Fue un partido en que el local salió con todo y, empujado por el público, rápidamente sacó ventaja por sobre el oriental. Tranquilo y confiando en su juego, Cuevas fue entrando en ritmo y de esa manera no sólo recuperó el saque perdido, sino que volvió a quebrar y cerrar de buena manera, por 6-3, el primer parcial.

Con la ventaja Cuevas no hizo más que ganar en confianza y para el segundo y tercer set la tónica no cambió en lo más mínimo, ya que el uruguayo jugó con gran solidez, concentrado, y mantuvo su ritmo durante el resto del encuentro, sumado a que Pouille no logró en ningún momento levantar su nivel.

De esta manera, Cuevas, cerró con contundencia el partido en su favor por 6-3, 6-1 y 6-3. Varios fueron los puntos a favor para que el salteño se quedara con el encuentro, entre ellos haber aprovechado 6 de 16 chances de quiebre, haber impactado 38 tiros ganadores y haber cometido 24 errores no forzados, para sumar un total de 101 puntos ganados sobre 65 de su rival.

Con este resultado Cuevas vuelve a redondear una gran actuación, sumada a la de las semanas previas en Ginebra y Belgrado. Ahora espera el rival para la segunda ronda, que saldrá del encuentro entre Novak Djokovic y Tennys Sandgren.

Otra vez será

Por otro lado, Ariel Behar y Gonzalo Escobar no pudieron frente a los novenos favoritos del torneo, la dupla europea compuesta por el alemán Kevin Krawietz y el rumano Horia Tecau. En un partido más que parejo, el resultado fue 6-3, 3-6 y 7-6 en favor de los europeos. Una lástima no haber podido plasmar el gran momento que están atravesando Behar y Escobar en el Grand Slam parisino.

En otros resultados, el cuadro de caballeros nos ha dado pocas sorpresas. Una de ellas fue la derrota del ruso Andrey Rublev a manos del alemán Jan-Lenard Struff en cinco sets por 6-3, 7-6, 4-6, 3-6 y 6-4 y la otra fue la enorme victoria del español Pablo Andújar sobre el austríaco Dominic Thiem, también en cinco sets y con el condimento de haber dado vuelta por primera vez un score adverso, cuando Thiem ganaba 6-4 y 7-5. Parecía que era un trámite más, pero el español tuvo una reacción espectacular y se llevó el encuentro en los siguientes tres parciales por 6-3, 6-4 y 6-4 en el triunfo más importante de su carrera.

Las damas sí nos vienen demostrando lo parejo que está todo, ya tenemos varias favoritas por el camino cuando solamente se ha disputado la primera ronda. Las encargadas de estas sorpresas son, entre otras, Anhelina Kalininia, de Ucrania, que eliminó a la ex número uno del mundo y ganadora de tres Grand Slam Angelique Kerber.

Otra que se robó los aplausos fue la eslovena Tamara Zidansek, que le ganó a la canadiense Bianca Andreescu por 6-7, 7-6 y 9-7; otra ucraniana, Marta Kostyuk, dejó por el camino a la campeona en 2016 y también ex número uno del mundo, la española Garbiñe Muguruza, por un más que contundente 6-1 y 6-4.

Estas victorias sumadas a las bajas de Osaka y Kvitova han abierto la cancha y las favoritas ya no son tan favoritas.