Como avisando por dónde venía la mano, en la sala de prensa de la Torre Ejecutiva se podía escuchar la música de algunos tangos amenizando la previa del lanzamiento del Consejo de Salarios de la Actividad Artística, instancia que el secretario de Estado calificó de "histórica" porque implica la instalación del mecanismo tripartito para un sector de actividad que registra altos niveles de informalidad. En ese sentido, comentó que la posibilidad de que artistas de diversos rubros puedan negociar salarios y condiciones de trabajo le recordaba al "hito" de la inclusión de las empleadas domésticas, algo que en su momento "parecía impensable" pero que "hoy es una realidad".

Brenta recordó que en 2008 se creó por ley el Registro Nacional de Artistas y Oficios Conexos, que les permitió a trabajadores del sector acceder a los beneficios de la seguridad social, ya que "históricamente ha estado asociado a condiciones de informalidad y de escasísima regulación de las relaciones laborales". "Fue un paso muy importante", opinó. Desde entonces se inscribieron en el registro más de 1.500 trabajadores, en su mayoría músicos y actores, pero también de la danza y otros oficios.

De esa forma "se entendió que la situación ya tenía un grado de madurez suficiente como para instalar un ámbito de negociación [...], donde por primera vez los representantes de una y otra parte -quienes contratan y son contratados en esta actividad- se sentaran para negociar".

Registradora

Los artistas también podrán inscribirse a partir de ahora en el Registro Nacional de Artistas y Oficios Conexos a través de la página web del Ministerio de Trabajo (www.mtss.gub.uy), según informó ayer durante la presentación Ivonne Pandiani, funcionaria de la Dirección Nacional de Seguridad Social. Hasta el presente, el trámite sólo podía realizarse directamente en las oficinas de la secretaría de Estado, pero ahora también está disponible la opción web, para lo cual se debe registrar un usuario y llenar el formulario con datos personales y de contacto.

El objetivo trazado apunta a lograr, "luego de un tiempo de discusión en el que se procesen las aspiraciones de una y otra parte, un convenio colectivo en este sector que dé garantías a un núcleo de trabajadores que muchas veces en el imaginario colectivo no se los ve como trabajadores, pero que efectivamente son trabajadores de la cultura y por ello deben tener la misma protección social que el resto". Al respecto, recordó que cuando fue legislador tuvo que votar pensiones graciables para personas que "habían aportado muchísimo a la cultura uruguaya", y en particular rememoró el caso del cantor popular Aníbal Sampayo. "Es imposible que gente que ha hecho tal nivel de aporte a la cultura tuviese que depender de la voluntad del Parlamento [...] para poder sustentarse en la etapa final de su vida. Queremos que los trabajadores de la cultura lleguen a la etapa jubilatoria, como llegaremos todos, con los mismos derechos", puntualizó.

Cobertura

El secretario de Estado aseguró que la política de promoción de la negociación colectiva ha sido una bandera del Frente Amplio desde que asumió el gobierno en 2005, y resaltó que actualmente "más de 800.000 trabajadores están comprendidos por convenios colectivos en un promedio de [duración de] 30 meses, en los que se han negociado salarios, pero también condiciones de trabajo, aspectos de seguridad y salud laboral, cláusulas de género", entre otros aspectos. "Cada vez la negociación colectiva adquiere mayor riqueza y por ello, así como hoy parece un hito haber incorporado a las trabajadoras domésticas, algo que parecía impensable en Uruguay, también es un hito muy importante incluir a este sector", sostuvo el jerarca. El objetivo del gobierno en la materia es que al final del quinquenio constitucional en curso la negociación colectiva cubra a "la totalidad de los trabajadores públicos y privados", precisó Brenta, añadiendo en torno al punto: "Estamos muy cerca de eso".

El anuncio de la inclusión de artistas en la negociación colectiva y la defensa de la legislación vigente tienen lugar en un momento especial, en virtud de que se encuentra en el país una delegación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para evaluar los avances respecto de las recomendaciones emitidas por el organismo para modificar la legislación (ver página 3).

Al respecto, Brenta destacó en diálogo con la prensa que el propósito de la misión es "asesorar" al gobierno para mejorar la Ley de Negociación Colectiva, y para ello está recogiendo las opiniones de todos los actores. "En principio nadie está en contra de modificar una ley con el objetivo de mejorarla. Además, las leyes no son eternas", declaró el jerarca, aunque aclaró que en términos generales la norma "llegó para quedarse a Uruguay, independientemente del gobierno que venga". Según el jerarca, "está demostrado que es una herramienta que ayuda a mejorar las condiciones de trabajo de los trabajadores y ha contribuido a bajar la conflictividad", y aseveró: "La gran mayoría de los actores vinculados en el proceso han comprendido que ésta es la mejor herramienta [...] y están convencidos de que la negociación es el camino", concluyó.