Docentes de diversas asignaturas, tales como historia, ciencia política, sociología y derecho, participaron en la elaboración de [email protected] hoy. Silvana Harriett y José Ramallo, ambos autores del libro junto con Rosa Garrido y Federico Traversa, destacaron en conversación con la diaria la importancia del trabajo interdisciplinario llevado a cabo. Ramallo, quien es docente de sociología, comenzó diciendo que si bien en Uruguay "hay muchos discursos sobre la multidisciplinariedad y la interdisciplinariedad, en el ámbito de la enseñanza media y en el acto docente el ejercicio de la profesión es muy individualista". Si bien se promueven espacios de integración, manifestó que "no es fácil llevarlos adelante"; asimismo, diferenció la labor de los maestros de la de los profesores de secundaria, resaltando que el trabajo de los primeros se caracteriza por ser mucho más comunitario.

Ante esta realidad educativa, los autores consideran que su emprendimiento es "bastante osado" porque apostaron a lo interdisciplinario y a elaborar un libro sobre una asignatura específica a partir de varias ópticas. "Si abrís el libro vas a ver que se incluye desde la parte histórica hasta la mirada sociológica, están los temas propios del derecho, además de una concepción didáctica", resumió Harriett, que es docente de historia.

Páginas amigables

El libro se desglosa en cuatro unidades centrales: "La convivencia social ¿Cómo es posible convivir?”; "La organización política nacional ¿Cuáles son las relaciones entre Estado, poder, política y convivencia?”; "Participación ciudadana ¿Qué es ser ciudadanos?”; y "Derechos Humanos ¿Qué lugar ocupan los DDHH en una convivencia democrática y en la construcción de una ciudadanía activa?”.

Los entrevistados detallaron que cada unidad comienza con una pregunta para habilitar la búsqueda de una respuesta y discusiones sobre cuestiones específicas referidas a la convivencia. A medida que se avanza en el texto hay datos e íconos que ayudan a relacionar los distintos temas abordados.

Harriett hizo hincapié en la necesidad de "formar en los adolescentes una conciencia ciudadana", lo que en su opinión implica "una ciudadanía activa, la preocupación por los temas del hoy, el sentirse que construyen y son responsables". Valoró la unidad de Derechos Humanos y enfatizó lo importante que es que los jóvenes "tengan una dimensión de las reglas". "Porque a veces ha estado muy enfocado en que aprendemos la Constitución, las leyes, los reglamentos, las ordenanzas jurídicas, o qué son las normas sociales, cuando en realidad nos tenemos que plantear cómo hacer que Secundaria sea un espacio donde los estudiantes empiecen a reflexionar sobre temáticas locales y globales; que elaboren juicios, evaluaciones, que conozcan las problemáticas y reflexionen sobre cómo éstas afectan mi convivencia o la relación con los otros", explicó.

Ramallo destacó que el texto no dice qué es ser ciudadano sino que habilita al ejercicio ciudadano: "Yo no le estoy diciendo al gurí qué es ciudadanía, qué es participación, qué es derecho, qué son los derechos humanos; lo estoy habilitando a que transite por la reflexión".

Material de consulta

En el correr del este año y de 2010, algunos docentes han ido incorporando el texto a la currícula de estudio, promoviendo su consulta junto a los textos recomendados por Secundaria.

Harriett y Ramallo diferenciaron [email protected] hoy de los libros que son utilizados para impartir educación social y cívica en tercer año de liceo. Opinaron que en materia de libros de educación social por lo general se da prioridad al enfoque jurídico o al enfoque sociológico jurídico, lo que provoca una lectura más distante y apartada de los estudiantes; “es como que se preguntan qué tengo que ver yo con esto”, explicaron.

Actualmente los docentes esperan que se concrete la inclusión del texto en la lista de bibliografía sugerida para el curso, puesto que hace unos meses iniciaron el trámite en el Consejo de Educación Secundaria.

“El tema principal es que el gurí no piense 'qué tengo que ver yo con esto', sino que vea que esto es lo que le me pasa, es lo que él es. La ciudadanía implica responsabilidad social con el medio, entonces no me puedo desentender, y si el libro de educación social y cívica no habla de determinados asuntos o no los deja planteados es difícil que el estudiante se ntifique y se cuestione en torno a la problemática”.