En publicaciones anteriores de #GraphForThought,1 he discutido cómo las mujeres se han visto afectadas de manera desproporcionada, por ejemplo, por el aumento de la violencia doméstica y de género y mediante una recuperación más lenta de los resultados del mercado laboral.

Esta publicación vuelve a examinar la cuestión de cómo la covid-19 ha profundizado las desigualdades de género preexistentes en el mercado laboral, pero utiliza datos adicionales sobre la composición de los hogares para explorar este tema con mayor profundidad.

Si bien América Latina y El Caribe ha logrado mejoras moderadas en los resultados del mercado laboral en las últimas décadas, la covid-19 arriesga gran parte de este progreso. De hecho, los estudios estiman que la pandemia podría retrasar la participación de las mujeres en la fuerza laboral en la región por diez años.

Una de las razones es que las mujeres tienen una tasa de participación laboral más alta que los hombres en muchos de los sectores que se han visto más afectados por la crisis, como el comercio, la educación, el trabajo doméstico y el turismo.

Otra razón es la forma en que las normas tradicionales de género han sobrecargado injustamente a las mujeres con una proporción aún mayor de trabajo doméstico no remunerado y actividades de cuidado durante este tiempo (agravado, por ejemplo, por nuevas demandas como la escolarización remota de los niños en el hogar, las responsabilidades de cuidado durante los períodos remotos o acceso reducido a servicios de apoyo de los que antes dependían, como miembros de la familia, trabajadores domésticos, escuelas o centros de atención).

La covid-19 está afectando no solo el tiempo de las mujeres (y en particular de las madres), sino también su bienestar general. Por ejemplo, un estudio que analiza los efectos de la pandemia en las circunstancias del teletrabajo en México muestra un impacto desproporcionado en el bienestar emocional de las mujeres, el agotamiento crónico de las madres que teletrabajan y la sobrecarga en las tareas del hogar y las actividades de cuidado, entre otros.

Con datos de las encuestas nacionales de hogares en Argentina, Bolivia, Chile, México, Paraguay y Uruguay, esta columna profundiza sobre el impacto de la pandemia en la recuperación de las tasas de participación laboral y de desempleo, considerando cómo esto se manifiesta de manera diferente por la composición de los hogares.

En particular, analiza el género del jefe de hogar y la presencia de niños pequeños (específicamente, la presencia de al menos un niño menor de seis años). Estas variables adicionales presentan una comprensión más matizada de cómo la covid-19 ha fomentado impactos diferenciados por género y de los padres dentro del mercado laboral.

Si bien existen algunas diferencias entre países, parece surgir una divergencia interesante entre las madres de niños pequeños que son jefes de hogar (hogares monoparentales) y las que no son jefes de hogar (hogares pluriparentales).

En general, estamos viendo que las madres solteras están experimentando tasas de recuperación del mercado laboral más rápidas que las madres en hogares con dos padres. Hay que tener en cuenta que, en América Latina, 39% de los hogares están encabezados por una mujer y 26% son hogares monoparentales en los que la jefa es una mujer (Gutiérrez, Martín y Ñopo, 2020).

Los siguientes gráficos muestran cómo se ha desarrollado esto en el contexto de la participación en la fuerza laboral (primer gráfico) y el desempleo (segundo gráfico). Ambos gráficos muestran la trayectoria del indicador tomando como base el primer trimestre de 2020, es decir, en comparación con el momento anterior a la pandemia.

Foto del artículo 'Las sanciones de género de la pandemia: El impacto desproporcionado de la covid-19 en los resultados del mercado laboral de las mujeres (*)'
Foto del artículo 'Las sanciones de género de la pandemia: El impacto desproporcionado de la covid-19 en los resultados del mercado laboral de las mujeres (*)'

Durante los primeros meses de la pandemia, todos los grupos en el análisis vieron un empeoramiento de los resultados del mercado laboral. Sin embargo, en términos de tasas de participación en la fuerza laboral, las madres en hogares con dos padres (línea roja más oscura) enfrentaron las tasas de participación en la fuerza laboral más bajas y permanecieron más atrás de los niveles prepandémicos en comparación con otros grupos al final del período de análisis. Por el contrario, las madres de hogares monoparentales (línea roja más clara) experimentaron caídas mucho más bajas y se recuperaron por encima de los niveles prepandémicos.

En términos de desempleo, mientras las mujeres en hogares monoparentales experimentaron mayores aumentos en su nivel general de desempleo que las mujeres en hogares pluriparentales, nuevamente se recuperaron más rápido a niveles prepandémicos.

¿Por qué podría estar ocurriendo esta divergencia? Si bien es probable que existan muchas razones para esto, un factor clave podría ser que las mujeres en hogares monoparentales no tienen la opción de no trabajar. Pueden ser las únicas personas generadoras de ingresos en sus hogares, que complementan con remesas, ayudas de otros hogares (por ejemplo, pensiones de divorcio) y, en menor medida, transferencias de efectivo.

Es decir, el hogar y los niños dependen de sus ingresos laborales para sobrevivir, lo que puede explicar por qué estas mujeres no se retiran del mercado laboral, sino que persisten en su búsqueda de empleo incluso en el contexto de confinamientos estrictos y destrucción acelerada de puestos de trabajo disponibles. El aumento del desempleo es, en cierto modo, la otra cara de la moneda.

Para las mujeres que viven en otro tipo de hogares (por ejemplo, biparentales), el impacto de la crisis no se ve tanto en el desempleo, sino en la disminución de la participación laboral. Una razón para explicar esto puede ser que las mujeres en hogares biparentales han tenido que hacerse cargo de las tareas de cuidado casi a tiempo completo.

Si, además, sus ingresos eran “complementarios” (es decir, el hogar tenía otro ingreso laboral relevante), y pertenecían a sectores laborales que se han paralizado (por ejemplo, turismo, comercio, etcétera), la disminución de la participación laboral es un resultado predecible. Por lo tanto, existe un comportamiento casi similar a un espejo, donde si el desempleo no aumenta, la participación laboral probablemente disminuirá.

Foto del artículo 'Las sanciones de género de la pandemia: El impacto desproporcionado de la covid-19 en los resultados del mercado laboral de las mujeres (*)'

Este tipo de impacto desproporcionado de la crisis sobre las mujeres exige que las respuestas políticas adopten un enfoque sensible al género que considere las complejidades y matices del desafío actual que enfrentamos. Al analizar las respuestas de política implementadas en ALC, según el Rastreador Global de Respuestas de Género al covid-19 del PNUD y ONU Mujeres, vemos que aproximadamente la mitad del total de la región registró 662 medidas para abordar los impactos sociales y económicos de covid-19 son sensibles al género.

Sin embargo, la gran mayoría de las medidas capturadas por GRG Tracker en relación con la seguridad económica de las mujeres se centran en la protección social. Las intervenciones sensibles al género en términos de mercados laborales y el apoyo a otros sectores relevantes de la economía, como el cuidado no remunerado y el trabajo doméstico, se han implementado en mucha menor medida.

Es fundamental que las respuestas políticas integren estas diferentes dimensiones. Por ejemplo, es importante pensar en políticas de inversión en infraestructura de cuidados que permitan a las mujeres no solo reingresar sino también prosperar en el mercado laboral.

Al mismo tiempo, las acciones políticas complementarias, como la reapertura de escuelas, son imperativas para apoyar a los millones de familias que se han visto (y siguen siendo) afectadas negativamente por cierres prolongados de escuelas. Por último, la acción política también debería centrarse en cambiar las normas sociales hacia una distribución más equitativa de las actividades de cuidado dentro del hogar.

Luis Felipe López-Calva, subsecretario general adjunto de la ONU y director regional del PNUD para América Latina y El Caribe.

(*) PNUD América Latina y El Caribe


  1. PNUD (2021). _¿No hay lugar más seguro que el hogar?: El aumento en la violencia doméstica y de género durante los confinamientos por COVID-19 en ALC. PNUD (2020). Lo que sabíamos entonces, lo que sabemos ahora: Mirando hacia atrás el covid-19 en 5 gráficos._