El principal objetivo de la estrategia desplegada por el Ministerio de Salud Pública (MSP) es achatar la curva del crecimiento de casos de Covid-19, que es lo que ha provocado la saturación del sistema de salud en países como Italia y España. Jorge Facal, infectólogo y director de Clínica Médica I del Hospital Maciel, y Julio Vignolo, epidemiólogo y director de la Cátedra de Medicina Familiar y Comunitaria de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, integran el Comité de Gestión de Crisis Covid-19 del MSP y expusieron este miércoles sobre las características del virus y de la estrategia del gobierno.

Este miércoles se informó que había 79 casos confirmados y, según dijeron, buena parte de ellos estaba vinculada al foco inicial. “No tenemos todavía la evidencia científica de que haya múltiples focos, quizás esté ocurriendo”, aclaró Facal, quien advirtió que “no hay duda de que el número de casos va a ir aumentando”. Vignolo recalcó que “lo fundamental, aparte de la cuarentena, el aislamiento y la preparación del sistema sanitario, es el distanciamiento social”. “Evitar aglomeraciones, lo que está ocurriendo con el sistema educativo, con los vuelos, con los shopping centers, evitar todo tipo de contacto y agrupamiento social mediante el distanciamiento. Esto no es caprichoso. Es uno de los elementos básicos que han permitido que esa curva que crece exponencialmente se aplane en forma muy importante con ese distanciamiento social, sumado a los otros elementos precautorios”, agregó.

El epidemiólogo Julio Vignolo, director de la Cátedra de Medicina Familiar y Comunitaria de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República e integrante el Comité de Gestión de Crisis Covid-19 del MSP.

El epidemiólogo Julio Vignolo, director de la Cátedra de Medicina Familiar y Comunitaria de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República e integrante el Comité de Gestión de Crisis Covid-19 del MSP.

Foto: Ernesto Ryan

La estrategia del MSP prevé tres niveles de respuesta: el primero consistió en evitar el ingreso del virus y quedó atrás el viernes, cuando se conocieron los primeros cuatro casos; el segundo es de transmisión local, que es lo que está ocurriendo; al tercero se llegará si hay transmisión sostenida en la comunidad. Vignolo sostuvo que la respuesta multisectorial que se ha dado “es como si estuviésemos en el tercer escenario, algo que creo muy importante, porque se tomaron medidas por encima del segundo escenario, por precaución”.

Análisis confirmatorios

Facal informó que existen dificultades para establecer la confirmación diagnóstica del SARS-Cov-2, que es como se llama el virus, debido a dificultades logísticas y de recursos humanos. Dijo que al lunes 16 el laboratorio del MSP había recibido unas 400 muestras, de las cuales sólo había podido procesar cerca de 10%, y que de las 30 muestras procesadas “prácticamente la mitad fueron positivas”. Ese laboratorio procesa entre 80 y 100 muestras por día y pronto podrá duplicar el procesamiento, a lo que se sumará lo que puedan hacer los prestadores privados. Aun así, Facal expresó que será “imposible confirmar todos los casos”.

El plan de respuesta del MSP es claro al decir que cuando el virus tenga una expansión sostenida a nivel comunitario no se harán análisis confirmatorios a todos quienes se presenten como casos sospechosos, sino a quienes presenten cuadros más graves. Esto se debe a que el tratamiento para Covid-19 es idéntico al de otras gripes: reposo.

El infectólogo Jorge Facal, director de Clínica Médica I del Hospital Maciel e integrante del Comité de Gestión de Crisis Covid-19 del MSP.

El infectólogo Jorge Facal, director de Clínica Médica I del Hospital Maciel e integrante del Comité de Gestión de Crisis Covid-19 del MSP.

Foto: Ernesto Ryan

“En la medida en que el virus esté circulando a nivel comunitario, tenemos que virar del diagnóstico confirmatorio mediante laboratorio a un diagnóstico clínico porque nuestro sistema de vigilancia tiene que dedicarse a otra cosa, a la profundización de puestos centinelas para saber si tenemos más focos que están surgiendo en distintas partes del país, y ver todo el tema de las enfermedades respiratorias agudas en mayor magnitud”, expresó Vignolo. Agregó que “estamos al borde de la circulación comunitaria”, que el perfil de vigilancia cambiará y que, además de confirmar diagnósticos de casos graves y personas más vulnerables, se priorizará al personal de la salud, a bomberos y policías, para no “trancar operativamente el resultado en un tratamiento que no va a cambiar en nada”. “Es necesario hacerlo para el que está internado y para el personal de la salud, porque necesito que a este le den el diagnóstico rápidamente, de tal manera que si tiene coronavirus negativo se reintegre a trabajar para no saturar el sistema”. En ese sentido, este miércoles hubo una reunión en la Junta Nacional de Salud y, según supo la diaria, se priorizó diagnosticar a médicos, enfermeros, bomberos y policías y se obligó a los prestadores de salud a proveer equipos de bioseguridad, algo que faltaba, según denunció el Sindicato Médico del Uruguay (SMU).

Aislamiento

Consultado sobre la propuesta de establecer una “cuarentena general”, como propuso el SMU, Vignolo respondió que se aguarda información epidemiológica para tomar alguna otra medida, aunque aclaró que “se ha tomado 90% de las medidas”, que quedan muy pocas para tomar y que se está viendo el momento oportuno para hacerlo, y volvió a insistir en la importancia del distanciamiento social.

Funcionarios del MSP denunciaron este miércoles que el ministerio va en contra de las exhortaciones que se le hacen a la población y que “considera que ni las embarazadas ni los mayores de 60 años son población de riesgo y deben seguir concurriendo a trabajar sin siquiera habilitar la posibilidad del teletrabajo”. Vignolo evitó hablar del caso planteado y afirmó que se ha recomendado el teletrabajo.

Síntomas y contagio

Los principales síntomas clínicos de Covid-19 son: fiebre, tos –en general seca o poco productiva–, dificultad respiratoria, resfrío, dolor de garganta, decaimiento, dolores musculares y articulares, cefalea y, en menor frecuencia, dolor abdominal y en ocasiones diarrea, explicó Facal.

Entre los primeros 55 casos, dijo que el síntoma más común fue la fiebre. De acuerdo a la experiencia internacional, 80% de los casos son leves y 5% llega a un estado crítico.

Facal explicó que en muchos de los casos leves la fiebre y la tos desaparecen a los siete u ocho días, pero hay quienes los tienen por hasta dos semanas, según los casos que han visto en Uruguay. Dijo que uno de los síntomas que desaparece primero es la fiebre y que los que más demoran son el decaimiento, el malestar general y la tos. Los síntomas pueden aparecer entre los dos y los 12 días de haber adquirido la infección, dijo Facal (aclaró que se desconoce si se transmite la enfermedad desde el momento de contagio) y que en los casos uruguayos, en promedio, los síntomas aparecieron entre el cuarto y el quinto día.

Facal agregó una advertencia importante: “Después de que se van los síntomas principales, la persona puede seguir transmitiendo [el virus], seguramente a un tenor más bajo, unas dos semanas”, y por eso dijo que, contando la fase sintomática y la posterior, el aislamiento puede abarcar un período de 30 días.