Real Madrid finalmente concretó la venta de Cristiano Ronaldo a Juventus, en una transferencia cifrada en 100 millones de euros. Uno de los motivos que habrían llevado al astro portugués a buscar un club fuera de España es el problema que tuvo con el fisco de ese país por un caso de evasión fiscal. “Creo que si Cristiano hubiera encontrado un equipo mínimamente competitivo en Luxemburgo o en las Islas Caimán se hubiera ido para ahí, pero no fue posible. Y dentro de los países con ligas competitivas y escaso apego a las leyes, Italia representaba un mix ideal", declaró una fuente del entorno del jugador. Algunos analistas consideraron que 100 millones de euros fue un precio “excesivo” por CR7, ya que el jugador tiene 33 años. Un directivo de la Juventus negó este extremo y explicó que “los 100 millones que pagamos no fueron por Cristiano Ronaldo. De hecho, solamente pagamos diez millones por él. Los otros 90 millones fueron por su ego”. “El contrato es por cuatro años, y lógicamente sabemos que la forma física del jugador se resentirá. Pero según nuestros cálculos, con su orgullo exacerbado pasaría lo contrario, porque con las inseguridades que trae aparejada la edad seguramente se produzca una reacción en sentido opuesto”. El periódico deportivo Marca divulgó que se trata de la cifra más alta pagada alguna vez por el ego de un jugador, y no descartó que en el futuro se registre un nuevo récord, pero en este caso, de la cifra más baja, cuando Lionel Messi sea vendido por Barcelona.