Ir al contenido

Nacional | Jueves 16 • Febrero • 2017

Hospital de Treinta y Tres, ayer. Foto: Agremiación Médica de Treinta y Tres, s/d de autor
Hospital de Treinta y Tres, ayer. Foto: Agremiación Médica de Treinta y Tres, s/d de autor

Médicos de Treinta y Tres pararon por un convenio entre ASSE y la mutualista Comett

Los médicos del Hospital de Treinta y Tres realizaron ayer un paro de 24 horas en contra del convenio de complementación entre la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) y la mutualista Comett. Tanto la departamental del Frente Amplio como la Federación Médica del Interior (Femi) apoyan a los médicos, porque consideran que el acuerdo no es conveniente ni para ASSE ni para los usuarios. Según el convenio, el hospital deberá brindar servicios de internación, cirugía y rayos X a los afiliados de la mutualista y, como contrapartida, Comett pondrá especialistas a disposición. La Agremiación Médica de Treinta y Tres (AMTT) señala que se pagará a los profesionales de la institución privada tres veces más que a los del hospital y que deberán ser solicitados con 90 días de antelación.

El hospital pasará a atender 3.000 usuarios más, pero, si superan el número de cápitas asignadas, el dinero será volcado a Rentas Generales y no al nosocomio. Se conoce como cápitas el dinero que la Junta Nacional de Salud (Junasa) le da a cada institución por los usuarios que esta atiende, y el monto de cada cápita se calcula en función de la edad y el sexo del usuario.

La AMTT dice que la mutualista no cumple con la normativa exigida por el Ministerio de Salud (MS), por ejemplo, en la exigencia de contar con guardia permanente de ginecología, pediatría y cirugía. Tampoco tiene laboratorio ni servicio de radiología. Además, la mutualista está atrasada en el pago a sus funcionarios.

El convenio, gestado en agosto de 2016, fue puesto en marcha el 11 de enero, y los funcionarios fueron notificados el 1º de febrero.

El diputado del Frente Amplio (FA) por Treinta y Tres Sergio Mier dijo a la diaria que está en total desacuerdo con el convenio. “Yo estoy en contra y lo está el FA de Treinta y Tres en forma unánime; incluso se lo hemos manifestado al ministro de Salud, Jorge Basso. Estoy en contra porque perjudica, en forma notoria, las arcas de ASSE en el departamento”, sostuvo. El representante nacional dijo que la mutualista recibió reiteradas observaciones del MS por su mal funcionamiento. “Si una institución no está funcionando bien, ¿cómo vamos a hacer un convenio con ella? Nos parece que pierde la salud pública y gana la institución privada. No hay una equivalencia razonable”, argumentó.

Aunque Mier, Femi y la AMTT se han manifestado a favor de la complementación, se oponen a este convenio en particular. Todos los involucrados aseguran que ni las autoridades de ASSE ni las del MS explicaron los motivos por los que eligieron a Comett y no a otra prestadora de salud, teniendo en cuenta que en Treinta y Tres también funcionan el Instituto Asistencial Colectivo y una filial de la Médica Uruguaya.

El diputado frenteamplista dijo que cuando le preguntó a Basso al respecto, el jerarca se remitió a una resolución de ASSE que es respaldada por su cartera. “Nos reunimos con las autoridades de ASSE y las explicaciones no fueron en absoluto satisfactorias. Se los hice saber a ellos personalmente y lo digo en forma pública: las explicaciones que dieron distan mucho de ser convincentes. Los números no me cierran. Este convenio no conforma, y me temo que se vean lesionados los usuarios de ASSE”, afirmó.

Mier también cuestionó a la fuerza política de la que forma parte: “Se habla de descentralización y de la toma de decisiones en el territorio, pero esto fue firmado en Montevideo, en contra de la opinión de todo el equipo de salud de Treinta y Tres”, dijo.

Uno de los rumores que circulan en el departamento es que Comett tiene un vínculo comercial con Casa de Galicia, y que los pacientes eran derivados a esa institución de Montevideo. Incluso se afirma que Casa de Galicia le propuso a Comett crear un grupo de gestión para amortizar el pasivo, pero la mutualista pidió un plazo de seis meses para analizarlo. El diputado no pudo confirmar esta relación porque no accedió a documentos que la comprueben.

A raíz de la firma de este convenio, Mario Motta y Gonzalo Mariño, director y subdiretor del hospital, renunciaron a sus cargos.

Osvaldo Bianchi, presidente de la AMTT, dijo a la diaria que si no hay una respuesta del gobierno, 40 médicos ya decidieron poner su cargo a disposición, y no descartó el inicio de una huelga. En total hay alrededor de 100 médicos trabajando en el hospital. “Queremos tener una mesa de diálogo con el gobierno, con las autoridades de ASSE y con el MS. Que se acuerde un convenio de complementación serio; este perjudica al hospital”, expresó. Teme que a partir de ahora se quiebre la continuidad asistencial, ya que los pacientes pasarán de una institución a otra. “Esta mutualista -y esto lo han dicho los propios funcionarios de la institución- no tiene los insumos básicos: carece de oxígeno, alcohol, material para curación”, dijo.

Bianchi señaló que no está en contra de los convenios de complementación, pero que este caso en particular es malo. “No hay reciprocidad, no es equitativo. Un prestador ofrece mucho y el otro brinda muy poco, casi nada. Estamos tratando de alertar a la población, porque acá hay un riesgo para el equipo asistencial y para el usuario”, señaló.

Los representantes de la AMTT aseguran que agotaron todos los caminos antes de tomar la medida de fuerza y parar. “Golpeamos todas las puertas. Hablamos a nivel local, regional, llegamos a ASSE y hablamos con el propio ministro, pero hay un un silencio sepulcral”, sostienen. La AMTT reivindica la anulación del convenio y la conformación de una mesa de negociación en la que participen todas las partes: personal médico, no médico, los usuarios y las autoridades.

“El Estado habla de transparencia, y esto no tiene nada de transparente. Lo hicieron en Montevideo y nos cae en el departamento imponiendo condiciones de trabajo. Nadie está diciendo que cierre la mutualista; lo que queremos es que se ajuste a derecho, que se levanten las observaciones que tiene y que se les pague a los funcionarios. Los convenios de complementación son sanos, pero tienen que llevarse a cabo bajo determinadas normativas; si no, es un viva la pepa”, consideró. El acatamiento del paro de ayer fue de más de 90%.


Etiquetas