mayor cuando la plataforma se utiliza en grupo que cuando se utiliza de forma individual (0,21 desvío estándar es el dato cuando la usan individualmente y 0,27 cuando lo usan en la clase), aspecto que fue destacado ayer, en el sentido de que se “reafirma la importancia del docente en el mecanismo por el cual la herramienta educativa impacta en el aprendizaje”.

A su vez, el impacto de la plataforma, señaló Hughes en la presentación, “es decreciente conforme aumenta el nivel socioeconómico”. Entre los niños del primer tercil de nivel socioeconómico, el impacto es de 0,34 desvío estándar, entre los estudiantes del segundo tercil el impacto es de 0,21, y entre los del tercer tercil es de 0,04. Esto, asegura la presentación, implica que la PAM “es un instrumento importante para favorecer la igualdad en los aprendizajes”.

Para intentar entender lo que significa la medida en desvío estándar, Hughes, en diálogo con la diaria, puso un ejemplo más gráfico: “Un niño aprende 260 puntos en total en los tres años, y el niño que usó la PAM aprende 20 puntos más. Si es un niño que pertenece al nivel socioeconómico más pobre, aprende 40 puntos más que el niño de su escuela que no usa la PAM. Un niño hace 90 puntos en un año, entonces hacer 40 puntos más es hacer mucho más; 20 puntos ya es un montón”. “Todavía no sabemos lo suficiente para saber por qué es que impacta, si es porque le motiva más, porque habla en un idioma familiar para él, pero sí sabemos que en los niveles más bajos es donde está generando la diferencia”.

Antes de la presentación de los resultados, el integrante del CEIP Héctor Florit aseguró que el sistema educativo “tiene la obligación de pensar en los logros insuficientes en matemática”, y comentó que en 1996 ya el Censo de Aprendizajes daba cuenta de que sólo 34% de los estudiantes alcanzaba niveles de suficiencia. “Hay problemas de tendencia y de persistencia de los malos resultados en dos décadas”, señaló, y tanto él como la directora general del CEIP, Irupé Buzzetti, destacaron la difusión de los nuevos materiales de enseñanza de la matemática y los cursos a maestros.

Errores

Brechner aseguró ayer que el Banco Mundial (BM) deberá “subsanar” el error que cometió al publicar el informe que afirmaba que el Plan Ceibal es “totalmente ineficiente” para la mejora de los aprendizajes. El hecho motivó una comunicación entre ambos organismos. “El informe del BM está equivocado. Me consta que ellos están tratando de resolver ese tema”, dijo el presidente del Plan Ceibal, que consideró que el informe “le dedica tres renglones” al Plan Ceibal y se basa en un trabajo de 2009, “cuando el cometido del Plan Ceibal era entregar máquinas, no mejorar los aprendizajes en matemática; no se estaba trabajando en matemática. Es muy viejo como para citar lo que está pasando en 2017”. Brechner aseguró que la tecnología “está para quedarse, va a estar más en todas nuestras vidas en los próximos años, y sacarle un uso pedagógico, empoderar y mejorar es algo que todos esperamos que siga pasando”, señaló. Respecto de la discusión sobre el uso didáctico de la tecnología, el presidente de la Administración Nacional de la Educación Pública, Wilson Netto, aseguró que la tecnología “de por sí no va a aportar los aprendizajes deseados, y dejemos de discutir este tema, eso ya está validado en el mundo. Conversemos sobre cómo la tecnología, bien utilizada, permite construir y acelerar procesos de aprendizaje, y además un elemento importante, que es singularizar la educación”, en particular cuando se apunta a la “educación para todos, pero cada uno a su ritmo”.