El presidente José Mujica manifestó ayer en el Consejo de Ministros su preocupación por el proceso de modernización que tiene que llevar adelante AFE y marcó una reunión para dentro de 15 días con los ministerios de Transporte y Economía para terminar de definir el proyecto de reestructura que se enviará al Parlamento.

En la reunión, según comentaron asistentes, se recordó que el gobierno está haciendo una inversión importante en el ente ferroviario reestableciendo vías y subsidiando el transporte, pero se puso sobre la mesa que AFE tiene un déficit anual de 17 millones de dólares anuales. Por eso Mujica llamó a "definir el rumbo" que tendrá el ente en el futuro, porque si no los esfuerzos actuales "no tienen sentido".

En cuanto al borrador de proyecto que estudia el gobierno y la bancada oficialista, y que ha generado resistencias en la Unión Ferroviaria, en la sesión de ayer se compararon esos plantes con el proceso que trasladó competencias del Banco Hipotecario a la Agencia Nacional de Vivienda. "Es importante entender que si AFE no se transforma, podría llegar a desaparecer", advirtió un jerarca que participó en la reunión.

Por otra parte, en la reunión del gabinete también se habló de la pérdida del juicio del Estado contra la empresa Glenby, del empresario constructor Fernando Barboni y que obliga a entregarles a privados la ex estación central de AFE. Se dijo que este tema fue "heredado" de los gobiernos anteriores al Frente Amplio.

Las fuentes consultadas coincidieron en que el presidente Mujica se mostró "molesto e indignado" con esta situación, considerada "una herencia" de los gobiernos anteriores a 2005.

En cuanto a la inflación, el mandatario volvió a pedir a los ministros austeridad en el manejo de los gastos públicos, según confirmó en conferencia de prensa el titular de Trabajo y Seguridad Social, Eduardo Brenta, a la salida del consejo. Además, Brenta afirmó que el gobierno resolvió cursar una invitación del director general de la Organización Internacional del Trabajo, Juan Somavia, para que visite el Uruguay, verificando las relaciones laborales en el país. Para el jerarca, en materia de relaciones laborales, Uruguay no tiene "nada que ocultar".