Por la sexta fecha del Apertura, Liverpool rompió la mala racha. Hacía rato que no podía conseguir la victoria, pero al final llegó. Fue 1-0 con un solitario gol de Alan Medina. Qué digo gol, recontra gol.

1. Rústico

Lejos del fútbol fluido, el juego del primer tiempo fue más bien cortado. Hubo más piernas fuertes que moñas, más pelotas bombeadas que toques en corto o paredes, más jugadores golpeados en el piso que en posición de gol. Mandó la planificación cerrada y eso tuvo su explicación: Liverpool quiso pero no pudo; Rentistas se preocupó más por cortar y cerrar caminos que por mirar el arco rival.

También hubo más amarillas que chances de gol. No hace falta explicar eso. Las insinuaciones estuvieron del lado del local. Gonzalo Carneiro tuvo dos, Thiago Vecino una clarísima. En las tres ocasiones pasó lo mismo: malas definiciones por falta de confianza. Vecino, en la suya, prefirió pararla antes que pegarle de aire y lo comió el arquero. A Carneiro le preocupó más el perfil que patear y también lo comieron, en esos casos los defensas. Con confianza en ellos la cuestión pudo haber sido otra.

La galleta se rompió en el final. Liverpool había tenido varios tiros libres a favor pero no había aprovechado ninguno. El más esquinazo, parecido a córner corto desde la izquierda, Medina engañó a todos: el tiro, que parecía centro al segundo palo, tuvo una comba perfecta y se metió en el ángulo, pelota imposible para Sebastián Fuentes.

Thiago Vecino, de Liverpool, y Gonzalo Godoy, de Rentistas, este domingo en Belvedere.

Thiago Vecino, de Liverpool, y Gonzalo Godoy, de Rentistas, este domingo en Belvedere.

Foto: Ernesto Ryan

2. Otra historia

El gol obliga. Cuando todo se pone jodido es cuando hay que poner. Con el marcador abajo Rentistas salió más decidido en ataque para el segundo tiempo. Le costó agarrar la bola, porque Liverpool en los primeros minutos manejó los tiempos y estuvo cerca de meter el segundo gol, pero cuando la tuvo Rentistas fue más directo, vertical.

Antes de atacar, el primer plan de los bichos colorados fue cortar todo circuito de juego que empezara en los pies de Hernán Figueredo. Lógico, hay que encerrar a los que saben si se quiere tener la bola. Rentistas lo hizo bien y, desde ahí, empezó a proyectarse.

Por una banda y por la otra, el Renta fue metiendo contra su arco a Liverpool. El negro, curiosamente, se replegó. Tal vez haya sido una medida para reforzar su falta de confianza después de tantos puntos perdidos, en el Apertura y en la Libertadores. Tanto se cuidó el cuadro de Belvedere, que su DT, Jorge Bava, decidió armar una línea de cinco. Con eso logró trancar tantas subidas de Rentistas, aunque los centros aéreos no pararon de caer cerca de Sebastián Britos.

Así, con esa fórmula, Rentistas tirado arriba y Liverpool defendiendo con uñas, dientes y cabeza, el juego fue diluyéndose. El marcador quedó igual. Festejaron los negros

Alan Medina, de Liverpool, y Gonzalo Godoy, de Rentistas, este domingo en Belvedere.

Alan Medina, de Liverpool, y Gonzalo Godoy, de Rentistas, este domingo en Belvedere.

Foto: Ernesto Ryan

Detalles

Estadio: Belvedere

Árbitros: Pablo Giménez; Carlos Barreiro y Javier Irazoqui

Liverpool (1): Sebastián Britos; Gastón Martirena, Ignacio Rodríguez, Gonzalo Pérez (46’ Alex Prado) y Agustín Cayetano; Lucas Lemos, Fabricio Díaz (80’ Gastón Pérez), Pablo González (69’ Federico Pereira); Alan Medina, Thiago Vecino y Gonzalo Carneiro (46’ Hernán Figueredo). Entrenador: Jorge Bava.

Rentistas (0): Sebastián Fuentes; Lucas Couto (59’ Nicolás Fernández), Alexis Rolín (lesionado, 24’ German Gabriel), Gonzalo Godoy, Matías Silvera, Francisco Duarte (43’ Nicolás Prieto), Jim M Varela, Luca Guichón, Baltasar Barcia, Franco Pérez (59’ Alan Acevedo) y Juninho Rocha. Entrenador: Marcos Villano.

Goles: 45’Alan Medina (L), de tiro libre.