Pieza a pieza, virtualmente, rincones y escenas idiosincráticas de la ciudad se suman a MonteviLego. No hay una selección previamente calculada ni un criterio turístico. Tampoco boceto ni plan. No es un emprendimiento. En su computadora, Daniel Carranza va construyendo las figuras y edificios desde el cariño hacia su entorno y de modo muy similar a cómo manipulaba las piezas de su set de Lego en la infancia. Aquel juego de niño terminó en manos de unos primos y después, lamenta, le perdió la pista, hasta que recuperó el placer de experimentar con esos pequeños ladrillitos con su hijo, y hace cuestión de dos años comenzó a probar su equivalente virtual, con Studio, un programa parecido al Autocad que utilizan los arquitectos. A fines de diciembre, aprovechando la licencia de su trabajo en una ONG, Carranza decidió subir sus creaciones a plataformas como Instagram, y la recepción no pudo ser mejor.

“Es una mezcla de íconos con cosas muy mundanas”, explica sobre un conjunto con un código indudablemente local. Sus versiones del Mercado Agrícola de Montevideo, del Mausoleo de Artigas o del Greeting Man (la estatua coreana en la rambla del Buceo) despiertan comentarios y sugerencias, igual que la reproducción de un contenedor de residuos, de un ómnibus de la línea CE1 o de la esquina de Durazno y Convención con un Jaime Roos incluido. De algún modo, esa mirada edulcorada que, entiende, forma parte del universo que propone Lego prende en la gente, y alguno ya le quiso comprar esas réplicas, pero Carranza, abierto al intercambio, les aclara que es solamente un pasatiempo, o, como figura en las cuentas de redes sociales, “amor a la ciudad traducido a ladrillitos de plástico”.

Encajar y montar

La virtualidad del proceso permite llevar a la práctica esta suerte de maquetas u homenajes. Acceder a los materiales reales sería un proyecto inviable. “No son Legos de verdad, lo hago en computadora, primero que nada porque sería carísimo tener todos los que se necesitan”, aclara. Pero los renders que logra mediante el uso de un software son bastante creíbles y, aparte de la diversión, le importa que los prototipos sean potencialmente armables, por eso vigila que guarden las proporciones (utiliza la escala de los Minifig, los muñecos Lego). Se permite, como excepción, inventar colores de piezas que no estén disponibles. Los Cuernos de Batlle, una vieja caseta de Policía, las lanchitas del Parque Rodó, un kiosco de diarios, una parada, si es reconocible, si se identifica con Montevideo, puede sumarse.

Ahora está en marcha una reproducción en ladrillitos de la plaza Cagancha con su atuendo de bombitas y banderines de carnaval, y dice el constructor que no es sencillo dar con el arco justo de los cables. Como trata de armarlos como modelos reales, que se sostengan, la dificultad a veces no viene dada por una figura singular, como la gárgola de una fachada, sino por la forma de un talón. En promedio, actualmente completa cada modelo en unas cuatro horas, cuenta. Y la cantidad de piezas utilizadas, que consta al lado de cada imagen, no guarda relación lineal con la dedicación que insume, como sí ocurre con los ladrillos físicos. Tomarle el pulso al software y su nomenclatura a veces lleva más tiempo.

Pixelfed
Instagaram


Turismo histórico y arquitectónico en Canelones

El Caminatour Centenario de Atlántida es un circuito que recorre los primeros tiempos del balneario a través de su historia, paisaje costero, arquitectura, curiosidades del edificio El Planeta y algunos ilustres visitantes. Tiene una duración aproximada de una hora y se sale los sábados y domingos a las 9.30 desde la oficina de Turismo, ubicada en Roger Balet esquina Calle 1.

Por otro lado, las visitas guiadas en la iglesia Cristo Obrero son una forma de conocer esa emblemática obra del ingeniero Eladio Dieste, declarada patrimonio mundial por la Unesco, mediante un guía que comparte su historia e informa sobre el método de construcción. Dura 45 minutos y se hace los jueves a las 15.15, 16.15, 17.15 y 18.00, y los sábados a las 15.15, 16.15, 17.15 y 18.30.

Las dos actividades son gratuitas. Por más información, dirigirse al 4372 3104 y 4372 6122, o al correo [email protected]

Viaje en el tiempo en Maldonado

La Feria Universo Medieval ocupará este fin de semana el Castillo Pittamiglio de Las Flores (Ruta 71, Maldonado) de 16.00 a 23.00. Integrará un mercado con feria temática y actividades al aire libre que comprende demostraciones de Arquería Los Fogones, oficios de la época, gastronomía y música celta junto a las producciones de los clanes Valhall, Vuelo de Cuervos y Valherjes Cruachan.

Esta edición potenciará el espacio infantil con espectáculos de magia, marionetas y kamishibai (estilo de contar de origen oriental), demostraciones circenses, una hiladora con su rueca, malabares, libros y juegos para trabajar el ingenio y el equilibrio.

Anuncian actividades como arquería, lectura de oráculos, magia, lanzamiento de hacha, cepo, demostración de luchas medievales, talleres y juegos, poetas y músicos, recreaciones históricas.

Las entradas anticipadas cuestan $ 200 hasta el día anterior y $ 250 cada jornada del evento. Están disponibles en Redtickets y en el propio castillo. Los menores de 6 años son invitados. Sugieren asistir con atuendos de la época.