El 18 de octubre el MVOTMA solicitó al Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) "un estudio elaborado por técnicos de acreditada idoneidad en la materia" para determinar si la localización proyectada era adecuada, de modo de tener "la mayor seguridad posible respecto a la estabilidad del puente a construirse y al mantenimiento de la dinámica de interconexión costero marina que asegure la protección de los ecosistemas lagunar, costero y marino propios del área"; en caso de una respuesta negativa, el MVOTMA solicitó que se definiera cuál sería la ubicación apropiada y que se hiciera un rediseño del puente.

Además de ser el organismo con competencia en la materia, el MTOP es, en este caso, promotor de la propuesta del empresario argentino Eduardo Costantini y el encargado de tramitar su autorización.

El jueves 26, el semanario Búsqueda publicó que había llegado al despacho del presidente José Mujica el informe solicitado al MTOP y que en él se expresaba que "desde el punto de vista estructural, como está planteado, el puente no presenta ningún problema, y que además no afecta en nada el curso de agua de la laguna".

Consultado al respecto, Jorge Rucks, responsable de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama-MVOTMA), dijo a la diaria que hasta ayer de tarde el expediente no había llegado a su despacho y que prefería no hacer declaraciones hasta no conocer el documento: "No conocemos lo que se va a plantear, no sabemos cuál es la respuesta", aseguró.

Según Búsqueda, el director de Vialidad del MTOP, Luis Lazo, "el ministerio propuso el puente y defiende su propuesta". "Andaríamos muy mal si proponemos una cosa y después nos desdecimos", sostuvo. la diaria intentó dialogar con Lazo para obtener más detalles del informe, pero desde su secretaría se afirmó que sólo el ministro Enrique Pintado podía emitir opinión. Pero no fue posible hablar con Pintado: "El ministerio no va a hacer declaraciones por ahora", respondieron sus allegados.

La obra "enfrenta a dos ministerios", afirmó Búsqueda en su edición del 5 de enero, en la que daba cuenta de un informe encargado por Mujica a un técnico de su confianza (el ingeniero Hugo Eguía) sobre el proceso de obtención del permiso ambiental de la Dinama. Eguía criticó el informe pedido por el MVOTMA el 18 de octubre y acusó al ministerio y al director de Evaluación de Impacto Ambiental de tener una opinión "sesgada". A la semana siguiente Rucks envió una carta en la que reprobaba el informe por la "subjetividad" y "sesgo" del técnico, y dijo que Collazo no tuvo participación en la resolución del 18 de octubre. Rucks dijo que la Dinama no se opone al puente y que la resolución "incluye condicionantes surgidas de un proceso analítico y participativo para agregar valor a la propuesta y mitigar daños ambientales que pueden ser irreversibles".

En diciembre de 2011 la Dinama propuso el ingreso de la Laguna Garzón al Sistema Nacional de Áreas Protegidas, en atención a sus valores paisajísticos y de biodiversidad. El MVOTMA está trabajando en la creación del área y para eso está coordinando con las intendencias de Rocha y Maldonado. Rucks comentó que para minimizar el impacto del puente se aconsejó que se desafectara la ruta 10 del carácter de ruta nacional en el tramo entre José Ignacio y La Paloma, para que su impacto sea "más amigable con el paisaje" y evitar que la estructura sea diseñada para soportar las grandes cargas que pasan por las rutas nacionales.

Cuestión de años

El 16 de diciembre de 2008 el MTOP, las intendencias de Rocha y Maldonado y la empresa Jaswik SA firmaron un convenio para aceptar la propuesta del argentino Costantini de construir el puente en la ruta 10 sobre la Laguna Garzón. Jaswik SA se denominó poco después Las Garzas Blancas SA -empresa subsidiaria del grupo inmobiliario argentino Consultatio SA, del que Costantini es el principal accionista-. Las Garzas Blancas SA es un centro residencial turístico de 240 hectáreas y con 1.800 metros de costa ubicado en la zona, al oeste de la laguna. El proyecto turístico tuvo por principales destinatarios a los veraneantes de Punta del Este, por eso Costantini propuso donar el puente, que aceleraría el acceso a la zona, que ahora sólo se hace por un sistema de balsas que cruzan los vehículos.

El 2 de marzo de 2009 el entonces presidente Tabaré Vázquez aprobó el convenio firmado en diciembre y dispuso que el MTOP asumiera la obligación de "realizar el estudio y aprobación del Proyecto Ejecutivo de las obras", "tramitar la Autorización Ambiental Previa" y luego hacerse cargo de la supervisión y el mantenimiento de obras y reglamentar las características del tránsito.

Durante 2011 se llevaron a cabo dos audiencias públicas en las que se plasmaron fuertes argumentos a favor y en contra del puente. Están a favor el MTOP y las intendencias por el desarrollo económico y turístico del lugar; entre los opositores se destacan organizaciones ambientalistas y la Sociedad de Arquitectos del Uruguay, que recomiendan que la conexión no sea paralela a la costa sino "en peine", perpendicular, para que el impacto sea menor.

El MTOP difundió ayer el plan para 2012, que incluye la construcción del puente sobre la Laguna Garzón.