Una corte de apelaciones de Buenos Aires confirmó la mayoría de los procesamientos dictados por el juez Claudio Bonadio en el marco de la causa "cuadernos de las coimas", en los que se detallaban los traslados de bolsos de dinero en efectivo entre las direcciones de ex jerarcas, aparentemente para pagar coimas a cambio de contratos de obra pública con el Estado.

Entre los procesamientos confirmados está el de la ex presidenta y actual senadora Cristina Fernández, acusada de ser la jefa de la asociación ilícita que operaba en el esquema. Además de ella, se confirmaron los procesamientos, entre otros, del ex secretario de Obras Públicas José López, el ex ministro de Planificación Julio de Vido, el ex director en Planificación Roberto Baratta y quien era su chofer y el autor de los cuadernos, Óscar Centeno.

La Cámara Federal confirmó los procesamientos de varios ex jerarcas, pero dejó un mejor escenari para la mayoría de los empresarios involucrados en los casos de corrupción. Varios de ellos, como Ángelo Calcaterra, el primo del presidente Mauricio Macri, habían sido procesados como miembros de la asociación ilícita por Bonadio y ahora se les retiró ese cargo. Los empresarios que la corte de apelaciones dictaminó que sí participaron en la asociación ilícita son Carlos Wagner, ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción, y Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería. Otros empresarios, al menos siete, quedaron procesados solamente por cohecho activo.

El fallo avala el pedido de prisión preventiva para Fernández emitido por Bonadio. Cuando dictó el procesamiento, el juez consideró que tanto ella como los ex jerarcas mantienen "vínculos" con medios afines y empresarios que les permitirían "entorpecer" la investigación.

Al igual que Bonadio, la corte de apelaciones consideró que Fernández tuvo siempre "conocimiento del sistema de recaudación" y, como presidenta y jefa de los otros procesados, es responsable de haber dirigido la asociación ilícita.

La ex presidenta es actualmente senadora, por lo que está protegida por fueros y no puede ser detenida automáticamente. Ahora que se emitió este fallo, el juez Bonadio solicitará al Senado su desafuero, informaron medios argentinos.