Cuando los casos de coronavirus comenzaron a dispararse y muchos intentaron hacer que el presidente Luis Lacalle Pou aceptara su responsabilidad, el presidente sorprendió a muchos echándole la culpa a la ciudadanía. Según el mandatario, la situación actual es consecuencia de que la gente hizo un mal uso de la “libertad responsable”, algo que es compartido por grandes sectores de la población. Ante el éxito de esta estrategia, ahora Lacalle Pou está considerando la posibilidad de aplicarla ante otros problemas del país. “El presidente cree que si logró desviar las acusaciones por el manejo catastrófico de la pandemia hacia la población, puede hacer lo mismo, por ejemplo, con la inflación. Sería algo así como ‘si la gente insiste en comprar cosas y de esa manera presionar los precios al alza, el gobierno no puede hacer nada’. Yo creo que puede andar”, relató un asesor del mandatario.

Pero el área económica no sería la única en que se aplicaría la “libertad responsable”. El asesor consultado citó otros ejemplos, como el de la vivienda. “En este caso sería ‘si la gente se va a vivir a la calle en lugar de comprarse una casa, el gobierno no puede hacer nada’”. En el caso del deporte, la idea del mandatario sería responsabilizar a la población por eventuales fracasos del deporte nacional con el argumento de que si todos los ciudadanos pusieran a sus hijos a entrenar, tendríamos mejores atletas.