La aparición de al menos dos nuevos casos positivos de covid-19 en planteles del fútbol profesional han puesto en cuestión la disputa de la fecha del Torneo Intermedio, postergada la semana pasada cuando apareció el primer positivo en Danubio, un jugador que había participado en el encuentro con Boston River. Por ese motivo ambos planteles quedaron imposibilitados de jugar el último fin de semana, y los jugadores de Danubio en cuarentena y sin entrenar los primeros días.

Desde los casos pasados se ha advertido un desacuerdo entre el protocolo aprobado para el fútbol profesional y las determinaciones ejecutivas del Ministerio de Salud Pública (MSP) con sus protocolos de acción para cualquier civil, que dispone cuarentena obligatoria para quienes hayan estado en contacto con el caso positivo. Por estas horas se espera la decisión de la Asociación Uruguaya de Fútbol según lo que determine el MSP.

Parece improbable que las autoridades de salud se salteen el protocolo de la cuarentena, lo que no quiere decir que los clubes no puedan jugar, dado que, como ha pasado en otras competiciones en otros países, pueden recurrir a jugadores que no hayan estado en contacto con los planteles cuarentenados. Ahora, ante la aparición de un nuevo caso positivo en Danubio, el Puma José Luis Rodríguez, el club franjeado queda en alerta dado que la indicación inicial del MSP de cuarentena estricta e individual, había sido modificada a principios de la semana para pasarse a vida de burbuja en un hotel, a los efectos de entrenar y mantener la forma.

A pesar de que al resto de los integrantes del plantel los exámenes les dieron negativo, es de suponer que quienes están en la burbuja no podrían participar en la competencia en estos días. Lo mismo seguramente sucederá con Plaza Colonia, cuyo plantel tendrá un hisopado general, y habrá que ver si el MSP indica que quienes han estado en contacto con el golero Nicolás Guirín deben hacer cuarentena.

Guirín contó en Derechos exclusivos que en un viaje a Montevideo –en auto y acompañado por su hermano– empezó a sentir síntomas como la pérdida del olfato y el gusto. A la vuelta a Nueva Palmira, concurrió al centro médico, quisieron despejar que fuese un caso de alergia a los plátanos capitalinos, por lo que tomó antialérgicos, y el martes se hizo el hisopado, ya con vida de cuarentena.

El hisopado del arquero palmirense fue el martes a las 19.00, y ya le entregaron el resultado positivo de covid-19. El deportista, que por haber sido operado en la mano reside en su ciudad natal y viaja semanalmente a Colonia del Sacramento, contó que sigue con una modificación del olfato –“no huelo nada”, dijo– y del gusto. Dijo que ahora quedó a la espera de los hisopados de su hermano y su madre, en una ciudad que, aparentemente con más de una cincuentena de casos simultáneos en 10.000 habitantes, no ha sido especialmente atendida.

Adrián Leites de River Plate e Yvo Calleros, Leoni Souza de Almeida y Facundo Kidd Alvarez de Plaza Colonia, el 6 de octubre, en el Saroldi.

Adrián Leites de River Plate e Yvo Calleros, Leoni Souza de Almeida y Facundo Kidd Alvarez de Plaza Colonia, el 6 de octubre, en el Saroldi.

.