De acuerdo a lo acordado el miércoles en la reunión que mantuvo el pleno del Consejo de Enseñanza Secundaria (CES) con la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes), ayer se llevó a cabo la recorrida por algunos de los liceos más comprometidos de Montevideo según el gremio. La cita era a las 15.00 en el Liceo Nº 60, del barrio Lavalleja, a medio camino entre Casavalle y Sayago. El barrio se vio convulsionado, más que por la llegada de las autoridades, por la presencia de decenas de micrófonos y algunas cámaras de video y fotográficas.

A medida que ingresaban los sindicalistas, el integrante del CES Daniel Guasco y el del Consejo Directivo Central (Codicen) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) Javier Landoni, el guardia que trabaja entre el portón y la puerta de entrada abría la reja pero volvía a cerrarla. Según explicaron a su salida las autoridades, los periodistas y camarógrafos no podían ingresar al edificio porque la directora del liceo no estaba en el lugar, y los funcionarios que se encontraban adentro no querían tomar esa resolución sin su aval. De todas formas, Landoni invitó a los periodistas a continuar la recorrida y prometió que en el siguiente liceo sí iba a ser posible el ingreso.

Se trataba del Nº 40, del barrio Peñarol, que a diferencia del anterior no tiene frente con portón y tampoco guardia, y su puerta está abierta para que el público pueda entrar sin la mediación de personal de seguridad. En ese local tampoco estaba la directora pero sí una adscripta a cargo, que parecía eludir la presencia de los periodistas.

Mientras, los integrantes de la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria (ADES), que fueron acompañados por Gustavo Rosa, técnico prevencionista de la Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (UNTMRA), conversaban con Guasco, Landoni y técnicos con los que también habían ido acompañados. Los docentes de ADES sospechaban que el local presentaba problemas de infraestructura por la vibración de las paredes -que se genera por el sonido dentro del local-, lo que fue descartado por las autoridades y técnicos de la ANEP.

Después de la conversación con los sindicalistas, Landoni se dirigió a donde se encontraban los periodistas y pidió que no sacaran más fotos, ya que temía que algunas de las pequeñas imperfecciones con las que contaba el local (puertas corroídas y rayadas) fuera portada de alguno de los medios de comunicación que se encontraban en el lugar.

Otro lugar

Ya con menos cámaras, la recorrida prosiguió por el Prado. Al llegar al liceo Nº 54, la reacción de los funcionarios que se encontraban trabajando en el lugar fue de idéntica sorpresa que en los liceos que lo precedieron. Previa llamada telefónica a la directora, por fin pudieron entrar las cámaras, que comenzaron a registrar la situación del centro, cuyo uso se habilitó recién el año pasado, al finalizar su construcción. Al ser diseñado íntegramente, el edificio es muy moderno y se parece a los de alguna película estadounidense: puertas de colores, un gimnasio con aro de básquetbol y hasta un ascensor hacen que el centro se diferencie claramente de la media de los liceos montevideanos.

Debido a su poco uso y su cuidado, el liceo es de los que están en mejores condiciones a simple vista. Sin embargo, ADES denuncia que en el segundo piso hay una fisura que hace que el edificio se llueva; las autoridades aseguran que será arreglada antes del lunes. En conversación con la prensa, Landoni subrayó el diagnóstico del Codicen acerca de que ninguno de los liceos visitados en la recorrida presenta problemas graves como para tener que suspender el inicio, y en particular, respecto del Nº 54, comentó que se trataba de un edificio "como de otro país".

Distinto

A unas cuadras está el liceo Nº 75, refaccionado y cuyo local había ocupado hasta no hace mucho el liceo Nº 54, antes de trasladarse a las nuevas instalaciones. Fue remodelado en su totalidad, y podían verse restos de las obras ya finalizadas, porque recién hoy se realizará la limpieza de obra. Además, será utilizado bajo la modalidad extraedad, con un plan semestralizado, y únicamente dirigido a personas mayores de 15 años que quieran cursar de primero a cuarto año de liceo.

Allí habrá tres turnos diurnos -matutino, intermedio y vespertino- y su director está algo preocupado porque las inscripciones no funcionaron del todo bien, situación que atribuye a problemas en la difusión de la propuesta, aunque señaló que desde la ANEP se está intentando remediarlo. Además, el director no es optimista con respecto a que las clases comiencen el lunes, ya que el edificio debe ser acondicionado y equipado después de la finalización de las obras.

Reacciones

En el patio del liceo, las autoridades y los integrantes de ADES hacen una primera evaluación de la recorrida. Landoni planteó su punto de vista e intentó hacer ver a los dirigentes sindicales que este año la situación edilicia es sensiblemente distinta a la de años anteriores y que la gran mayoría de los liceos se encuentran en una mejor situación. Emiliano Mandacen, presidente de ADES, le respondió que el gremio no lo niega, pero adelantó que seguirá reclamando por la mejora de las condiciones de trabajo.

En diálogo con la prensa, Luis Martínez, que integra tanto ADES como Fenapes, ilustró la situación de la siguiente manera comparando el rendimiento de los alumnos con lo que se espera del acondicionamiento edilicio: "Si tengo a un estudiante que llega al promedio de seis, por supuesto que voy a estar conforme, pero no me voy a quedar sólo en eso, sino que voy a luchar para que siga mejorando". Los dirigentes sindicales exhibieron a los periodistas una carpeta con fotos tomadas hace dos semanas a varias roturas en el liceo Nº 60, y señalaron que ahora gran parte de ellas están arregladas, principalmente porque decenas de obreros "desembarcaron" en el centro educativo en los últimos días, según explicaron. Desde ADES cuestionan la falta de personal de mantenimiento de ese tipo de obras, lo que según su versión es la causa de que muchas veces, de un año a otro, algunos arreglos se deterioren y se generen nuevas roturas.

Si bien los sindicalistas destacan la intención del CES de generar un diagnóstico conjunto sobre la situación de los locales de los distintos liceos y las autoridades reconocen que el relevamiento de los sindicatos muchas veces es útil, el tema no está laudado ni mucho menos. Según explicó Mandacen a la diaria, el lunes se decidirá si los profesores comienzan las clases en todos los centros, y el sindicato respaldará la decisión de cada uno de los colectivos. La situación más complicada es la del liceo Nº 43, de Rincón del Cerro, donde hay una ampliación en proceso. Para ese centro el CES propuso un inicio escalonado de las clases: el lunes comenzarán únicamente los primeros años, y los segundos y terceros lo harán entre miércoles y jueves, en atención a la disponibilidad de salones.

Los docentes de ese centro exigen conocer el plan de obras para saber exactamente con cuántos salones contarán el lunes y en función de esa información poder organizar a los grupos que comienzan.

Lo que definieron las autoridades de la ANEP es que el lunes comiencen las clases en los liceos de todo el país, excepto en el Nº 1 de Treinta y Tres, que lo harán el lunes 17 de marzo debido a que las refacciones en el edificio serán entregadas por la empresa constructora el mismo lunes 10, y con la excepción planteada en el caso del liceo Nº 43. En los días que faltan hasta esa fecha, tanto las autoridades como los docentes continuarán realizando visitas a distintos centros, para evaluar si las mejores condiciones de trabajo están dadas en un caso, y supervisando el correcto término de las obras en el otro.