Ir al contenido

Nacional | Martes 18 • Abril • 2017

Molineros de Durazno reclaman que empresario y ex diputado colorado pague deuda generada por apropiación de retenciones

Cerca de 20 familias de Durazno continúan reclamando ante la Justicia por una deuda que la empresa Altos Molinos SA mantiene con sus ex trabajadores desde hace tres años. Según El Acontecer el monto supera los 100.000 dólares y se gestó por la apropiación por parte de la firma de las retenciones a los salarios de financieras, que nunca fueron pagadas a estas, a tal punto que los trabajadores recibieron intimaciones de pago de deudas que tenían la certeza de haber cancelado.

La demanda presentada por los trabajadores nucleados en el Sindicato de Molineros (Sidemol) es contra el propietario de Altos Molinos SA, el ex diputado del Partido Colorado Marcelo Antonaccio Caorsi (período 1990-1995). El ex legislador ya fue procesado con prisión en abril de 2015 por la jueza letrada de Durazno Andrea Caamaño, por “apropiación indebida”, después de que Cabey SA, otra de sus empresas, vendió más de 3.000 toneladas de soja que pertenecían a la empresa Modiluz SA. Esta firma remitió en 2014 a Cabey SA más de 10.000 toneladas de ese grano para su almacenaje y envió a los compradores. Antonaccio estuvo preso unos meses y luego consiguió la libertad. “Acá hay algo muy claro: se nos robó del sueldo y este señor anda libre en la calle. Se florea, amenaza, hace lo que quiere; el embargo está. Sabemos que tiene otro juicio en Montevideo por 850.000 dólares. Queremos nuestro dinero, cobrar lo que se nos debe, el pan, la comida de nuestros hijos”, dijo a El Acontecer Fernando Pérez, de Sidemol. Para Pérez se trata de “una tomadura de pelo” que se los cite para junio, después de tres años de haber iniciado el juicio laboral. “¿Qué pasa en este juzgado? ¿Quiénes son los jueces? ¿Qué está esperando la Justicia, que este señor siga amenazándonos? Se han robado todo, entramos y no sabemos con quién nos vamos a encontrar, quizá con personas armadas, quizá ni volvamos a nuestras casas algún día. Lo que se ha hecho con nosotros es una payasada. ¿Hasta cuándo vamos a luchar?”, agregó Pérez.

Por su parte, el delegado al Plenario Nacional del Frente Amplio (FA) Francisco Álvez manifestó a la diaria su preocupación por la situación y dijo que Antonaccio “vació la empresa” cuando fue procesado. “En ese momento los compañeros sindicalizados tuvieron el apoyo de todos los sectores sindicales, del pueblo en general y en particular del FA”, agregó. Según mencionó, se les brindó apoyo para “parar la olla” y para “hacer trámites ante el juzgado”. “Pero el tiempo fue pasando, y la realidad cruel es que esta persona [Antonaccio] sigue teniendo muy buen pasar, aunque a nombre de él no tiene nada. Uno lo ve transitar por la ciudad en un vehículo nuevo, pero por lo que sabemos, la Justicia no ha encontrado forma de obtener los dineros para pagar lo que se les debe a los trabajadores”, informó. Álvez dijo que esta situación, así como el despido de todos los dirigentes sindicales del frigorífico Frigocerro SA, perteneciente al empresario Diego Ortiz, son los “puntos fundamentales” que preocupan y vienen tratando tanto el FA como el plenario intersindical de Durazno.


Etiquetas