El director general para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Cai Wei, y otros funcionarios del gobierno del país asiático visitaron Uruguay entre el fin de semana y el lunes en el marco de una gira regional que continuará en Argentina. La idea del viaje fue avanzar en las conversaciones para firmar un tratado de libre comercio (TLC), cuyo estudio de factibilidad terminó semanas atrás.

Las reuniones oficiales iniciaron el lunes temprano en el Palacio Santos, sede de la cancillería, donde Bustillo y Cai Wei tuvieron “una muy amable y detallada conversación”, según consta en un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores. “La posibilidad cierta de arribar a un TLC entre ambas naciones sin duda formó parte del intercambio mantenido”, se aclaró en el mensaje difundido.

“Ambos jerarcas se mostraron muy satisfechos con el nivel ya alcanzado en el comercio bilateral y confiados en que se cuenta con muy amplio espacio para que su alza continúe”, se agregó por parte de la cancillería uruguaya. El comunicado finaliza con la información sobre que Cai Wei comunicó que “apenas superada” la pandemia en China “esperan recibir” a Bustillo, “como preparatoria” de una visita posterior “que prevé realizar el presidente de la República, Luis Lacalle Pou”.

Luego de la reunión en el Palacio Santos, ambos se trasladaron a la Torre Ejecutiva, en donde se sumaron a las conversaciones el secretario de Presidencia, Álvaro Delgado, y la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche. A la salida de ese encuentro, tanto Bustillo como Cai Wei dieron sendas conferencias de prensa.

El jerarca uruguayo dijo que lo que “más importa” de estas reuniones es “el acuerdo de libre comercio” y por tanto se empezó “el trabajo de cara a concretar un cronograma para avanzar definitivamente y terminar de celebrar” el convenio. Para ello, “se conformó un muy buen equipo de trabajo”, sostuvo, que tendrá como “jefe negociador” a Fernando López Fabregat –jefe del gabinete del canciller–, quien ya se comunicó con su contraparte “para fijar” el calendario.

Consultado sobre la posible inclusión de otros países miembros del Mercosur en las conversaciones y por los reparos de Argentina y Paraguay a que Uruguay negocie de forma individual, Bustillo respondió: “Nosotros vamos a seguir negociando”. Sin embargo, indicó que se augura “que en algún momento el resto de los países miembros del Mercosur se van a sumar en esas negociaciones” y que se vio “un primer avance” del presidente argentino, Alberto Fernández, quien mostró interés por dar este paso durante la pasada cumbre del bloque regional desarrollada la semana pasada.

A su turno, y por medio de una traductora, el representante chino dijo que su país es un “firme partidario del libre comercio” y que “está dispuesto a negociar y suscribir un TLC con todos los países interesados”. Por tanto, señaló que China “está abierta a la cooperación tanto con el Mercosur en conjunto como con el país miembro en particular”, en referencia a Uruguay.

Francisco Bustillo, en Torre Ejecutiva

Francisco Bustillo, en Torre Ejecutiva

Foto: Ernesto Ryan

No obstante, señaló que esto es bajo la “premisa” de “la no interferencia en los asuntos internos del Mercosur”, ya que, “igual que Uruguay, Brasil y Argentina también son buenos amigos de China”. “Esperamos que las partes del Mercosur puedan negociar de manera amistosa entre sí a fin de crear un mejor entorno para la cooperación de libre comercio chino-uruguaya”, apuntó el jerarca.

Las posiciones dentro del FA

Luego, todos los funcionarios chinos se trasladaron al Palacio Legislativo para reunirse con el Grupo de Amistad Interparlamentario Uruguay-China, integrado por diputados y senadores de varios partidos. Uno de ellos es el senador del Frente Amplio (FA) Alejandro Sánchez, quien declaró a la diaria que el encuentro fue “muy protocolar”.

En su opinión, “China es un socio muy importante, y Uruguay tiene que seguir abriéndose al mundo para ubicar de mejor manera su producción”. Igualmente, desde el FA se está “reclamando” conocer el estudio de factibilidad hecho entre ambos gobiernos, ya que “los TLC no son malos ni buenos en sí mismos, lo que hay que analizar son las potenciales oportunidades que se le pueden generar al país con un tratado de esa naturaleza y cuáles son los riesgos”, es decir, quiénes son “los ganadores” y “los perdedores”. En este sentido, Sánchez aseguró que conocer el documento es “lo primero que hay que hacer para dar una discusión seria”.

También consideró relevante “la etapa de negociación”, en la que el país debe definir “cómo protege determinadas áreas para que se reconviertan”. Para Sánchez, “es mejor que Uruguay pudiera negociar un TLC con China en el marco del Mercosur”, porque hacerlo de forma individual “puede tener varios riesgos”. “No podemos quedar solos” en el bloque, en contra de la opinión de Argentina y Paraguay, continuó Sánchez, “porque Uruguay coloca mucha de su producción con valor agregado en la región” y quedar aislado “podría poner en riesgo a los sectores industriales”.

“Tratar de que haya una negociación del Mercosur con China sería muy bueno, y si eso no es posible, hay que intentar que el Mercosur nos permita tener un acuerdo con China, y eso implica tener una estrategia negociadora tanto hacia China como hacia el Mercosur”, apuntó el senador del FA.

Otra referente del FA que opinó del asunto en las últimas horas fue la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, en diálogo con el programa radial Informativo Sarandí. Allí dijo que “sería un golazo” firmar un TLC con China siempre y cuando el tema sea “tratado con cuidado”. Apuntó principalmente a dos asuntos: que “no se puede dar un golpazo en el Mercosur” y, por tanto, “lo ideal sería que fuera un proceso llevado más o menos en conjunto” dentro del bloque; y que debe convocarse a “un diálogo nacional” que incluya a las cámaras empresariales, las pymes, los partidos políticos, el PIT-CNT y la Universidad de la República. “Hay que ser obsesivos con el diálogo con Brasil, Argentina y Paraguay y también acá, en casa”, sostuvo Cosse.

También opinó al respecto el intendente de Canelones, Yamandú Orsi, en una entrevista con Nada que perder de M24. Sostuvo que al no saber “qué es lo que dice” el estudio de factibilidad, no puede “opinar sobre cómo viene el tema con China”, aunque apuntó que no se imagina “un Uruguay separado de la región”. “Lo que sí es cierto es que todo TLC trae dolores y heridas, eso hay que revisarlo bien”, continuó el jefe comunal canario, y sostuvo que los acuerdos que se hagan “con países como China es difícil imaginarlos extrarregión”.

Senador blanco recibió en campo de Florida a Cai Wei

La visita de Cai Wei tuvo como una de sus primeras paradas un campo de Florida, en el que fue recibido el fin de semana por el senador del Partido Nacional Sebastián Da Silva, quien invitó a la delegación a “comer un asado”.

Da Silva dijo a la diaria que les hizo ver a los funcionarios chinos “la calidad de la tierra negra uruguaya” y les dejó “una comparación en términos automovilísticos” sobre el ganado: “Nosotros no producimos V8 sino Tesla, autos de alta gama, sofisticados, que dan excelencia y cuidado ambiental”.

Según dijo Da Silva, en el correr del día “se habló de negocios y política”, incluidas, entre otros temas, “las ventajas de un TLC”; pero también le solicitó a la delegación china que habilite –antes de la firma del acuerdo, que puede demorar meses o años– la importación de “mondongo, lengua, caballo deportivo, sorgo y carne de pollo” proveniente de Uruguay, productos que están a la espera del permiso sanitario. Sostuvo que de conseguirse esas habilitaciones, tendrían “un impacto inconmensurable” en la producción uruguaya. En esta línea, aseguró que “es claro que hay un acercamiento” comercial entre ambos países.