El informe que presentó ayer el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed) sobre el estado de la educación en Uruguay destaca algunos avances en los últimos años, aunque también señala varios problemas, sobre todo en el nivel secundario. Wilson Netto, presidente del Consejo Directivo Central (Codicen), calificó el informe de “incoherente”. “Es un desastre desde todo punto de vista. Y no es raro que sea así, porque el Ineed está en manos de incompetentes que seguramente hicieron secundaria en liceos públicos. Así es imposible que haya estudios que tengan un mínimo nivel”, declaró. Varios miembros del Codicen pretenden que los próximos informes del Ineed sean elaborados exclusivamente por personas egresadas de liceos privados, porque consideran que sería “la única forma de garantizar que se hagan trabajos de calidad”.

Desde el Consejo de Educación Secundaria reconocieron que la situación en este nivel de la educación es “compleja”, pero ya tienen planeadas algunas estrategias para combatir la deserción. “Vamos a poner aulas camufladas a la salida de los liceos para que los muchachos no se den cuenta de que lo están abandonando. Los profesores se van a disfrazar de adolescentes y les van a enseñar historia, geografía y matemática en medio de conversaciones sobre drogas y sexo”.