Los legisladores en funciones se reunieron ayer en régimen de comisión general para recibir a representantes de los ministerios de Industria, Energía y Minería y de Economía y Finanzas, para escuchar sus justificaciones sobre el aumento de las tarifas públicas que rige desde principios de mes y su impacto en la competitividad de los sectores productivos. Se esperaba a los titulares de las carteras, pero estos enviaron a los subsecretarios Guillermo Moncecchi y Pablo Ferreri, quienes comunicaron las nuevas medidas que anunció ayer el presidente Tabaré Vázquez y explicaron a qué responden los aumentos.

“Creo que se les fue la mano”, sostuvo, en primer lugar, el senador nacionalista Álvaro Delgado ante los aumentos de las tarifas públicas informados por el Ejecutivo la primera semana de diciembre. Las de Antel y OSE subieron 6,5%, la de UTE, 3,2%, mientras que los combustibles comercializados por ANCAP se ajustaron 4,8% el gasoil y 9,8% la nafta. La inflación en todo 2017 fue de 6,55%. “Fue muy fuerte”, agregó el legislador del Partido Nacional, uno de los miembros convocantes.

Delgado sostuvo que estos incrementos “se suman a importantes cargas que ya tienen los uruguayos” e invitó a comparar “cómo queda el país respecto de la región”. “Aun más caro”, se respondió, dando cuenta de que el “objetivo fundamental” detrás de los aumentos es “la recaudación”.

En este sentido, el colorado José Amorín consideró que “la madre del borrego” es el déficit fiscal, que “es enorme y hay que achicarlo”. Dijo que, más que acabar con las políticas sociales, que “tienen más de 100 años” y cuyo “padre es el batllismo”, una respuesta de su gusto sería estimular la competitividad de las empresas públicas “como lo ha hecho el Banco de Seguros del Estado: baja los precios y mejora la calidad”.

Por su parte, Iván Posada (Partido Independiente), quien se sumó a la convocatoria cuestionando la competitividad del país, sostuvo: “Hace ya un largo tiempo que se viene generando una brecha entre el precio de los productos transables que se venden en el mercado internacional y el de los no transables”. Citando un estudio de la consultora Deloitte, el legislador contó que el indicador del tipo de cambio real, que mide la evolución del tipo de cambio y de los precios internos, está “30% por debajo de la media histórica”. Además, cuestionó que se pueda “seguir manteniendo la política monetaria” para amortiguar el valor del dólar, y propuso “ingresar nuevamente en una política cambiaria”.

Las 17 de Delgado

“Me parece que quedar en la crítica y no hacer propuestas no está bueno”, insistió Delgado mientras hacía repartir un documento en el que se listaban 17 medidas para “abatir las tarifas públicas en el corto, mediano y largo plazo”.

Las propuestas incluyeron la modificación de la financiación del Fideicomiso del Transporte Colectivo; la eliminación de los topes de deducción del IVA al gasoil; dejar sin efecto el aumento de enero del Imesi; otorgar precios diferenciales a sectores productivos; llevar la mezcla de biocombustibles a niveles mínimos legales; la separación total de la gestión administrativa, contable y operativa del negocio de cemento en ANCAP; la refinación de crudo en base a la demanda de nafta e importación de cupos de gasoil; la clausura de los negocios no centrales de ANCAP; la aceleración en la eliminación de la Tasa de Inflamables; la reducción de las tarifas de energía eléctrica en 15%; la reformulación de las tarifas inteligentes; la generación de una tarifa diferencial para riego y tambos, y la readecuación tarifaria en OSE y Antel. Además, propuso la contratación de sólo dos tercios de las vacantes generadas por jubilaciones, renuncias o fallecimientos de funcionarios públicos, una rendición de cuentas “austera” para 2018, y la reincorporación de algunos objetivos de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua, como el fomento del nivel óptimo de inversión; la libre elección de los usuarios entre los diversos prestadores y la aplicación de tarifas que reflejen los costos económicos. Por último, propuso la apertura del capital de empresas públicas al mercado de valores.

“Enfoque sistémico” de la competitividad

Al tomar la palabra, Ferreri consideró que hablar de competitividad supone un “enfoque sistémico”, ya que “para cada uruguayo la parte de su salario que destina a tarifas es distinta”. Según mostró en varias gráficas, los salarios de los uruguayos crecieron más de 60% desde 2004 hasta 2017, mientras que el crecimiento de las tarifas públicas “se ubicó por debajo o en el eje, es decir que no han aumentado o han disminuido en algunos casos significativamente en términos reales”.

Ferreri también explicó que las tarifas se ajustan en línea con la evolución esperada de sus costos: “Se toma la estructura de costos de cada empresa y se proyecta la variación esperada de los precios de cada variable, y ahí se calcula cómo incide en cada estructura”.

En el caso de UTE, la variable más relevante es el abastecimiento de la demanda de la energía eléctrica, y este se considera en términos estructurales, es decir, en un escenario de hidraulicidad media. “Ni los sobrecostos por sequía, ni los subcostos por exceso de lluvias, ni las exportaciones de energía extraordinarias se trasladan a tarifas”, precisó, dando cuenta de que la evolución de la tarifa creció en estos años por debajo del costo de abastecimiento.

El subsecretario de Economía y Finanzas también presentó una serie de medidas a implementar este año, como el descuento comercial a todos los grandes consumidores que puedan modular su producción para utilizar energía en los horarios en los que cuesta menos producirla. También habrá descuentos a industrias electrointensivas, definidas como aquellas con un consumo mayor o igual a 2,5% del valor bruto de producción anual (por más información, ver "Insatisfechos"). A mediano plazo, aseguró que se está trabajando hacia “el cambio estructural de la arquitectura energética nacional”, que implicará una tarifa de triple horario residencial, “mayor dinamismo en función de factores exógenos”, “regularización de servicios de energía eléctrica y disminuir la informalidad en su consumo, así como el 100% de alumbrado público eficiente”.

En cuanto a Antel, aseguró que duplicará la velocidad de internet por fibra óptica a partir de este año, lo que beneficiará a 650.000 hogares; también que habrá telefonía fija ilimitada y nuevos planes de internet para el medio rural. Sobre los combustibles, el subsecretario sostuvo que si bien aún existe una brecha respecto de la región, esta “se viene reduciendo”.

Por su parte, Moncecchi agregó que se está “constantemente revisando la realidad, viendo qué sucede y tomando medidas para mejorar”, aunque se apunta a cambios más estructurales “para que sean sostenibles” a largo plazo.

Delgado no quedó conforme con esas explicaciones, y finalizó considerando que es “evidente” que “estamos ante un problema”, “si no, no estaríamos acá y si no, el presidente no estaría reunido con las gremiales”. “Quizá tengamos visiones diferentes”, concluyó. En diálogo con la prensa, sostuvo que “quieren maquillar” los aumentos de las tarifas y que la situación “no tiene otra explicación”.