En un oficio fechado el 10 de noviembre de 2016, la Intendencia de Lavalleja admite haber vertido aguas servidas de baños químicos en un predio municipal. El informe Nº 288/2016, firmado por Hugo Pereira, de la Dirección de Servicios Técnicos, dice que “habitualmente no se descarga líquido de la barométrica, sólo en algunos casos excepcionales como el desagote de los baños químicos cuando se tapa la salida de la barométrica con algún objeto, la misma se estuvo realizando en el predio abierto ubicado detrás del Aero Club Minas [propiedad de la Intendencia Departamental de Lavalleja]".

El informe había sido solicitado por el edil del Frente Amplio (FA) Gastón Díaz, quien realizó varias intervenciones sobre el tema en la Junta Departamental de Lavalleja. Después de recibir el informe, el 29 de noviembre, el edil presentó la denuncia ante la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), dependiente del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. El documento 881/16 del Departamento de Control Ambiental de Actividades de la Dinama (del 16 de diciembre) señala que “está prohibida la descarga en las aguas o en lugares desde los cuales puedan derivar hacia ellas, de cualquier tipo de camiones barométrica, tanto de carácter público como privado, tal como establece el Art. 1º de Decreto 497/988. La planta de tratamiento de OSE de la ciudad de Minas tiene previsto en su operación recibir líquidos del servicio de recolección con camión barométrica. Dicha planta se encuentra operativa en buenas condiciones, por lo que es la opción de disposición disponible en la ciudad de Minas”.

Según el integrante de la Junta, la denuncia fue hecha “por los carriles normales” y obtuvo una “tibia” respuesta de parte de la Dinama. La dirección omitió “que los vertidos son provenientes de baños portátiles con disgregantes químicos, por lo que OSE no los recibe en sus plantas de tratamiento, ya que estos químicos atentan contra las bacterias empleadas en el proceso de decantación y tratamiento de las aguas, lo que es confirmado por técnicos de OSE consultados por la Bancada de Ediles del Frente Amplio”.

En el texto de la denuncia, Díaz señala que el lugar donde se tiraba el contaminante está cerca de una cañada que desemboca en el río Santa Lucía. “Los vecinos consideran que esa acción podría perjudicarlos a ellos y a los cursos de agua de la zona. Metros más abajo [del aeródromo] se encuentra la cañada Espadañal, la cual desemboca en el arroyo Campanero Grande y este, a su vez, en el arroyo San Francisco, el cual culmina en el río Santa Lucía”.

Después de la denuncia, la intendencia cambió el lugar en el que vierte las aguas servidas a la zona del vertedero municipal, al norte del predio, lugar en el que se depositan los residuos sólidos.

En un correo electrónico, al que accedió la diaria, la Dinama afirma que fueron consultadas las autoridades del Departamento de Residuos Sólidos y Sustancias, que informaron que “no se debería permitir el vertido de barométricas en el predio donde se encuentra el vertedero de la ciudad de Minas” y reiteraron que las barométricas deberían ir a la planta de tratamiento de OSE de esa ciudad.

Díaz dijo que si bien ahora los desechos no llegan a la cañada, sí se están depositando en el suelo, y no existe un estudio sobre el alcance de la contaminación.

Departamento “muy politizado”

El edil Díaz realizó las denuncias como un ciudadano común y no involucró a la bancada del FA. Consultado sobre esta decisión, dijo: “La política en Lavalleja está muy judicializada. Lo que quiero es que se solucione el tema, y no generar una batalla política”.

Según el edil, los vecinos afirman que hace más de un año que la intendencia tira los desechos cerca de la cañada. “Los vecinos están preocupados porque en el mismo predio [donde están el vertedero y el aeródromo] hay chacras de productores familiares que venden en las ferias”, dijo.

El edil aseguró que, mientras la comuna contaminaba, Adriana Peña “firmaba en el Congreso de Intendentes un acuerdo con sus pares de Canelones, Flores, Florida, Montevideo y San José, configurando el 'Sistema Interdepartamental de la Cuenca del Santa Lucía'”.

El objetivo de los intendentes es promover la implementación de políticas de desarrollo sustentable, “aspirando a revertir el proceso de afectación del estado natural del agua en la cuenca, asegurando su calidad y el cuidado permanente y sistemático de este recurso natural para el uso de la actual y de las futuras generaciones”.

la diaria intentó comunicarse con la intendenta Adriana Peña, pero no obtuvo respuesta.