El Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (SIPIAV) intervino el año pasado en 4.774 situaciones de violencia hacia niñas, niños y adolescentes, según aseguró en el Informe de Gestión 2019, presentado en el marco del Día Internacional de Lucha contra el Maltrato Infantil. Esto implica la intervención en 13 situaciones de maltrato y abuso por día. Una cada casi dos horas.

La cifra representa un aumento de 16% de las situaciones respecto del año anterior. Este crecimiento “no implica un aumento de las situaciones de maltrato y/o abuso sexual hacia niñas, niños y adolescentes”, aclara el documento, “sino un aumento en la capacidad del sistema de captación, intervención y registro de los casos, lográndose la interrupción de la violencia y restauración de derechos en todos ellos”. La curva mantiene la tendencia ascendente desde 2011.

Foto del artículo 'Cada menos de dos horas se registró una situación de violencia hacia niñas, niños y adolescentes en 2019'

Más de la mitad de las situaciones intervenidas, 56%, involucraron a las niñas y las adolescentes mujeres, frente al 44% de casos de varones. “Esta brecha entre los sexos, que se mantiene en los últimos informes, permite visualizar al género femenino como un factor de mayor vulnerabilidad”, señala el texto.

La franja de edades de seis a 12 años es la que registró la mayor proporción de los casos de violencia (39%), seguida del tramo de entre 13 y 17 años (35%). En la primera infancia –de cero a cinco años–, alcanzó 17%. El SIPIAV precisa que se intervino en 400 situaciones con niñas y niños de hasta tres años, un dato que preocupa en particular “dado el alto impacto en primera infancia de las situaciones de maltrato y abuso sexual para el saludable desarrollo, pudiendo llegar a tener riesgo de vida”. “Los daños generados a partir de las violencias vividas en esta etapa suelen ser muy severos, afectando negativamente el desarrollo evolutivo de niñas y niños”, alerta.

El maltrato emocional fue el tipo de violencia más ejercida hacia infancias y adolescencias en 2019 (32%), seguido del abuso sexual (24%), la agresión física y la negligencia (22%). El SIPIAV intervino en más de 1.100 situaciones de abuso sexual en 2019: más de dos por día. En 76% de los casos, las víctimas eran niñas o adolescentes mujeres. En tanto, 90% de los abusadores fueron varones.

Por otro lado, la sistematización de la información reveló que la gran mayoría de las situaciones de violencia fueron detectadas luego de varios episodios similares, al tiempo que evidenció que nueve de cada diez de los casos fueron intervenidos en una fase “crónica de la violencia”. Esto significa que, al momento de la intermediación estatal, la violencia estaba instalada desde hacía más de seis meses.

Otro dato que mostró es que sólo 40% de niñas, niños y adolescentes logra comprender y visualizar las situaciones de violencias, y que, a mayor edad, mayor capacidad para reconocerlas y poder calificarlas. Las niñas y adolescentes mujeres fueron las que registraron un mayor grado de visualización de la violencia, lo cual tiene que ver con “la construcción de las identidades femenina y masculina hegemónicas”, plantea el SIPIAV, en una sociedad que no suele posicionar a los varones en roles de víctimas.

El informe permite conocer también cómo es el perfil de quienes ejercieron la violencia hacia niñas, niños y adolescentes el año pasado. En ese sentido, revela que 91% eran familiares directos o integrantes de su núcleo de convivencia. En la mayoría de las situaciones, el principal agresor fue el padre (38%), seguido por la madre (24%) y la pareja de la madre (15%). En la mayoría de los casos, el principal agresor fue un varón.

Foto del artículo 'Cada menos de dos horas se registró una situación de violencia hacia niñas, niños y adolescentes en 2019'

“Las cifras no están para que nos escandalicen, sino para que nos notifiquemos y actuemos en consecuencia”, aseguró durante la presentación del informe el presidente del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU), Pablo Abdala. “Estamos frente a un tema que nos interpela y nos preocupa. La violencia intrafamiliar y especialmente hacia niñas, niños y adolescentes es un aspecto que califica para bien o para mal nuestras sociedades y la respuesta que damos desde el Estado”, agregó.

Por su parte, la coordinadora del SIPIAV, María Elena Mizrahi, recordó que el sistema de protección cuenta hoy con 33 Comités de Recepción Local (CRL) y 539 técnicas y técnicos en todo el país, que se encargan de detectar e intervenir en situaciones de violencia todos los días.

El informe se realizó mediante la sistematización de datos proporcionados por los CRL, el Sistema de Información para la Infancia del INAU y el Centro Hospitalario Pereira Rossell.