Parte de lo que pueda pasar con el futuro de la administración del intendente de Montevideo comenzó a jugarse ayer y se terminará de definir hoy, cuando se cierren las urnas de las elecciones de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (ADEOM). En total hay 5.900 habilitados para votar.

Ocho listas se disputan los 15 lugares del Ejecutivo del sindicato, que actualmente no cuenta con ninguna mayoría, aunque dos agrupaciones acumulan más de la mitad de los dirigentes: por un lado la 307, del actual secretario general Facundo Cladera y el histórico dirigente Aníbal Varela, y por otro la 2011, una lista con varios dirigentes afines al Frente Amplio que irrumpió ese año y está encabezada por el presidente del gremio, Camilo Clavijo. Ambas tienen cuatro cargos en la dirección del sindicato y son las favoritas para llevarse la mayoría de los votos, aunque, según dijo el propio Cladera, es “difícil que alguna de las listas consiga más de ocho cargos”. De hecho, el dirigente ilustró que, al haber tantas listas, “después que se sabe el resultado final, no es fácil visualizar cómo se continuará".

Cladera, que en la lista 307 es el primer suplente de Varela, dijo que su agrupación buscará “mejorar el salario sobre la base del convenio que ya existe, reforzar los aspectos de seguridad laboral y mejorar la organización”. “Estamos perdiendo muchos derechos y beneficios que se están dejando de lado, y también se hacen reglamentaciones que limitan aspectos parasalariales, como las partidas”, ilustró. Además, alertó por las “privatizaciones” que están planteadas en el área de limpieza, y las que se están profundizando en vialidad, saneamiento y otros sectores. Según dijo, si bien el convenio firmado por el sindicato el año pasado tiene vigencia hasta 2020, este tiene “aspectos que todavía hay que resolver, como promociones, regularizaciones de gente trabajando en cargos diferentes a lo que están cobrando y otros aspectos de servicios”.

El convenio es justamente la carta de presentación de la lista 2011. Clavijo explicó a la diaria que su agrupación es la única que en este período “peleó e impulsó el convenio colectivo vigente, que les dio estabilidad a 700 trabajadores que fueron presupuestados, y el año que viene van a ser otros 300 más. Además, aseguramos salarios, porque somos de los pocos sectores que cobramos ajustes por el Índice de Precios al Consumo cada seis meses, y vamos a discutir tras las elecciones la posibilidad de integrar partidas extrasalariales al sueldo base, y el año que viene va a haber promociones, lo que significa que todos los trabajadores van a tener la posibilidad de ascender en su carrera funcional”. Clavijo también dijo que su lista está en contra de que la administración siga privatizando servicios y, además, reclama el ingreso de más personal.

Otra de las listas que aspira a aumentar su representación es la 1980, encabezada por otro histórico del sindicato, el veterano dirigente Álvaro Soto, integrante del Partido de los Trabajadores. A diferencia de la lista 2011, la 1980 cuestiona el convenio colectivo firmado, que “ha sido totalmente perjudicial”. En un documento de la lista elaborado para las elecciones, se asegura que el convenio “ha enterrado el concepto de salario mínimo, vital y móvil (canasta familiar de la familia obrera) por el concepto capitalista de productividad o mejora de gestión”, y que ha introducido el “salario variable como mecanismo sustitutivo”. “La situación que vivimos requiere de un ADEOM distinto al actual, de un ADEOM que no se subordine políticamente a las necesidades del gobierno, sino a la voluntad de los trabajadores y sus asambleas”.

Las restantes listas que se presentan en esta elección y tienen representación en la actual dirección son la 1330, la 777 y la 1974. Además, dos agrupaciones nuevas debutan en esta oportunidad: la 2017 y la 24.04.