Con la derrota ante Olimpia en Asunción del Paraguay, Peñarol quedó último en el grupo G, con 3 puntos, y dejó muy comprometida su aspiración de avanzar a octavos de final de la Libertadores. El triunfo de Colón de Santa Fe sobre Cerro Porteño dejó a santafesinos y azulgranas en la primera colocación con 7 unidades, Olimpia se fue a 5 y los carboneros quedaron muy incómodos con 3. El gol del partido fue en la primera parte y su autor fue Saúl Salcedo, de cabeza.

De arriba

Todas las pistas, la experiencia, el desarrollo, el presente, nos llevaban en el Defensores del Chaco a un solo destino: el gol de Olimpia. Es lo que le pasa a uno habiendo visto cientos de partidos de fútbol o apenas una decena, cuando un equipo ataca y machaca, el golero vuela de palo a palo y la saca una y otra vez, y cuando no la saca, pega en el palo o la limpia alguien de la línea.

¿Ustedes vieron lo que pasó en Asunción ayer después de los 20’ del primer tiempo? Seguro que era de las que esperaban que cayera el gol de los de camiseta blanca con una franja negra. Y así a los 32 minutos fue cuando Olimpia abrió el marcador con gol de Saúl Salcedo. Llegó en un cabezazo de un córner, lo que denota una falla en la acción de marca, más allá del acierto de Salcedo para conectar.

Pero antes del córner había llegado el elenco olimpista por afuera, y también con pelotas en profundidad. Se veía venir.

Se veía venir tal vez de la misma manera en que los hinchas aurinegros hicieron fuerza para que se viera en los primeros 15’ cuando los de Mauricio Larriera no pudieron aprovechar un par de fallas de los guaraníes, cuando Ignacio Laquintana pudo dejar el surco por derecha. Pero no, el de Peñarol no llegó, y Olimpia se fue armando bien, ganando la mitad de la cancha donde Damián Musto no pudo hacer pie jugando de eje único detrás de Walter Gargano, y donde la última línea se vio superada cuando Olimpia le jugaba en largo.

La oncena carbonera elegida por Larriera, con tres centrales en la línea de cuatro (Cachila Arias jugó de lateral derecho), le quitó proyección ofensiva por esa franja, mientras que por izquierda, con Juan Manuel Ramos, lo que le faltaba era auxilio, entonces tampoco había demasiada proyección, por ausencia de relevo en la marca.

Buscó Peñarol llegar al empate, pero se fueron al vestuario sin soluciones ni para el resultado ni para el juego.

Ignacio Laquintana, de Peñarol, e Iván Torres, de Olimpia,  en el estadio Defensores del Chaco.

Ignacio Laquintana, de Peñarol, e Iván Torres, de Olimpia, en el estadio Defensores del Chaco.

Foto: Norberto Duarte, Afp

Nada cambió

En el segundo tiempo Larriera dio ingreso a Máximo Alonso para quedar con mayor poder ofensivo por ambas bandas. El argentino Federico Carrizo no había podido desequilibrar.

Minutos después de comenzado el complemento, Larriera volvió a meter mano, esta vez en el medio, para colocar a Rodrigo Saravia por Gargano. Hay 16 años de diferencia entre ambos mediocampistas, pero ello no siempre funciona como respuesta futbolística.

No logró recomponer caudal ofensivo el equipo uruguayo y con el pasar del tiempo, y necesitado de sumar, Larriera decidió que ingresaran Mathías Aguirregaray y Agustín Álvarez Martínez por Elizalde y Musto, y quedó con un equipo desequilibrado, con varios jugadores de ataque.

Siguió inconexo y chueco en la creación. Muy desconectado, y lleno de frustraciones. O tal vez era una impresión de aficionado al ver que no podía ante un rival que tampoco hacía casi nada.

Fue malo el partido de Peñarol, de los peores, y no pudo concebir ni una jugada de gol. Ninguna le quedó. Ni un ollazo pudo meter, ni un óbol al área. Nada. Y contado así, es tan doloroso como que pase en la cancha, en un partido fundamental para seguir mirando para adelante.

Detalles

Copa Libertadores 2022 – Grupo G
Estadio: Defensores del Chaco
Árbitros: Anderson Daronco, Danilo Manis y Rafael Silva (Brasil)

Olimpia (1): Gastón Olveira; Luis Zárate, Saúl Salcedo, Mateo Gamarra; Sergio Otálvaro, Marcos Gómez, Richard Ortiz (65′ Hugo Quintana), Iván Torres (78′ Víctor Salazar), Jorge Recalde (19′ Fernando Cardozo); Guillermo Paiva (78′ Walter González) y Derlis González. Entrenador: Julio César Cáceres.

Peñarol (0): Kevin Dawson; Ramón Arias, Hernán Menosse, Edgar Elizalde (68′ Matías Aguirregaray) Juan Manuel Ramos; Damián Musto (68′ Agustín Álvarez Martínez), Walter Gargano; (53′ Rodrigo Saravia), Ignacio Laquintana (84′ Lucas Viatri), Pablo Ceppelini, Federico Carrizo (46′ Máximo Alonso); Ruben Bentancourt. Entrenador: Mauricio Larriera.

Gol: 32’ Saúl Salcedo (O).