Tal vez no muchas personas sepan que en la Biblioteca Nacional, además de libros y manuscritos, se conservan objetos pertenecientes a figuras notorias de las letras uruguaya; entre otros, están allí una espada de Acevedo Díaz, la imprenta de José Pedro Díaz y Amanda Berenguer y el vestido de casamiento de Delmira Agustini, asesinada el 6 de julio de 1914.

Sobre esa prenda ha trabajado la fotoperiodista y artista Manuela Aldabe, que en 2017 realizó la muestra That is a woman: retratos de una ausencia y que este jueves a las 19.00 en el Centro Cultural de España presenta el libro That is a woman: el vestido de Delmira.

La obra que es el centro de la publicación consiste en la impresión, sobre papel sensible, de la luz que proyecta la prenda. Para conseguirlo, Aldabe montó una “carpa oscura” en el archivo de la Biblioteca Nacional, donde ensambló una especie de pequeño laboratorio en el que puso en contacto el vestido y el papel fotosensible. Tanto en el libro como en la exhibición lo que se nos muestra son los negativos de esas “rayografías” (impresiones que no requieren el uso de cámara), acentuando el carácter fantasmático de la protagonista, la poeta asesinada.

Aldabe ya había unido la fotografía textil y la denuncia de femicidios en la investigación Todo tu piel, en la que registró, en ámbitos íntimos, prendas pertenecientes a mujeres asesinadas por todo el país. El trabajo, que comenzó como un fotorreportaje en la revista Lento, creció hasta transformarse en una muestra que recorrió diversos puntos de Uruguay.

That is a woman: el vestido de Delmira es un libro-objeto sobrecogedor, que reúne la fascinación visual y la reivindicación de un femicidio. La publicación recoge, además de copias de los negativos, una selección de poemas de Delmira Agustini (especialmente de su último libro publicado en vida, Los cálices vacíos) y linkea a información sobre el proceso de obtención de las imágenes del vestido.