Para los gremios de la enseñanza, la de ayer fue una jornada de reuniones, asambleas y llamadas telefónicas. Después de que el gobierno decretara la esencialidad de los servicios de educación, lejos de que los sindicatos se vieran disuadidos, el efecto pareció ser el contrario. En una asamblea en la que participaron unos 1.500 docentes, la filial de Montevideo de la Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu) resolvió, “casi por unanimidad”, convocar un paro para hoy, día en que la esencialidad en la educación comienza a regir. Además, la dirigente Daisy Iglesias informó que la asamblea también decidió desafiliar del gremio al ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, que es maestro y figuraba en los padrones de Ademu, además de pedir su renuncia y también la de la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz. Ademu convoca para esta tarde a un “cordón de túnicas” alrededor del Palacio Legislativo y luego, a las 18.00, a una asamblea.

Por su parte, la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes) resolvió mantener los paros dispuestos para hoy y mañana. El domingo, Fenapes había resuelto iniciar un paro de 72 horas que abarcaba lunes, miércoles y jueves, medida que sigue en marcha, al menos hasta hoy: al mediodía la federación de profesores celebrará una asamblea general de delegados para evaluar la marcha del conflicto. Para un rato antes, a las 9.00, la filial de Montevideo de la Asociación de Docentes de Enseñanza Secundaria (ADES) también convocó una asamblea, para resolver sobre las acciones a tomar después del decreto de esencialidad del Poder Ejecutivo y analizar la marcha de la huelga por tiempo indefinido que los profesores de Montevideo comenzaron el 17 de agosto.

En ADES no están preocupados por los alcances que pueda tener el decreto de esencialidad y afirman que únicamente se podrían ver afectados los comedores escolares. “Nuestro equipo jurídico reafirma que se trata de un procedimiento absolutamente irregular, violatorio del derecho a la huelga de acuerdo a lo que prevén las leyes nacionales e internacionales. Resulta imperioso que dispongamos de un ámbito en el que informarnos en profundidad del alcance del decreto, y evaluar los pasos a seguir”, dice el gremio en un comunicado.

Por su parte, el Secretariado Ejecutivo de la Asociación de Funcionarios de UTU (AFUTU) convoca a un paro de 24 horas a nivel nacional para hoy. Además, la filial de Canelones de AFUTU resolvió ir a la huelga por tiempo indeterminado. El dirigente del gremio Mario Siragusa dijo a la diaria que hasta ahora no se está discutiendo echarse para atrás en las medidas de lucha a causa del decreto y que, en la medida en que pasen las horas, evaluarán las implicancias que eso pueda tener. De todas formas, aseguró que para que el decreto entre en vigencia deben pasar 96 horas desde su sanción, y consideró también que se trata de una estrategia del gobierno para “embarrar la cancha” y distraer la atención de la discusión salarial.

Además, varios gremios emitieron declaraciones en rechazo al decreto. Algunos de ellos fueron la Asociación de Docentes de la Universidad de la República, la Agremiación Federada de Funcionarios de la Universidad de la República, la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay, el Centro de Estudiantes del Instituto de Profesores Artigas y la Asociación de Estudiantes de Educación Social, además de varios gremios estudiantiles de liceos. En rechazo al decreto de esencialidad y en apoyo a las medidas adopatadas por los gremios, el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza Privada resolvió convocar un paro de 24 horas para mañana y además convocar a la marcha que el resto de los sindicatos convocan a las 17.00 desde la explanada de la Universidad de la República.

El PIT-CNT tomó cartas en el asunto. Ayer, el Secretariado Ejecutivo de la central sindical resolvió proponer a la Mesa Representativa -que se reúne hoy- realizar un paro general parcial mañana, de 9.00 a 13.00, en rechazo al decreto del gobierno. El PIT-CNT también recurrirá por este tema ante la Justicia uruguaya y la Organización Internacional del Trabajo. Además, los representantes de los trabajadores en los consejos de Primaria, Secundaria, UTU y el Consejo Directivo Central de la Administración Nacional de Educación Pública presentaron sus renuncias “indeclinables” a sus cargos, porque consideran incompatible su presencia con el decreto de esencialidad. No obstante, si la propuesta del gobierno de firmar un acta de entendimiento (ver "Juntos a la par") prospera, no es seguro que las renuncias se concreten. Hoy los gremios de la educación definirán si aceptan terminar con los paros para que el gobierno levante la esencialidad.