Ayer de mañana, en la sede del Frente Amplio (FA) y con la presencia de José Mujica, se presentó la lista 1001 de Canelones, encabezada por el sindicalista Juan Castillo. El presidenciable saludó esa postulación “por lo que puede aportar y lo que simboliza”. “El Parlamento, aunque ha ido variando, todavía tiene un tono excesivamente patricio y censitario.* Hay que contribuir a cambiarlo todo lo posible, porque ésa no es la expresión media de nuestra sociedad. Tiene que ser una expresión más cabal del promedio del pueblo uruguayo”, opinó.

“Para ir [al Palacio Legislativo] en pantalón vaquero, una batalla; para ir sin corbata, otra batalla. Es increíble el sentido conservador en lo institucional que tiene este país. En Israel [los parlamentarios] van de short y dejan la bicicleta en la puerta”, graficó.

“La discriminación económica ha ido determinando que exista un verdadero colador, y a los hijos de los trabajadores les cuesta llegar, por un tema de acceso a la cultura y el conocimiento. Por eso sigue habiendo algo censitario. Estos símbolos son importantes, porque una figura de peso de la clase obrera que vaya y se siente ahí sirve para cambiar culturalmente. Y a alguna gente le va a chocar, pero bueno... se tienen que ir acostumbrando”, afirmó.

La candidatura de Castillo también le viene “muy bien” al PCU, que no le pide “representantes prestados a otra clase” sino que los recluta “de sus propias entrañas”. “Juan se va a llevar una gran desazón, porque se va a dar cuenta de lo que es el Parlamento”, pronosticó, entre risas, el candidato del FA. Luego Mujica asistió a la presentación de la lista departamental capitalina de la Alianza Progresista, que lleva en los primeros lugares a la ex subsecretaria de Turismo Liliam Kechichian, y al prosecretario del municipio, Jorge Rodríguez.

Lágrimas de murguero

La candidatura de Castillo, que hace tres semanas pidió licencia en la coordinación del PIT-CNT, es apoyada por los grupos Independientes por los Derechos Humanos (orientado por Óscar López Goldaracena); Espacio de Participación Frenteamplista (que dirige el ex viceministro de Industria Gerardo Gadea); el Proyecto Nacional de Izquierda 709, del diputado Gonzalo Mujica; la Corriente de Izquierda; la Corriente de Unidad Frenteamplista (CUF); Fortalecer Izquierda Combativa (FIC); e independientes agrupados en la lista 1815.

El sindicalista fustigó las “falsas promesas” de los opositores, pero pidió que tengan “más micrófonos” en este tramo final de la campaña, porque “dicen lo que piensan y lo que van a terminar haciendo”. “Resulta que en los asentamientos que ellos generaron está lleno de sucios, y hablan de poner baños y peluquerías. Mi padre, jubilado de la construcción, con 82 años, vive en un asentamiento, y no es ningún sucio, ni permitiría que nadie le pague un corte de pelo”, desafió.

Castillo procurará “no extrañar” al movimiento sindical si es elegido, y ya tiene algún plan. “Capaz que organizo sindicalmente a los parlamentarios y termino como delegado”, bromeó, y asumió el compromiso de no ser “un diputado de despacho” que pasa todo el día “detrás de la computadora o revisando papeles”.

En cuanto a la marcha de la campaña, el secretario general del PCU, Eduardo Lorier, evaluó que el FA volvió a pasar a la ofensiva después del banderazo por 18 de Julio. “Pepe dijo [el lunes, en la reunión del comando de campaña] que si se dejara llevar por lo que ve en los actos, en el interior ya deberíamos estar festejando”, señaló.

A su entender, Luis Alberto Lacalle “parece un murguista cuando lo agarra la lluvia”, porque se muestra “sin maquillaje y tal cual es”. “Desde la motosierra no ha parado, y alcanzó su punto máximo con los 80 mil atorrantes”, opinó.