Es parecido pero no es igual, aunque todo termine en la misma cornisa, jugar por el descenso que jugar por la permanencia. Quizás esos conceptos hayan estado divagando en las charlas previas en la semana a un partido que parecía definitorio para ambos aunque recién arranca el Clausura, que para equipos como Boston River y Deportivo Maldonado es una bajada hasta el filo del abismo. Pero toda planificación se tuerce cuando a los 4 minutos el rival que tanto estudiaste te sacude con un gol amanecido. Es que Danilo Lerda dio rebote a una intención de Matías Rigoleto, y en la reacción Facundo Rodríguez, que no cesó de presionar a la defensa hasta que lo sustituyeron, puso el primero. Hubo algunas protestas por una acción anterior que los árbitros desestimaron. Lo que protestaban era una mano de otro de los atacantes rojiverdes, Rubén Bentancourt.

El segundo en los pies de Agustín Narduz, que encontró un rebote que se iba mansito hacia el medio de la cancha y sacó un pelotazo para nada metafórico que terminó en la red. El tercero pudo haber llegado sobre el final de la primera parte pero como si de agitar televidentes se tratase, se hizo desear hasta empezada la segunda etapa. Fue Nicolás Barán quien conectó un centro medido y empezó a liquidar el partido. Deportivo Maldonado, desconcertado, buscó en la habilidad de Maxi Cantera, que contó en el segundo tiempo con la presencia del gran delantero Federico Rodríguez, pero el cuarto gol, hasta con cierto merecimiento, llegó tras una popular pared que ensayó Rigoleto para quedar de cara y definir como sabe, como ha demostrado con los varios colores que viene vistiendo.

El equipo de Juan Tejera, mandado a hacer para estas instancias, respiró y procuró la seriedad que amerita los puestos que disputa. Sabe que en adelante todos serán puntos de esta estirpe. Encontró en sus jugadores la respuesta que buscaba, que se hacía esquiva y entonces mira el horizonte conociendo el paño de despertares y resurrecciones. En cambio, el equipo fernandino, hundido en el vestuario, deberá pensar cómo desde lo anímico puede revertir la difícil instancia de los últimos puestos. El quinto gol fue de Diego Romero, que había entrado por Nadruz, una vez que el partido se fue liquidando. Lo festejó con la emoción propia de revanchas colectivas, personales, cercanas. Fue victoria del equipo del barrio Simón Bolívar sobre el Depor Maldonado en el estadio Centenario.

Detalles

Estadio: Centenario

Árbitros: Daniel Fedorczuk, Mathías Muniz, Javier Irazoqui.

Boston River (5): Gonzalo Falcón; Leandro Lozano (77’ Diego Gurri), Carlos Valdez, Nicolás Barán, Pedro Silva Torreón (77’ Luciano Olaizola); Agustín Nadruz (77’ Diego Romero), Wiston Fernández, José Alberti; Facundo Rodríguez (67’ Enzo Larrosa), Matías Rigoleto, Ruben Bentancourt (73’ Matías Sosa).

Entrenador: Juan Tejera.

Deportivo Maldonado (0): Danilo Lerda; Matías Tellechea, Gastón Pagano, Nicolás Olivera, Facundo Tealde; Maximiliano Cantera (73’ Eduardo Darias), Sebastián González, Mariano Bogliacino (73’ Lucas Núñez), Ignacio Nicolini (46’ Federico Rodríguez); Rodrigo Muniz (83’ Alex De Freitas), Facundo Batista (82’ Alexander González).

Entrenador: Francisco Paladino.

Goles: 4’ Facundo Rodríguez (BR), 29’ Agustín Nadruz (BR), 61’ Nicolás Barán (BR), 72’ Matías Rigoleto (BR), 89’ Diego Romero (BR).

Rubén Bentancourt y Agustín Nadruz, de Boston River, tras el gol de Nadruz a Deportivo Maldonado, en el estadio Centenario.

Rubén Bentancourt y Agustín Nadruz, de Boston River, tras el gol de Nadruz a Deportivo Maldonado, en el estadio Centenario.

Foto: Ernesto Ryan

.