En la plaza Independencia, la titular de la Secretaría de Género, Equidad y Diversidad del PIT-CNT, Flor de Liz Feijoo, leyó este martes la proclama por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en el marco de un polémico paro general de 24 horas. A modo de conferencia de prensa, las palabras de Feijoo y demás oradoras fueron presentadas por Fernanda Aguirre, también integrante del Secretariado Ejecutivo de la central sindical.

Feijoo dijo que, cada 8 de marzo, inundan las calles “las trabajadoras asalariadas y las que no tienen trabajo, mujeres, disidentes, resilientes, porque la resiliencia trae memoria de luchas pasadas, de luchas presentes y de esas luchas futuras que enmarcan todos nuestros sueños”.

“El sistema capitalista crudo e inhumano, que mantiene su pirámide injusta de la explotación, donde el horror de la guerra, del racismo, del fascismo más descarado nos sigue sacudiendo. Vaya si lo siguen sufriendo las mujeres palestinas hace años, sirias, afganas, iraquíes, libias, ucranianas o rusas”, agregó la sindicalista de la aguja.

Feijoo preguntó “¿cuántas veces las mujeres tendremos que reclamar de la historia paz, pan y rosas?”, señaló que cuando dicen “todos”, “también hablamos de nuestros hijos y de nuestros pares, hablamos de quienes junto a nosotras dan la batalla por terminar con la desigualdad, la desigualdad de género, la de raza, combatir la transfobia, la xenofobia, luchar desde lo que somos: sujetos sociales transformadores de la realidad”.

La dirigente sindical mencionó las violaciones de mujeres ocurridas recientemente, especialmente la cometida por efectivos de la Guardia Republicana contra dos mujeres, y repudió las declaraciones públicas “que sobre este hecho hizo el ministro del Interior [Luis Alberto Heber]”. “En las mismas no se identifican señales por el bienestar de las jóvenes, sólo repudio por lo que afecta a la imagen de la institución policial. Frente a la indiferencia machista que habilita estos y otros escenarios atroces, queremos apostar por una construcción colectiva en clave de solidaridad. No más violencia machista ni cultura de la violación”, vociferó Feijoo.

También dijo que las mujeres son “parte de la política”, porque son “hacedoras de la vida cotidiana, sostenedoras de un rol social” que les “impuso la cultura patriarcal reproductora y educadora”. “Juro que si fuéramos a una huelga, el patriarcado se asustaría, pero si vamos a la huelga todas y todos, lo que tambalearía sería el sistema capitalista, que utiliza esta cultura arcaica para oprimir a los pueblos”, sostuvo.

Finalmente, criticó la ley de urgente consideración (LUC) porque “está hecha para favorecer a los que tienen más” y no a las mujeres, que son “parte de las grandes mayorías”, y concluyó celebrando a “las mujeres que luchan por una sociedad diferente”. “Resistimos, trabajamos y luchamos. Viva el PIT-CNT”.

Cuerpos de “deseo” y “desecho” del patriarcado

Por su parte, la activista trans Collette Spinetti dijo: “Las disidencias de género, aquellas personas que nos percibimos, que nos atrevemos a autopercibirnos y aún más, que nos atrevemos a expresarnos como nos autopercibimos, desafiando el mandato patriarcal y aquel género que nos asignaron al nacer, somos para esta sociedad cuerpos de desecho”.

Spinetti denunció que la comunidad trans en Uruguay “hoy está sufriendo hambre y pobreza”, y contó que desde el Colectivo Trans del Uruguay, que ella integra, están enviando 497 canastas con alimentos no perecederos “a compañeras y compañeros trans de 14 departamentos, porque el Mides [Ministerio de Desarrollo Social] recorta las políticas sociales, entre ellas la tarjeta TUS trans [Tarjeta Uruguay Social Trans], y no les da canastas a las personas trans”.

La activista aseguró que siguen siendo “cuerpos de deseo del patriarcado, pero de desecho del patriarcado”, que los “usa en las esquinas”. “Lo usan y después lo violentan, lo discriminan y lo asesinan”, agregó, y destacó como un “hito importante” la condena a 24 años de cárcel “al transfemicida de Fanny Aguiar, reconociendo el transfemicidio como un delito”.

Múltiples desigualdades y el impacto del ajuste del gobierno

Más adelante, Lilián Abracinskas, directora de Mujer y Salud en Uruguay, dio lectura a la proclama de la organización. Entre el público, donde las mujeres eran amplia mayoría, estaban “las criadas” de la performance que el colectivo interpreta desde hace dos años en distintas manifestaciones feministas, que destacaban por sus vestimentas rojas. “Este 8 de marzo de 2022 estamos, una vez más, denunciando la opresión de género y las múltiples desigualdades que genera, golpeando sobre mujeres de distintas edades, clases, razas, etnias, orientaciones sexuales, identidades de género y situaciones de discapacidad, de manera intolerable”, expresó.

Entre otras cosas, Abracinskas destacó que hay 11 mujeres por cada varón a cargo de tareas de cuidado, que las mujeres son la mayoría en el sostén de ollas populares, que ocho de cada diez femicidios ocurrieron en hogares, que las violaciones, los abusos sexuales y la trata con fines de explotación sexual no cesan y que se duplicó la mortalidad materna, a la vez que se registran muertes por aborto legal. Además, dijo que el recorte presupuestal del gobierno afecta a las mujeres, porque hay cuatro mujeres por cada varón en los sectores más afectados por el ajuste.

Finalmente, también criticó la LUC y señaló, entre otras cosas, que criminaliza a las mujeres, ya que desde que se aprobó la población carcelaria de mujeres y disidencias aumentó 60%.

Por una secretaría étnico-racial

El último discurso fue de Chabela Ramírez, del colectivo Afrogama, quien señaló que fue la primera vez que desde el PIT-CNT se las llama “para que podamos decir algo y lo celebramos”, y agregó que también van a celebrar cuando “pronto haya una secretaría étnico-racial, que está prometida desde hace tiempo”.

Ramírez dijo que las mujeres afrodescendientes heredaron la pobreza y los empleos “peor calificados de la historia”, algo que es “estructural”; heredaron “el cordón de la ciudad”, “los conventillos, la prostitución y todo lo que el resto de la sociedad no quiere”.

“Como jefas de familia, tenemos hijos que criamos nosotras y las cárceles están llenas de mujeres negras. Tenemos muchas herencias y no venimos acá a llorar para nada. Venimos sólo a decirles que tanto en los empleos domésticos, en las fábricas, en todos los trabajos y hasta en la academia –que les enseña a los uruguayos la educación eurocéntrica– tenemos que exigir tener un espacio, porque somos parte constructora de este país”, sostuvo. Al mismo tiempo, remarcó que cuando van “a cuidar al niño de la patrona” dejan a los suyos y son parte “de todo eso invisible y naturalizado”. “Somos parte de los trabajos en negro; qué casualidad, nosotras las negras trabajamos en negro”, ironizó.

Para terminar, Ramírez expresó que lo que están planteando “es la unidad sin hermanas mayores” que les digan lo que tienen que hacer; una “unidad en equidad”.

Acto del PIT-CNT por el Día Internacional de la Mujer en Plaza Independencia.

Acto del PIT-CNT por el Día Internacional de la Mujer en Plaza Independencia.

Foto: Ernesto Ryan