Nacional emprendió vuelo hacia Ecuador. El miércoles a las 19.15 los tricolores jugarán la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores ante Independiente de Valle. El bolso no tendrá a Agustín Oliveros ni a Gabriel Neves, ambos contagiados de covid-19. Nacional ha hecho una muy buena copa, pero el antecedente cercano es la derrota del sábado, donde no jugó uno de sus mejores encuentros.

Los jugadores que viajaron y estarán a la orden son los arqueros Sergio Rochet, Guillermo Centurión e Ignacio Suárez; los defensores Paulo Vinicius, Renzo Orihuela, Mathias Laborda, Guzmán Corujo, Ayrton Cougo y Armando Méndez; los volantes Claudio Yacob, Emiliano Martínez, Rafael García, Felipe Carballo, Joaquín Trasante, Agustín González, Alfonso Trezza, Santiago Rodríguez, Ignacio Lores, Rodrigo Amaral y Gonzalo Castro; y los atacantes Brian Ocampo, Emiliano Villar, Thiago Vecino y Gonzalo Bergessio.

Gabriel Neves y Agustín Oliveros no fueron de la partida por sus contagios de covid-19.

El fin de semana

Dice Fabián Casas en su poema Pogo, que “Sacudida por el viento, la ropa colgada produce aplausos secos para nadie”. Con las banderas pasa algo parecido en la desolación del cemento del Parque Central. Nunca lo hubiésemos imaginado. En las butacas, entonces, la falta, lo que dejó de ser.

¿Será que adentro el fútbol sigue siendo el mismo? Al menos eso intentaron Danubio y Nacional, con la tabla puesta. El equipo de Leo Ramos fue un equipo serio. La noción de la lucha por permanecer quizás lo haya puesto en ese eje. No porque lo anterior a Ramos haya sido un desparpajo, sino porque la realidad institucional así lo requiere. Nacional tuvo otra vez en Gonzalo Bergessio lo excepcional. Pero no sólo por la presencia en el peligro, sino por el parlamento, por el discurso constante con el prójimo, con el otro, con el arbitro. Los partidos son diálogos de un guión que no está escrito.

Facundo Labandeira, de Danubio, y Sergio Rochet, golero de Nacional, y Alfonso Trezza, de Nacional, en la jugada del gol primer gol de Danubio, en el Gran Parque Central.

Facundo Labandeira, de Danubio, y Sergio Rochet, golero de Nacional, y Alfonso Trezza, de Nacional, en la jugada del gol primer gol de Danubio, en el Gran Parque Central.

Ambos quisieron y tuvieron. En el primer tiempo una en el travesaño de Sergio Rochet después de un tiro que parecía que sí pero no. Otra de Paulo Vinicius que rozó el hierro. Fue Facundo Labandeira, sobre el pucho del primer acto, que puso el primero de la franja tras veloz transición que abrió al local en la defensa. En la tertulia del primer tiempo se habló de tablas distintas.

En la boca del segundo tiempo Danubio besó el segundo. Casi todo lo que hizo pasó por los pies de Lucas Rodríguez. Para el gol derivó en los pies de Labandeira que aplicó lo más veloz, soltó para Santiago Paiva, Vinicius falló por cruzar la pierna lo que le permitió al delantero llegar a la última línea, definió y entre rebotes consiguió el festejo.

Ignacio Lores, de Nacional, y Leandro Sosa, de Danubio, en el Gran Parque Central.

Ignacio Lores, de Nacional, y Leandro Sosa, de Danubio, en el Gran Parque Central.

La expulsión de Mathías Laborda, que cortó un nuevo avance danubiano hacia el gol, terminó de meter al bolso en la ansiedad. Aunque en los pies de Amaral brilló una esperanza, o un sinónimo de ella. Danubio siguió creciendo. En la actividad de Javier Méndez, en el pienso de Matías Fritzler. En la velocidad de Santiago Mederos. Tuvo el tercero con Santiago Paiva que le pegó de revés pero Rochet evitó un primer final. De mano cambiada también se lo negó a Facundo Silvera que pensó que soñaba. Que Danubio no haya ganado por goleada se explicó en el uso de sus guantes.

Danubio jugó a lo Danubio. La defensa condensada, los volantes de buen pie, las transiciones rápidas, la fuerza de un cuadro histórico enmarcado en la barriada. Nacional signado por los tiempos justos de los hechos, los goles terminando un acto y en los albores del segundo, las expulsiones, los apuros. Ganó Danubio en la quinta de la paraguaya.



Mathías Laborda, de Nacional, y Santiago Mederos, de Danubio, en el Gran Parque Central.

Mathías Laborda, de Nacional, y Santiago Mederos, de Danubio, en el Gran Parque Central.

Detalles

Estadio: Gran Parque Central

Árbitros: Oscar Rojas, Gabriel Popovitz, Héctor Bergalo.

Nacional (0): Sergio Rochet; Guzmán Corujo (72’ Renzo Orihuela), Ayrton Cougo, Paulo Vinicius, Mathías Laborda; Joaquín Trasante, Emiliano Martínez, Felipe Carballo (46’ Santiago Rodríguez), Alfonso Trezza (46’ Emiliano Villar); Ignacio Lores (60’ Rodrigo Amaral), Gonzalo Bergessio (64’ Thiago Vecino). Entrenador: Jorge Giordano

Danubio (2): Salvador Ichazo; Emiliano Ancheta, Santiago Carrera, Mauricio Victoriano, Leandro Sosa; Lucas Rodríguez (80’ Pablo Siles), Javier Méndez, Matías Fritzler (90’ Cristian González), Santiago Mederos (80’ Leandro Rodríguez); Facundo Labandeira (63’ Facundo Silvera), Santiago Paiva (90’ Nicolás Prieto). Entrenador: Leo Ramos.

Goles: 44’ Facundo Labandeira (D), 47’ Santiago Paiva (D)

Expulsado: 62’ Matías Laborda* (N), 90’ Ayrton Cougo (N)

.