Se realizó este fin de semana en la pista de atletismo del parque Batlle el Campeonato Nacional 2022. Fueron en total 180 varones y 133 mujeres que compitieron en todas las pruebas. Defensor Sporting fue el club más laureado, con 30 medallas, seguido de Peñarol, con 25, y Maldonado, con 13.

Gonzalo Gervasini (i), en los 800 metros masculinos

Gonzalo Gervasini (i), en los 800 metros masculinos

Foto: Ernesto Ryan

El sábado, Manuela Rotundo y Lautaro Techera mejoraron el mismo día el récord nacional de lanzamiento de jabalina en mujeres y hombres, respectivamente. Rotundo lo hizo con un registro de 53 metros y 87 centímetros, y ya parecen lejanos, aunque fueron hace unos meses, aquellos días en los que intentaba por todos los medios el 50,50 metros que le permitiera clasificar al Mundial sub 20.

“Me siento muy contenta por este nuevo récord”, dijo Rotundo a la diaria este domingo, cuando retornaba a su hogar en Paysandú. “Hicimos un arranque de temporada muy bueno. Venimos mejorando las marcas en cada competencia y eso era uno de los objetivos principales; no sólo mejorar las marcas, sino la técnica de lanzamiento”, resaltó.

Juan Martín Rivero, en salto con garrocha.

Juan Martín Rivero, en salto con garrocha.

Foto: Ernesto Ryan

Además de clasificar al Mundial de su categoría dando ventaja de edad –ella tiene 17 años–, en este arranque de temporada logró clasificar al Iberoamericano de mayores, que será en Huelva, España, en mayo. “Es la próxima instancia internacional que tengo y me va a servir mucho para agarrar competencia. Va a haber un muy buen nivel”, contó la sanducera, que también estará en el Panamericano sub 20, el Sudamericano sub 23 y los Juegos Odesur en Paraguay. “Este año está movido y va a haber muy buenos torneos. Esperemos mejorar y tener muy buenos resultados en todo lo que queda por delante”, valoró.

Techera, por su parte, registró 70,67 metros y superó la barrera de los 70 metros por primera vez en su carrera. “Sinceramente nos lo esperábamos, porque fueron largos meses de entrenamiento y era una marca que tenía en la punta de los dedos. Hace mucho tiempo estaba en 65, 68, pero no alcanzaba los 70. Capaz que los crucé por 67 centímetros, pero ese es el logro”, dijo, satisfecho, el mercedario a la diaria.

Clarisse Bermœdez, en 5000 metros femeninos.

Clarisse Bermœdez, en 5000 metros femeninos.

Foto: Ernesto Ryan

“Hace un mes y medio que estoy viviendo en Montevideo. Aposté lo poco o mucho que tenía para que no sea sólo entrenar y competir, que también haya un respaldo educativo haciendo la Licenciatura en Educación Física”, explicó sobre este momento de su vida.

Techera está orgulloso de sí mismo, de su superación, de su lucha. Y no únicamente referida al atletismo. Su situación económica es complicada y, pese al apoyo continuo y sostenido de su familia, también se revuelve para encontrar oportunidades. “Me caracterizo por ser una persona que no se sienta a esperar la ayuda de los demás. Si viene, genial, pero mientras tanto se pelea y se trata de superarse”. Por eso este mismo fin de semana, además de competir, armó un puesto en la pista para vender tortas. “Te soy sincero: en el momento que estaba lanzando, estaba pensando si llegaba a fin de mes”. Clasificó al Iberoamericano absoluto y al Sudamericano sub 23, que será en Cascavel, en el estado de Paraná, Brasil. Observando sus resultados, Techera entiende que “tan mal encaminado no está”.

Millie D’az, en salto triple.

Millie D’az, en salto triple.

Foto: Ernesto Ryan

Además, el domingo Sofía Ingold, representante de Defensor Sporting de 16 años de edad, consiguió la mejor marca sub 18 en la historia del heptatlón femenino celeste. Lo hizo con 4.274 puntos.

Corrieron juntas

Una de las notas destacadas del fin de semana fue el trabajo conjunto que María Pía Fernández y Déborah Rodríguez realizaron en la prueba de 1.500 metros. En ella, la especialidad de Fernández, la oriunda de Flores se consagró nuevamente campeona nacional, con un registro de 4 minutos, 18 segundos y 15 centésimas. “Me quedé muy conforme la verdad; si bien está un poco lejos de mi mejor marca, el año recién está empezando y es un buen puntaje de cara a la clasificación al Mundial”, resaltó Fernández, que con este primer puesto sumó para el ranking clasificatorio.

Durante las primeras tres vueltas de la carrera, la líder fue Rodríguez, que no finalizó la competencia, porque así estaba previsto. Su participación simplemente fue estratégica, para ofrecerle a Fernández una “liebre”, una corredora de su nivel que le marcara el ritmo durante gran parte de la prueba. “Lo de Déborah fue un gran gesto, yo necesitaba hacer una buena carrera de cara a juntar puntos para la clasificación al Mundial y me dio una mano con eso”, valoró la trinitaria. “Estas últimas semanas estuvimos coordinando varios entrenamientos de calidad, con el objetivo de mejorar ambas en nuestras respectivas distancias”, contó. Rodríguez es especialista en 800 metros, pero no salió a la pista en esa distancia durante este Nacional. En cambio, junto con su colega, ambas olímpicas, ofrecieron un momento de esos que un puñado de espectadores presentes recordará como ejemplo de cooperación y trabajo colectivo: sumaron fuerzas para llegar más lejos.