El ex vicepresidente Raúl Sendic fue notificado ayer del pedido de procesamiento en su contra, por peculado y abuso de funciones cuando fue presidente de ANCAP, que realizó el fiscal de Crimen Organizado Luis Pacheco. Esto se debe, entre otras cosas, como se sabe, a su uso de las tarjetas corporativas.

El abogado de Sendic, Gumer Pérez, dijo a la diaria que se presentaron descargos en relación con las imputaciones a Sendic y a José Coya, también ex presidente de ANCAP, alegando que no se probaron los delitos de los que se los acusa. Este es el final de la primera etapa del proceso, indicó, y la próxima instancia es la decisión de la jueza Beatriz Larrieu; luego el fallo va a ser evaluado por la defensa y se podrían plantear, entre otras cosas, apelaciones o impugnaciones. Aún no se ha llegado “ni a la mitad” del camino, señaló.

Pérez insistió en que en esta primera etapa no se demostró ningún delito y en que “lo que hay es una fuerte injuria desde el punto de vista político, que llevó a que se buscaran delitos donde no los hay”.

Por su parte, Sendic expresó, a la salida del juzgado, que no comparte “ninguna de las decisiones” de Pacheco y que, por otra parte, en los últimos dos años una “buena parte del sistema político” y de la prensa hablaron “de enriquecimiento, de campos, de estaciones de servicio, de tráfico de influencias y de favoritismo a las empresas”, pero la investigación "termina demostrando que nada de eso existió" y que tampoco aumentó su patrimonio.

Acerca del uso de tarjetas corporativas en gastos que no correspondían, el ex vicepresidente aseguró en esta ocasión que él reintegró el dinero correspondiente, pero ANCAP ya no tiene los comprobantes: “Existe una investigación en ANCAP porque se perdió una caja con documentos al respecto. Consulten a ANCAP”, dijo en rueda de prensa.

Al respecto, Subrayado informó que el año pasado, por decisión de la actual presidenta de ANCAP, Marta Jara, esa empresa pública inició una investigación administrativa, “con el fin de determinar la existencia o no de responsabilidades en torno al archivo y conservación de los comprobantes de los gastos efectuados por los directores a través del uso de las tarjetas corporativas”. Pero el documento correspondiente no indica que se hayan perdido comprobantes, sino solamente que no se pudo “localizar la existencia de archivos sistemáticos” que permitieran “dar debida cuenta de los comprobantes”.

Ayer, después de las declaraciones del ex vicepresidente, ANCAP se limitó a comunicar que “ha respondido hasta ahora todas las consultas recibidas dentro del proceso que se lleva a cabo en la Justicia Penal” sobre uso de tarjetas corporativas, y que “se excusa de realizar cualquier declaración que pueda interferir con dicho proceso”.