Tras la agresión que sufrió la directora de la escuela 29 del Cerro el miércoles, golpeada por la madre de un alumno, una asamblea de la Asociación de Maestros de Montevideo (Ademu) sesionó ayer en la sede del PIT-CNT y resolvió impulsar modificaciones en la legislación actual para lograr que las agresiones hacia maestros sean penadas con trabajos comunitarios.

“No hablamos de agravamiento de penas, sino de otras penalizaciones que sean firmes y fuertes, pero que vayan por la formación y educación a través del servicio comunitario”, dijo la dirigente de Ademu Daysi Iglesias ayer a Telenoche.

Si bien fuentes de la asamblea dijeron a la diaria que la pertinencia de la medida de paro automático que ejecuta Ademu ante cada agresión física estuvo en el debate, también afirmaron que durante el encuentro no se planteó ninguna moción para cambiar esa resolución, por lo que en los hechos quedó “ratificada”. Debido a la vigencia de esa resolución, Ademu paró ayer durante toda la jornada.

Ayer la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, también abordó el tema, y no descartó implementar algunos cambios a nivel legislativo, aunque dijo que será necesario estudiar la situación: "Si hay que legislar o no es un tema que hay que pensar", se limitó a decir.

Muñoz también realizó algunas consideraciones sobre la agresión que sufrió la directora. “Tenemos que trabajar más sobre valores con los niños, pero también sobre la familia y sobre los agresores. La violencia en el hogar engendra más violencia en esos niños, que son futuros adultos”, dijo la jerarca.

También sostuvo que “la agresión a un maestro, que es el que colabora en la educación de los niños del país, es, para quien lo hace, un acto muy grave, pero sobre todo es grave para el niño que está en ese hogar. Esa madre está engendrando violencia al no respetar a la maestra como autoridad de la educación, la que muchas veces es como una segunda madre por el apoyo que brinda a sus niños”, consideró.

Muñoz también pidió reflexionar acerca de “cómo el país entero trata el uso de la violencia”, y particularmente “cómo las familias se hacen responsables de no agredir a las personas que colaboran con la educación de sus hijos”.

La ministra también evitó determinar las causas de estas agresiones, y dijo que “si supiera por qué suceden, iría mucho más directo a eliminarlas”. Para la jerarca, “la sociedad en su conjunto vive una violencia que se expresa también en espectáculos deportivos, que antes no había, y en agresiones a maestras, que tampoco había”.

De paso, Muñoz abordó el tema de las drogas, y dijo que muchas veces se adjudican este tipo de hechos violentos al “uso de sustancias psicoactivas, lo que quizás es un análisis muy ligero”. En cambio, sostuvo que la violencia es un fenómeno “más multicausal, de una sociedad que tiene que reencontrarse y tener un cambio cultural para que estas cosas no vuelvan a pasar”.

Se trató de la primera agresión física a un maestro por parte de padres de alumnos en lo que va de 2017. No obstante, según advirtió Iglesias en declaraciones recogidas por Subrayado, cada año además “se dan muchas situaciones de amenaza verbal” y Ademu “no para” en esos casos. La dirigente sindical además informó que la madre y el hermano de un alumno fueron procesados este sábado tras haber amenazado verbalmente a una maestra en una escuela de la capital.

Ayer por la mañana declaró ante el juzgado de Bartolomé Mitre la directora agredida, así como también otros maestros de la escuela 29 del Cerro, debido a que el caso fue denunciado a nivel penal. La comparecencia judicial de los docentes fue acompañada por una movilización del sindicato, que decidió manifestarse frente al juzgado. Para hoy se prevé que continúen las declaraciones judiciales.