En abril de 1921, en la Komedian Hauss de Viena y bajo la conducción de Jacob Levy Moreno, tuvo lugar la primera sesión pública de psicodrama. Se cuenta que había más de 1.000 espectadores en aquel primer juego dramático en el que Moreno invitaba a “ser rey” por un rato. El voluntario debía subir a escena, ocupar el sillón rojo que hacía las veces de trono, calzarse la corona y proponer medidas para sacar adelante a la nación en esos difíciles años de la posguerra. La intención del juego era mostrar que algunas cosas sólo pueden verse ocupando el lugar del otro. Desde entonces el psicodrama, una práctica limítrofe que combina las artes escénicas con la exploración de los conflictos personales y sociales, ha recorrido un largo camino.

“El psicodrama es una forma de exploración de la subjetividad humana, a la vez que constituye una propuesta de transformación social, en la medida que entiende a las personas en su despliegue vital, desde una perspectiva vincular en el mundo común”, dice el material informativo que convoca al 13er Congreso Iberoamericano de Psicodrama (CIP), que se desarrollará en forma virtual pero con sede en Montevideo entre mañana y el próximo sábado. Será la primera vez que la capital uruguaya reciba a un congreso de estas características, y se anuncia que participarán más de 300 representantes de América Latina y el Caribe, de España y de Portugal, en un evento con más de 80 actividades entre las que habrá intercambios diversos, ponencias, talleres, presentaciones de libros y manifestaciones artísticas y culturales de distinto tipo.

“El psicodrama, que tiene esa relación entre las artes escénicas, dramáticas, y las artes del alma, y la grupalidad y la comunidad, nació hace 100 años en Viena, en el clamor de entreguerras, planteando la pregunta de quién puede gobernar, y lo interesante es pensar qué nos dice esa pregunta en el presente. Nosotros lo tomamos como un gesto político de nuestra situación particular, de lo que nos concierne”, explica a la diaria Carmen de los Santos, presidenta del 13er CIP.

El encuentro, bajo el lema “Toma lugar”, se inscribe en el marco del Foro Iberoamericano de Psicodrama (FIP), un espacio “integrador y de encuentro” entre asociaciones, escuelas y grupos de psicodrama de Portugal, España, Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Paraguay y Uruguay y que se propone, desde su formación, en 1997, realizar congresos bianuales en lengua española y portuguesa. En esta oportunidad la organización corre por cuenta de Compañía Persona (de psicodrama y artes psicológicas), de Uruguay, que preside el FIP en este período.

Los interesados en participar en este encuentro, que por primera vez y debido a la situación sanitaria debió adaptarse a la modalidad virtual, todavía están a tiempo de inscribirse o consultar escribiendo a [email protected]