Avanza la marea verde en México, que esta semana dio un paso más en la lucha por el acceso al aborto legal y seguro. El miércoles de noche, con 14 votos a favor y cinco en contra, el Congreso del estado de Colima aprobó una modificación del Código Penal local que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo durante las primeras 12 semanas de gestación. Se convirtió así en el sexto estado en hacerlo, junto con Ciudad de México (2007), Oaxaca (2019), Hidalgo (2021), Veracruz (2021) y Baja California, que aprobó una iniciativa similar hace poco más de un mes.

La reforma de la normativa introduce dos causales por las cuales las personas gestantes pueden acceder a un aborto sin ser penalizadas: “Cuando una autoridad le hubiese negado previamente la posibilidad de interrumpir su embarazo dentro del plazo de las primeras 12 semanas de gestación” y “cuando, en la prestación de los servicios contemplados en la Ley de Salud, el personal médico o de enfermería hubiese omitido informarle correcta y oportunamente a la persona gestante de su derecho a interrumpir su embarazo de manera legal y segura durante las primeras 12 semanas de la gestación”. El dictamen será incluido tanto en el Código Penal como en la Ley de Salud, según informó la agencia de noticias Efe.

Además de las causales, se agregó al artículo 30 del Código Penal una disposición que contempla la objeción de conciencia para las y los profesionales de la salud. “El médico a quien corresponda practicar la interrupción legal del embarazo y cuyas creencias religiosas o convicciones personales sean contrarias a tal procedimiento podrá ser objetor de conciencia y, por tal razón, excusarse de realizarla, teniendo la obligación de referir de inmediato y por escrito a la mujer o persona gestante con un médico no objetor”, dice el texto.

Hasta ahora el aborto no era penalizado en Colima cuando es “ocasionado culposamente por la mujer o persona gestante”, si el embarazo es resultado “de una violación o de una inseminación artificial no consentida, independientemente de que exista, o no, causa penal sobre estos delitos” y en caso de “peligro de muerte o afectación grave” a la salud de la persona gestante.

Las organizaciones que trabajan en defensa del aborto legal en México y colectivos feministas celebraron este nuevo hito. “¡Este año ha sido grandioso! Colima es la sexta entidad federativa que despenaliza el aborto voluntario durante el primer trimestre de la gestación y la primera que reconoce también a las personas gestantes”, manifestó en Twitter el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), una de las asociaciones referentes en el país en materia de derechos sexuales y reproductivos.

Fue, efectivamente, un buen año para México en esta materia. A la despenalización del aborto en tres estados en lo que va del año, se sumó además en setiembre un fallo histórico de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que declaró que es inconstitucional que las leyes de los estados establezcan la “protección de la vida humana desde la concepción”. Dos días antes, otro fallo del máximo tribunal de Justicia había declarado inconstitucional la penalización del aborto, en base a una reforma del Código Penal del estado de Coahuila. Si bien la medida afecta de manera directa sólo a ese estado, la resolución fijó un precedente histórico, ya que obliga a todas las juezas y jueces del país a fallar a favor de la voluntad de la mujer que decide interrumpir su embarazo.